Las tres dimensiones de la Web

Las tres dimensiones hace tiempo que son compañeras de nuestros momentos de ocio, desde el comienzo de su uso en el cine para recrear escenarios y dar vida a las más increíbles criaturas, como su uso intensivo en los videojuegos llegando a las cotas de realismo actual que apenas podíamos soñar tan solo unos años atrás. Y no hablemos ya con la tecnología actual que nos permite incluso sin gafas poder contemplar el 3D real. Sin embargo en la red de redes no acaba de cuajar demasiado su uso, limitándose tan solo a los videojuegos multijugador que tanto tiempo roban a los pobres “gamers” que caen en sus garras, y algunos usos prácticamente anecdóticos para complementar webs o recreación de algún que otro edifico o lugar. ¿Donde está  “The Matrix” con la que han soñado tantos?.

El edificio de la Bodega Cooperativa, recreada con VRML, en el plugin CosmoPlayer

Mi primer (y único) contacto con la creación de escenarios virtuales para la red fue allá por el año 98 cuando estaba preparando el proyecto fin de carrera de la ingeniería técnica y se me ocurrió recrear el edificio de la Bodega Cooperativa de mi pueblo completamente en 3D. En aquel momento se estaba empezando a popularizar el VRML, que yo use en su versión 2.0. La primera versión, creada por Mark Pesce y Tony Parisi, había visto la luz en el año 94, con la demo Labyrinth que presentaron en la First WWW Conference, naciendo como vemos poco después de la propia web tal como la conocemos ahora mismo. Tres años después vería la luz una nueva versión mucho más completa, que permitía por ejemplo la inclusión de scripts con los que animar los escenarios virtuales. Recuerdo con cariño las horas y horas que dedique, sin apenas usar herramientas de modelado,  casi todo programando, a recrear aquel enorme edificio con el detalle que pude, ¡consiguiendo incluso que las puertas se abrieran y se cerraran! ;-). Lamentablemente, a pesar de que despertó cierto intereses y que se estableció como un estándar ISO, no llego a pasar más allá de una mera curiosidad, probablemente debido a que llegó demasiado pronto, antes de que se empezara a implantar la banda ancha  y recorrer mundo virtuales (que había que realizar mediante un plugin del navegador web) muy grandes y detallados podía hacerse realmente pesado.

Como sucesor de VRML surgió el estándar X3D en el año 2001, auspiciado por el Web3D Consortium, basado completamente en XML que mejoraba la anterior versión ofreciendo cosas como sombreado, geo-localización, animaciones específicas para simular comportamiento humano, etc. Pero los años han pasado y a pesar de seguir evolucionando y mejorando, sigue sin despegar su uso en la web limitándose prácticamente a ser un formato de intercambio entre herramientas de diseño 3D (como Blender) y para aplicaciones de simulación médica. En la actualidad se está trabajando en integrarlo con HTML5 mediante el framework X3DOM para poder visualizar los escenarios tridimensionales sin necesidad de plugins en el navegador. Precisamente este framework se basa en la librería javascript que últimamente está teniendo bastante repercusión en la red, WebGL.

Pecera 3D realizada con WebGL

En Marzo de este año se presentó la versión 1.0 de WebGL por parte del Khronos Group, una organización sin ánimo de lucro dedicada al desarrollo de las tecnologías 3D, y el WebGL Working Group, compuesto entre otros por Mozilla, Google, Apple y Opera. Como se ve, los grandes apuestan por el futuro de esta tecnología, aunque recientemente se han encontrado con el primer tropiezo en el camino cuando se han detectado problemas serios de seguridad en la implementación actual. WebGL está basada en la API OpenGL ES 2.0, una versión un poco más light de la clásica usada en multitud de juegos, y mediante el uso del nuevo elemento Canvas de HTML5 nos promete traer nuevas experiencias a la web. Por ahora solo es soportado a partir de Firefox 4.0 y Chrome 9, y si teneis Windows XP como yo puede que os encontréis con la sorpresa que en Firefox por defecto no funciona (para solventarlo, basta con teclear about:config en la barra de direcciones y poner a true webgl.force-enabled). Con estos antecedentes parece que todavía esta un poco verde para vislumbrar si tendrá futuro o se limitará de nuevo a ser una curiosidad cuyo uso más importante sea el de pequeños juegos web, ya que cualquier intento de crear mundos virtuales que no sean juegos parece condenado al fracaso, como ocurrió con Second Life.

Seguro que muchos recordáis este mundo virtual creado por Linden Lab que saltó a la fama hace unos años. Una realidad paralela donde podías tener tu avatar, comprar tus terrenos, construir tu casa, comprar todo los objetos que quisieras y ganar dinero (mediante la moneda Linden Dollar). Todo el mundo quería estar ahí, las empresas, las universidades, hasta los políticos (Gaspar Llamazares llegó a dar un mitín ahí). Pero el tiempo pasó, llegaron Facebook y Twitter, las reinas de las redes sociales, y Second Life paso prácticamente al olvido. Siguen activos, eso si, e insisten que tienen mucha actividad, pero ¿conocéis a alguien que lo use actualmente? Yo no. Parece que Matrix nos sigue quedando muy lejos aún.

Publicado por Vik-Tor el 25 mayo, 2011 en Tecnología | Lee el primer comentario

Escribe un comentario