El día en que se permitieron los escritos hechos a máquina

Hace unos días, públicábamos en cornisa.net una cita de Julio Verne: “La fototelegrafía permitirá enviar escritos, firmas o ilustraciones y firmar contratos a una distancia de 20000 kilómetros. Todas las casa estarán conectadas.”

Una vez más, esa capacidad de predecir acontecimientos futuros de Julio Verne se cumplió. Hoy en día, podemos utilizar diversos certificados digitales y el DNI electrónico que tenemos implantado en España para poder firmar de una forma telemática. De hecho, existe una Ley concreta sobre el uso de la firma electrónica, una ley que otorga el mismo valor a esa firma electrónica que el que tiene una firma manuscrita.
Al tener la misma validez la firma electrónica que la manuscrita, se está empezando a ofrecer distintos servicios telemáticos que hacen uso de esto, y de la ventaja de poder firmar desde un ordenador conectado a la red. También comentamos en cornisa como se puede emplear el DNI electrónico a la hora de firmar una Iniciativa Legislativa Popular.

Pero antes de que existiera el DNI electrónico, antes de legalizar la firma electrónica, se han tenido que dar otros pequeños pasos para que las leyes y las costumbres se adapten a la tecnología. Uno de estos pequeños pasos, fue la aceptación de que los textos realizados a máquina tenían el mismo valor que los hechos a mano. En España, sucedió en el año 1900.

En julio de 1900, se publica en La Gaceta de Madrid (diario oficial antecesor del actual BOE) el siguiente texto, firmado por el entonces presidente del Gobierno Francisco Silvela:

PARTE OFICIAL

PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE MINISTROS

SS. MM. el Rey y la Reina Regente (Q.D.G.) y Augusta Real Familia continúan en esta Corte sin novedad en su importante salud.

REAL ORDEN

Excmo. Sr.: Vista la petición formulada por D. Antonio Comyn en instancia fecha 1.º del corriente solicitando que en todas las oficinas del Estado, de las provincias y de los Municipios se admitan las instancias y demás documentos hechos con máquinas de escribir, en los mismos términos y con los mismos efectos de los escritos ó copiados á mano:
Considerando que no existe ninguna razón administrativa ni de otra índole que aconseje no admitir en las oficinas anteriormente citadas las instancias y demás documentos que en ellas se presenten hechos con máquinas de escribir, siendo más clara y fácil su lectura que muchos de los escritos á mano, y cuya legalidad consiste en la autenticidad de la firma que los suscribe y no en que estén hechos precisamente con letra manuscrita;
S. M. el Rey (Q. D. G.), y en su nombre la REINA Regente del Reino, ha tenido á bien disponer que en todas las oficinas del Estado, proviniciales y municipales se admitan cuantas instancias y documentos se presenten hechos con máquinas de escribir, en los mismos términos y con iguales efectos de los escritos o copiados á mano.
De Real orden lo digo á V. S. para su conocimiento y efectos consiguientes. Dios guarde á V. S. muchos años. Madrid 12 de Febrero de 1900.

FRANCISCO SILVELA

En la página del BOE, podemos recupera este texto que fue publicado en La Gaceta de Madrid hace más de un siglo (de hecho, se pueden consultar publicaciones desde 1661).

Gaceta de Madrid, 19 de febrero 2011

Gaceta de Madrid, 19 de febrero 2011

Real Orden

Real Orden que permite el uso de máquinas de escribir

Puede que en el futuro la anecdota sea recordar el día en que se aprobó la firma electrónica.


P.S. Quiero agradecer a la persona que me contó esta anécdota tan curiosa.
P.S.2. Después de dos meses alejado, espero volver al ritmo que cornisa.net se merece.

Publicado por Fer el 10 octubre, 2011 en Tecnología | Lee el primer comentario

  • 10 octubre, 2011, 7:07
    Bitacoras.com dijo,

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hace unos días, públicábamos en cornisa.net una cita de Julio Verne: “La fototelegrafía permitirá enviar escritos, firmas o ilustraciones y firmar contratos a una distancia de 20000 kilómetros. Todas las casa estarán……

Escribe un comentario