Carta abierta para (algunos) conductores de vehículos de 2 ruedas

Conviene empezar aclarando que no hay ningún tipo de odio ni frustración infantil contra los vehículos de dos ruedas. 

Continuaré diciendo que en contra de los vehículos no tengo nada. Como casi siempre en este mundo que nos ha tocado vivir, el problema no son las cosas, sino el uso que le damos las personas. Así que por esta misma premisa, aclaro que no todos los ciclistas o motoristas van metidos en el lote, que en el presente post es objetivo de crítica. 

Bicicleta clásica

Bicicleta clásica

Tal vez alguno podrá abrirme los ojos, porque hay cosas que no alcanzo a comprender. 

– ¿Por qué circulan algunos ciclistas, e incluso algún intrépido y audaz motorista, por la acera? Porque yo alcanzo a entender, que un niño pequeño que se dirige al parque vaya por la acera ante la ausencia, condenable desde todos los puntos de vista, de carriles bici. Pero que un maromo con pelos en la bolsa escrotal que contiene sus pelotas, vaya por la acera haciendo escorzos y cabriolas para esquivar a los viandantes no lo puedo soportar. Si vas por la acera con tu bici-chachipeich, la coges con tus manitas, y vas caminando. Si quieres ir montado, te bajas a la carretera y circulas por ahí, que es tu sitio. El peligro que supone circular entre coches no se lo discuto a nadie, pero no da derecho a que el viandante tenga que andarse con cuidado por la acera. Que me atropellen en la carretera tiene delito, pero ¡¡que lo hagan por la acera!! eso no tiene perdón. 

– ¿Por qué cuando van por la carretera, se meten entre los demás vehículos? Es posible, probable, o incluso factible, que tengan una bula papal, o algún permiso del tribunal supremo, que les permita tener unas normas de circulación propias. No conformes con ir en contra de la norma establecida, en su afán por pasar entre dos vehículos, fuerzan tanto que los rozan con el consiguiente “arañazo” al coche de Fulano de Tal, o si nos ponemos en la piel de Mengano de Cual al que le rompieron el retrovisor (300€ la bromita). Y el caso es que parece que no son conscientes que el día menos pensado, el hijo de Fulano o Mengano va a abrir la puerta para bajarse del coche y el “biciclista” o el motorista de turno, se comerán una ostia como un piano. Id por el carril almas de cántaro, no os inventéis vuestros carriles. 

Circular con la moto entre coches

Circular con la moto entre coches

Dejamos de lado a los aguilillas que van sin casco, a los que hacen caballitos, a los que van al doble de velocidad de lo permitido…y por supuesto vuelvo a reiterar que por suerte, no todos los conductores de vehículos de dos ruedas, son iguales y se les puede meter en el mismo saco. 

Para terminar rajo sin paliativos por la falta de carriles bici, la indefensión que tienen tanto ciclistas como motoristas en la carretera, el poco o nulo cuidado que tienen algunos conductores y el peligro de los guardarrailes asesinos o quitamiedos degolladores en lugar de utilizar alguna opción real más segura…porque lo cortés no quita lo valiente.

Publicado por el 18 abril, 2011 en Rajar por rajar | 2 comentarios