Plataformas de crowdfunding en España

Hablábamos en una de nuestras últimas entradas del presente y futuro del crowdfunding, pero, ¿qué plataformas de financiación colectiva existen en España?  Hoy daremos un repaso a las distintas plataformas generalistas que existen en nuestro país. Así que, tanto si estás pensando en emprender un proyecto mediante crowdfunding, o bien quieres colaborar con alguno de los proyectos en marcha o, simplemente, tienes curiosidad por conocer algo más el mundo del crowfdfunding español, las siguientes líneas te pueden resultar de interés. Sin más, comenzamos:

Verkami

Verkami es un neologismo en esperanto que quiere decir algo así como “amante de la creación”. Nos encontramos ante una plataforma pensada para creadores, fundada en Mataró por un padre y dos hijos, la cual ha financiado ya más de 650 proyectos. En Verkami los proyectos tienen un plazo de 40 días para conseguir el 100% de la financiación que se hayan marcado como objetivo y, como es norma en este tipo de plataformas, sólo en el caso de que el proyecto consiga la financiación necesaria se carga el importe a los mecenas y la comisión para la plataforma (5% sobre el total de financiación) al creador, el cual también debe asumir una comisión bancaria por los pagos con tarjeta. El objetivo mínimo de financiación se establece en 800 euros y las aportaciones pueden estar entre los 5 y los 5000 euros.

El proyecto con mayor recaudación financiado por Verkami ha sido el cómic Brigada, que ha recaudado más de 50000 euros para su realización.
Sitio web: www.verkami.com

Verkami

Lánzanos

Otra plataforma nacida para la financiación de proyectos creativos, creada por tres jóvenes de Ciudad Real, en la cual, para que comience el proceso de petición de financiación para un proyecto éste primero debe ser publicado y conseguir 100 votos de apoyo.
El plazo de tiempo establecido para la obtención de financiación de cada proyecto lo determinará su impulsor, sin que exista un plazo máximo en la plataforma.Las aportaciones en la plataforma sólo se cobran si se ha conseguido la financiación para el proyecto. Lo mismo ocurre con la comisión para la plataforma, que es del 5% en proyectos normales.
Se contempla en la plataforma un tipo de proyectos especial,  los proyectos solidarios, para los cuales, debido a su fin social, Lánzanos reduce su comisión al 1%. Para considerar un proyecto como proyecto solidario, además de que no debe conllevar ningún tipo de lucro, es necesario que tenga el apoyo de algún organismo regulado para emprender una actividad solidaria y posea, por tanto, la capacidad de que las aportaciones recibidas sean desgravables fiscalmente.
Lánzanos ha recaudado más de un millón de euros en algo menos de dos años y, entre sus éxitos, cuenta con la película El Cosmonauta (de la que os hemos hablado varias veces en cornisa.net), que consiguió recaudar más de 130000 euros, lo que representa la mayor cantidad de dinero recaudada por una plataforma de crowdfunding española en un solo proyecto.
Sitio web: www.lanzanos.com

Comproyecto

Comproyecto llega desde Madrid y se define como un motor de desarrollo de proyectos y una plataforma de apoyo a emprendedores. Parte de un enfoque que pretende juntar crowdfunding, e-commerce y servicios. Abarca proyectos de sectores muy diversos, los localiza geográficamente, y tiene un área específica para promoción de PYMES, así como una tienda online con libros y recursos para el emprendimiento. Aporta una visión más integral y se orienta a la formación de una comunidad de emprendedores.
Sitio web: www.comproyecto.com

Injoinet

También con sede en Madrid, Injoinet es otra plataforma de financiación colectiva, abierta a todo tipo de ideas y negocios,  que ofrece servicios de asesoramiento para emprendedores y creadores de proyectos innovadores, pudiendo ocuparse de la realización de un prototipo del proyecto o la planificación de una estrategia que ayude a la recaudación de fondos. Ofrece cuatro tipos de servicios, desde el básico y gratuito, que contempla solamente el uso de la plataforma, hasta el profesional (2750 euros), con vídeos y web específicos para la promoción del proyecto, así como asesoría y consultoría de negocio.
Los proyectos, que se localizan geográficamente, tienen una plazo máximo de financiación de 3 meses y la comisión para la plataforma, en el caso de que el proyecto salga adelante, es del 5% de lo recaudado.
Sitio web: www.injoinet.com

Goteo

Esta plataforma, con un enfoque algo diferente, se define como una red social de financiación colectiva y colaboración distribuida, y hace hincapié en su apoyo a iniciativas que contribuyan al desarrollo del procomún, el conocimiento libre y el código abierto. Y en ese sentido busca una mejor sociedad a través de la financiación de proyectos, en lo que denominan una inversión de “capital riego”.

Dentro de la plataforma se distinguen los roles de: impulsores, cofinanciadores y colaboradores (se puede colaborar con servicios, recursos o realizando microtareas) Es una plataforma gestionada por la Fundación Fuentes Abiertas, (encargada de velar por los cuatro ingredientes básicos de la filosofía de Goteo: apertura, independencia, neutralidad y transparencia) tras la cual se encuentra Platoniq, organización internacional que promociona la cultura copyleft. Goteo no está orientada a dar soporte a la financiación de proyectos que busquen exclusivamente de lucro, ni tampoco está pensada para la venta de productos o servicios, ni la realización de sorteos, campañas políticas o benéficas. Siguiendo su propia razón de ser, el código de la plataforma, basado en PHP, está liberado bajo licencia AGPL3.
Entrando en datos más “técnicos”, podemos destacar:

  • En Goteo el proceso de financiación se plantea en dos rondas, con una duración de 40 días cada una. En la primera se intenta alcanzar un mínimo, que determinará si el proyecto sale adelante o no, mientras que en la segunda ronda se intenta alcanzar un importe óptimo, que permita realizar mejoras sobre el proyecto.
  • Las comisiones son de un 8% para la plataforma y en torno a un 2% por las transacciones económicas.
  • El presupuesto mínimo para un proyecto es de 3000 euros, mientras que no existe un máximo.
  • Aparte de recompensas individuales (que no son obligatorias), se busca que todos los proyectos tengan retornos colectivos, esto es, rentabilidad social (código fuente disponible, diseños, formación…)  En este sentido, desde Goteo se presta un servicio de asesoría sobre la comunicación del proyecto y el establecimiento del retorno colectivo y las recompensas.

Sitio web: www.goteo.org

Megafounder

Esta plataforma, la última en aparecer, se presenta como una plataforma de crowdfunding para emprendedores, startups y empresas y en ella quienes realizan aportaciones económicas a los proyectos son denominados “fundadores”. Actualmente la plataforma está en fase de pruebas y permite el acceso a través de la solicitud de invitación. Ya hemos pedido la nuestra pero tendremos que esperar para obtener nuestro código de acceso :)
Con sede en el Parque Tecnológico y Científico de la Universitat de Girona, Megafounder ha ganado uno de los premios locales de Yuzz (Fundación Banesto) al mejor proyecto emprendedor. Destacar que la plataforma ha sido creada con visión internacional, con contenido completo en español e inglés.
Sitio web: www.megafounder.com

Para finalizar, podéis ver la relevancia de cada plataforma en Facebook y Twitter, en base al número de “me gusta” y número de followers en sus cuentas oficiales. [*] [**]

Plataformas de crowdfunding en las redes sociales

(fuente:elaboración propia)

Como veis, hay bastantes opciones en lo que financiación colectiva ‘made in Spain’ se refiere , cada una con sus particularidades. Sólo hay que animarse a participar.

* Megafounder tiene más de 14000 seguidores en su cuenta de Twitter en inglés.
** Datos a fecha de 24 de noviembre.

Publicado por el 28 noviembre, 2012 en Monografías | Lee el primer comentario

Crowdfunding: presente y futuro.

Hace un tiempo hablamos en el blog sobre el crowdfunding y os contamos algunos proyectos y plataformas existentes en el ámbito de la financiación colectiva. A día de hoy el crowdfunding es un concepto en expansión, y empieza a dejar de ser una idea experimental de la comunidad digital para convertirse en una herramienta de financiación con futuro. De acuerdo con el “Crowdfunding Industry Report” publicado a mediadios de este año por crowdsourcing.org, se estima que el número de plataformas de crowdfunding crezca en un 60% y los fondos recaudados con ellas se incrementen en más de un 90% en este año 2012. Estados Unidos y Europa lideran, con gran diferencia, este modelo de financiación a nivel mundial y, España figura en una posición destacada en el estudio, en el séptimo puesto mundial en cuanto a número de plataformas de crowdfunding.

Dentro del modelo de crowdfunding podemos encontrar distintas variantes:

  • Crowdfunding basado en participación (equidad): quienes invierten reciben una participación en una compañía.
  • Crowdfunding basado en donación: las aportaciones se hacen sin recibir nada a cambio.
  • Crowdfunding basado en préstamo (lending): los inversores reciben de vuelta su aportación pasado un determinado periodo de tiempo.
  • Crowdfunding basado en recompensa: quienes realizan aportaciones económicas reciben a cambio algún servicio o elemento tangible.

En el mercado europeo los modelos basados en recompensa y participación presentan una magnitud mayor que en Norte América. En global, el modo basado en recompensa es el que tiene mayor número de plataformas, mientras que el basado en participación es el que más crece.

De acuerdo con el citado informe, las plataformas de crowdfunding recaudaron casi 1500 millones de dólares en 2011 y llevaron a cabo más de un millon de campañas de financiación exitosas. La mayoría de campañas se desarrollaron bajo el modo de donación, pero las basadas en participación fueron las que movieron mayor cantidad de fondos. Teniendo este último dato en cuenta, ¿puede ser el crowdfunding el futuro para la financiación de proyectos empresariales?

En abril de este año se aprobó en Estados Unidos la JOBS Act (Jumpstart Our Business Startups Act) que, entre otras cosas, legaliza el crowdfunding en startups para inversores no acreditados. Con esta nueva ley los emprendedores podrán recaudar hasta un millón de dólares por año a través de los nuevos canales aprobados, a la vez que se busca controlar las posibles consecuencias financieras para los inversores sin experiencia, limitando la cantidad de dinero que cada persona puede invertir, en función de sus ingresos. En definitiva, y por primera vez,  cualquier estadounidense podrá invertir en startups y pequeñas compañías, de modo que se populariza la inversión en el ámbito de la empresa y es posible poner en juego una enorme cantidad de fondos financieros. Suena revolucionario ¿no?

(fuente: tech.co)

La ley, que ha recibido el apoyo de los dos grandes partidos norteamericanos, ha incrementado también el número de inversores requerido para tener la obligación de presentar las cuentas ante la S.E.C. (la comisión reguladora estadounidense) y su objetivo es facilitar la obtención de inversión para que los emprendedores puedan hacer crecer sus negocios y creen empleo.

Pero la JOBS Act también ha recibido críticas entre quienes creen que puede desproteger a inversores y ser débil frente al posible fraude, y los órganos reguladores del país del tío Sam ya han situado a las estafas vía crowdfunding en la cabeza de la lista de amenazas a inversores. Como todo cambio, esta actualización normativa presenta sus riesgos, que no han tardado en ser resatados por quienes recelan de los beneficios de su aplicación, como se puede ver en esta viñeta del New Yorker.

Legisladores, emprendedores e inversores han mantenido debates encendidos durante los últimos meses a cuentas de la nueva ley, y la S.E.C. está trabajando en las resoluciones regulatorias necesarias, ya definidas para el caso de inversores acreditados, pero aún sin determinar para el público en general (algo que debería suceder a finales del presente año) La puesta en práctica de uno de los aspectos más relevantes de la ley se encuentra aún rodeada de cierta incertidumbre, se esperan trabas y su regulación se puede demorar en el tiempo.

Mientras, en España lo más parecido que tenemos en este sentido es el proyecto de Ley de Mecenazgo, aún en borrador y sin fecha clara de aprobación…

Lo que parece claro es que el modelo de crowdfunding crece y presenta grandes oportunidades. Su enfoque basado en un “capitalismo común”, su espíritu colaborativo y las enormes posibilidades que ofrece en el marco de internet y las redes sociales para la potenciación tanto de la innovación y la creatividad como del bien común y el conocimiento libre, lo convierten en un poderoso mecanismo para el desarrollo de iniciativas. La financiación colectiva también puede ser un arma para superar intereses de mercado que puedan estar contra el bien común o dejar de lado a ciertas minorías.

En los tiempos actuales, de recortes en la inversión pública y falta de crédito, el crowdfunding también representa una alternativa esperanzadora. El fenómeno de la financiación colectiva podría explotar el próximo año, pero tendremos que esperar para ver si la era crowdfunding llega para quedarse.

Publicado por el 19 noviembre, 2012 en Monografías | 2 comentarios