Hemeroteca

Era un martes, parece ser que el día resultó ser soleado, y en el blog escribí algo sobre economía. No acostumbraba a hacerlo (ahora tampoco) y no tengo grandes conocimientos en dicha materia. De vez en cuando leo por encima The Economist para matar algún rato muerto y refrescar un poco el inglés, y en aquel mes de febrero se ve que lo hice y a continuación me puse a escribir. Hoy, no sé por qué,  he recordado ese artículo, aunque lo que no recuerdo es si en aquel momento la palabra crisis se empezaba a oir con frecuencia (diría que no)  ni qué noticias copaban las portadas de los diarios en aquel invierno de 2007. Pero para eso están las hemerotecas.

Me gusta consultar hemerotecas. Y no sólo por su poder para constatar incoherencias e incumplimientos de promesas, tan de moda hoy en día, sino por su valor como fotografía escrita de la Historia. Ver aquello que fue presente, valioso, impactante o doloroso, antesala de un futuro incierto que en una vuelta de manilla horaria le acompañó al pasado, es un ejercicio, a veces fascinante, de viaje a aquel mundo que ya no es éste en la piel de aquel que fuiste, pero ya no eres. Será la edad.

Internet favorece al cultivo de esta personal afición, y el caso es que aquel día, el día después de unos Oscar que encumbraron a Scorsese, los diarios nacionales se enredaban en el proceso judicial del 11-M, narraban el último atentado en Afganistán, reportaban una operación policial de calado contra las bandas de albanokosovares que asaltaban viviendas en España y dedicaban algún espacio al Estatuto catalán y a ETA. Poco se hablaba de economía en las portadas, a decir verdad. Sólo un discreto titular anunciaba la disminución de beneficios de Iberia, que “sólo” había ganado 116 millones en 2006.  La misma Iberia que hoy pierde casi un millón de euros al día.

Periódicos

Como se puede ver hojeando cualquier periódico de un día de este diciembre recién nacido, el escenario en el que interpretamos hoy nuestros respectivos papeles dista del que retrataron aquellos titulares, y quizá también del que imaginaron quienes los escribían. Dentro de otro lustro seremos registro de hemeroteca. Y podremos hablar sobre ello. Aunque, nos guste o no, el futuro ya no es lo que era…


El artículo que reproduzco a continuación fue escrito el 27 de febrero de 2007, en la realidad de aquel día, por mi yo de aquel momento. Y así fue.

España, ¿imparable?

De un tiempo a esta parte los medios extranjeros han mostrado un creciente interés por la coyuntura económica española. Recientemente, tanto Financial Times como The Economist han elaborado sendos dossieres acerca de nuestra economía, destacando tanto su buen momento como su incierto futuro.

Con un crecimiento apreciablemente superior a la media comunitaria, un extraoridinario ejercicio bursátil y una expansión inédita hasta ahora hacia mercados extranjeros (aparte de la tradicional área de influencia lationamericana), la economía española parece imparable. Sin embargo… …este crecimiento es desequilibrado, incompleto y dependiente, y es difícil prevenir lo que está por llegar. En este sentido, The Economist titula uno de sus artículos a modo de advertencia:”Bull run, the good times may not last”. Aparentemente nuestra economía crece rápido, pero no soluciona sus clásicos problemas estructurales: carencias en el ámbito educativo, insuficiente inversión en I+D, baja productividad, lenta adopción de tecnologías de la información… Todo ello dificulta la innovación, la confección de un tejido empresarial sólido y la creación de propuestas de valor añadido, aspectos claves para garantizar la competitividad.

A esto hay que sumar una excesiva y desconcertante dependencia del sector de la construcción, el elevado endeudamiento de las familias, relacionado con la situación del mercado inmobiliario y superior a la media europea, y la disminución de las ayudas de la UE.

Pues más o menos esto es lo que hay. Parece que España se ha lanzado a crecer a lo alto sin crecer a lo ancho y en esos casos a veces pasa que el árbol se rompe. A mí me da en la nariz que esta película no va a tener un final feliz, pero espero no tener futuro como profeta…:)

En otro post podremos hablar del mileurismo, la señora hipoteca, la jornada laboral de n horas, el Pocero o cualesquiera otras maravillas de nuestra boyante economía…

Publicado por el 3 diciembre, 2012 en Sin categoría | 3 comentarios

Plataformas de crowdfunding en España

Hablábamos en una de nuestras últimas entradas del presente y futuro del crowdfunding, pero, ¿qué plataformas de financiación colectiva existen en España?  Hoy daremos un repaso a las distintas plataformas generalistas que existen en nuestro país. Así que, tanto si estás pensando en emprender un proyecto mediante crowdfunding, o bien quieres colaborar con alguno de los proyectos en marcha o, simplemente, tienes curiosidad por conocer algo más el mundo del crowfdfunding español, las siguientes líneas te pueden resultar de interés. Sin más, comenzamos:

Verkami

Verkami es un neologismo en esperanto que quiere decir algo así como “amante de la creación”. Nos encontramos ante una plataforma pensada para creadores, fundada en Mataró por un padre y dos hijos, la cual ha financiado ya más de 650 proyectos. En Verkami los proyectos tienen un plazo de 40 días para conseguir el 100% de la financiación que se hayan marcado como objetivo y, como es norma en este tipo de plataformas, sólo en el caso de que el proyecto consiga la financiación necesaria se carga el importe a los mecenas y la comisión para la plataforma (5% sobre el total de financiación) al creador, el cual también debe asumir una comisión bancaria por los pagos con tarjeta. El objetivo mínimo de financiación se establece en 800 euros y las aportaciones pueden estar entre los 5 y los 5000 euros.

El proyecto con mayor recaudación financiado por Verkami ha sido el cómic Brigada, que ha recaudado más de 50000 euros para su realización.
Sitio web: www.verkami.com

Verkami

Lánzanos

Otra plataforma nacida para la financiación de proyectos creativos, creada por tres jóvenes de Ciudad Real, en la cual, para que comience el proceso de petición de financiación para un proyecto éste primero debe ser publicado y conseguir 100 votos de apoyo.
El plazo de tiempo establecido para la obtención de financiación de cada proyecto lo determinará su impulsor, sin que exista un plazo máximo en la plataforma.Las aportaciones en la plataforma sólo se cobran si se ha conseguido la financiación para el proyecto. Lo mismo ocurre con la comisión para la plataforma, que es del 5% en proyectos normales.
Se contempla en la plataforma un tipo de proyectos especial,  los proyectos solidarios, para los cuales, debido a su fin social, Lánzanos reduce su comisión al 1%. Para considerar un proyecto como proyecto solidario, además de que no debe conllevar ningún tipo de lucro, es necesario que tenga el apoyo de algún organismo regulado para emprender una actividad solidaria y posea, por tanto, la capacidad de que las aportaciones recibidas sean desgravables fiscalmente.
Lánzanos ha recaudado más de un millón de euros en algo menos de dos años y, entre sus éxitos, cuenta con la película El Cosmonauta (de la que os hemos hablado varias veces en cornisa.net), que consiguió recaudar más de 130000 euros, lo que representa la mayor cantidad de dinero recaudada por una plataforma de crowdfunding española en un solo proyecto.
Sitio web: www.lanzanos.com

Comproyecto

Comproyecto llega desde Madrid y se define como un motor de desarrollo de proyectos y una plataforma de apoyo a emprendedores. Parte de un enfoque que pretende juntar crowdfunding, e-commerce y servicios. Abarca proyectos de sectores muy diversos, los localiza geográficamente, y tiene un área específica para promoción de PYMES, así como una tienda online con libros y recursos para el emprendimiento. Aporta una visión más integral y se orienta a la formación de una comunidad de emprendedores.
Sitio web: www.comproyecto.com

Injoinet

También con sede en Madrid, Injoinet es otra plataforma de financiación colectiva, abierta a todo tipo de ideas y negocios,  que ofrece servicios de asesoramiento para emprendedores y creadores de proyectos innovadores, pudiendo ocuparse de la realización de un prototipo del proyecto o la planificación de una estrategia que ayude a la recaudación de fondos. Ofrece cuatro tipos de servicios, desde el básico y gratuito, que contempla solamente el uso de la plataforma, hasta el profesional (2750 euros), con vídeos y web específicos para la promoción del proyecto, así como asesoría y consultoría de negocio.
Los proyectos, que se localizan geográficamente, tienen una plazo máximo de financiación de 3 meses y la comisión para la plataforma, en el caso de que el proyecto salga adelante, es del 5% de lo recaudado.
Sitio web: www.injoinet.com

Goteo

Esta plataforma, con un enfoque algo diferente, se define como una red social de financiación colectiva y colaboración distribuida, y hace hincapié en su apoyo a iniciativas que contribuyan al desarrollo del procomún, el conocimiento libre y el código abierto. Y en ese sentido busca una mejor sociedad a través de la financiación de proyectos, en lo que denominan una inversión de “capital riego”.

Dentro de la plataforma se distinguen los roles de: impulsores, cofinanciadores y colaboradores (se puede colaborar con servicios, recursos o realizando microtareas) Es una plataforma gestionada por la Fundación Fuentes Abiertas, (encargada de velar por los cuatro ingredientes básicos de la filosofía de Goteo: apertura, independencia, neutralidad y transparencia) tras la cual se encuentra Platoniq, organización internacional que promociona la cultura copyleft. Goteo no está orientada a dar soporte a la financiación de proyectos que busquen exclusivamente de lucro, ni tampoco está pensada para la venta de productos o servicios, ni la realización de sorteos, campañas políticas o benéficas. Siguiendo su propia razón de ser, el código de la plataforma, basado en PHP, está liberado bajo licencia AGPL3.
Entrando en datos más “técnicos”, podemos destacar:

  • En Goteo el proceso de financiación se plantea en dos rondas, con una duración de 40 días cada una. En la primera se intenta alcanzar un mínimo, que determinará si el proyecto sale adelante o no, mientras que en la segunda ronda se intenta alcanzar un importe óptimo, que permita realizar mejoras sobre el proyecto.
  • Las comisiones son de un 8% para la plataforma y en torno a un 2% por las transacciones económicas.
  • El presupuesto mínimo para un proyecto es de 3000 euros, mientras que no existe un máximo.
  • Aparte de recompensas individuales (que no son obligatorias), se busca que todos los proyectos tengan retornos colectivos, esto es, rentabilidad social (código fuente disponible, diseños, formación…)  En este sentido, desde Goteo se presta un servicio de asesoría sobre la comunicación del proyecto y el establecimiento del retorno colectivo y las recompensas.

Sitio web: www.goteo.org

Megafounder

Esta plataforma, la última en aparecer, se presenta como una plataforma de crowdfunding para emprendedores, startups y empresas y en ella quienes realizan aportaciones económicas a los proyectos son denominados “fundadores”. Actualmente la plataforma está en fase de pruebas y permite el acceso a través de la solicitud de invitación. Ya hemos pedido la nuestra pero tendremos que esperar para obtener nuestro código de acceso :)
Con sede en el Parque Tecnológico y Científico de la Universitat de Girona, Megafounder ha ganado uno de los premios locales de Yuzz (Fundación Banesto) al mejor proyecto emprendedor. Destacar que la plataforma ha sido creada con visión internacional, con contenido completo en español e inglés.
Sitio web: www.megafounder.com

Para finalizar, podéis ver la relevancia de cada plataforma en Facebook y Twitter, en base al número de “me gusta” y número de followers en sus cuentas oficiales. [*] [**]

Plataformas de crowdfunding en las redes sociales

(fuente:elaboración propia)

Como veis, hay bastantes opciones en lo que financiación colectiva ‘made in Spain’ se refiere , cada una con sus particularidades. Sólo hay que animarse a participar.

* Megafounder tiene más de 14000 seguidores en su cuenta de Twitter en inglés.
** Datos a fecha de 24 de noviembre.

Publicado por el 28 noviembre, 2012 en Monografías | Lee el primer comentario

Pedro Páez: las hazañas olvidadas de un humilde misionero español.

El nombre de la sección en la que englobamos nuestros artículos de historia, aunque no se centra solamente en la temática patria, no es casual. Utilizada, ocultada y untada con negras leyendas, la historia española, intrínsecamente compleja, he dejado un buen número de hechos y semblanzas en los recodos del olvido. En uno de éstos se quedaron durante largo tiempo los avatares de Pedro Páez. Y es que bajo ese nombre y apellidos de típico ciudadano anónimo se esconde sin duda una aventura digna de ser narrada, y que posiblemente no te contaron en el colegio.

Pedro Páez Jaramillo nació en Olmeda de la Cebolla (actualmente Olmeda de las Fuentes, Madrid), en 1564. A los 18 años ingresó en la Compañía de Jesús y, tras estudiar en las universidades de Alcalá y Coimbra, partió hacia Goa (en la actual India) En aquellos tiempos los territorios de Portugal y España se regían desde una única corona, ceñida en la cabeza del segundo de los Felipes, y el Imperio Otomano era una de las principales amenazas para la monarquía hispana.

Mapa antiguo de África

Mapa antiguo de África

En ese contexto una Etiopía convertida podría ser una Etiopía aliada frente al Gran Turco y los misioneros jesuitas podían desempeñar un papel muy importante para los planes de Dios… y del Imperio. Páez partió desde Goa hacia Etiopía acompañado por el misionero catalán Antonio de Monserrat, pero el destino truncó el viaje de los dos jesuitas, que acabaron como prisioneros de los turcos durante siete años, en los que recorrieron los desiertos de Hadramaut y Rub al-Jali (“la habitación vacía”), uno de los mayores desiertos del mundo, y padecieron todo tipo de penalidades.
Finalmente son rescatados y llegan a Goa muy enfermos. Antonio de Monserrat fallece mientras que el olmedeño, tras un periodo de convalecencia, vuelve a aventurarse rumbo a tierras etíopes, a las que consigue llegar en 1603.
Allí realizó una impresionante labor pastoral, expandiendo los enclaves jesuitas y consiguiendo que el emperador Za Dengel y su sucesor Susinios abrazasen el catolicismo. Durante su estancia en territorio africano también demostró unas grandes cualidades como arquitecto y como historiador, escribiendo en el año 1620, en portugués, “Historia de Etiopía”, libro que, tras muchos siglos, fue finalmente traducido al español en 2009.

Pero la azarosa vida del misionero español albergó un hecho trascendente, y poco conocido: Pedro Paéz fue el primer europeo en alcanzar las fuentes del Nilo Azul, siglo y medio antes de que los británicos se atribuyeran su descubrimiento. “Confieso que me alegré de ver lo que tanto desearon ver el rey Ciro, el gran Alejandro y Julio César”, dejó escrito. También se cree que fue uno de los primeros europeos en probar y describir el café.

Cataratas en el Nilo Azul.

Cataratas en el Nilo Azul.


Su vida, dicen que humilde y esforzada, se apagó en 1622 en el pueblo etíope de Gorgora. Fue enterrado en la iglesia que él mismo había construido y el tiempo fue difuminando su recuerdo hacia la nada. Hoy, apenas una discreta placa en su pueblo natal evoca su hechos. Sólo un puñado de compatriotas, como Javier Reverte con su libro “Dios, el diablo y la aventura”, han trabajado por recuperar su memoria. Quizás el padre Páez, como buen jesuita, lo hubiera querido así. Pero quizás también esto demuestra cuán desmemoriados, ingratos o mezquinos pueden ser algunos pueblos.

Publicado por el 29 octubre, 2012 en Historia olvidada | 2 comentarios

¿Vikingos en España?

Fenicios, griegos, celtas, cartagineses, romanos, visigodos, árabes…y vikingos. Los temibles guerreros procedentes de Escandinavia también pasaron por la Península Ibérica.

“De la furia de los hombres del norte líbranos, Señor”. Era un rezo repetido en las iglesias de Europa. Moviéndose en oleadas hacia el sur del continente a bordo de sus naves (drakkars, quizá el elemento clave de su poderío militar), desde Moscú hasta Lisboa, los paganos originarios de Dinamarca, Noruega y Suecia causaban terror entre los reinos cristianos, que tenían enormes dificultades para frenar sus ataques, feroces e impredecibles. Famosos por sus aterradoras incursiones desde el mar, los vikingos, corpulentos y sanguinarios, comenzaron a hacerse notar a finales del siglo VIII con sus asaltos en las islas británicas, las cuales llegarían a someter durante muchos años. El pueblo vikingo, al que hasta hoy rodea un aura misteriosa, con su escritura en runas, su fascinante mitología de dioses guerreros, su Valhalla y sus valquirias (todo ello popularizado por la obra wagneriana), tenía predilección por las acciones de pillaje y los territorios hispanos también estuvieron en su lista de objetivos.

Embarcación vikinga (fuente: celiticattic.com)

Aunque las fuentes historiográficas son escasas, se cree que en el verano del año 844 un gran número de naves vikingas fueron avistadas frente a las costas de Gijón. El gran contingente de guerreros nórdicos llegaba a las costas asturianas después de una serie de asaltos en Francia. El Reino de Asturias, exponente de la resistencia cristiana a los invasores musulmanes, era por aquel tiempo un territorio rural y pobre, plagado de quintanas y pequeñas aldeas marineras, en el que quizá ni siquiera Gijón u Oviedo (reciente capital del Reino) podrían ser consideradas como ciudades de importancia. En este sentido, no se sabe con seguridad hasta qué punto las tierras asturianas fueron saqueadas, ya que los vikingos buscaban botines cuantiosos en sus asaltos y no parece que pudieran hallar grandes riquezas en el joven reino astur.

Bordeando la costa, la expedición vikinga se desplazó hacia el oeste hasta avistar la torre de Hércules, y desembarcar para arrasar el pueblo de Brigantium (La Coruña), pensando que junto a semejante construcción debería encontrar con qué saciar su ansia de pillaje. No debió de ser así, y lo que sí se encontraron fue un ejército enviado por el Rey de Asturias, Ramiro I, que les expulsó de vuelta al mar y destruyó varias de sus naves.

La Península Ibérica a comienzos del siglo IX (fuente:Wikipedia)

Tras moverse hacia el sur e intentar, sin conseguirlo, entrar en Lisboa, los vikingos tomaron Cádiz y, penetrando por el Guadalquivir, alcanzaron Sevilla, ciudad que saquearon bien a gusto hasta que llegó hasta ellos el contingente formado por Abderramán II y, tras comprobar su inferioridad frente a las tropas musulmanas, se retiraron dando por finalizada la primera incursión en la Península Ibérica. Pero no sería la última. Aparte de otras incursiones menores, entre los años 859 y 862 los vikingos volvieron a asolar las costas gallegas y andaluzas, llegaron hasta las Baleares y saquearon Pamplona tras remontar el Ebro. En el 970, en otra gran campaña, tomaron la misma Santiago de Compostela, ciudad cuya fama se había extendido por Europa. Como consecuencia de estos ataques, los reinos peninsulares comenzaron a dedicar más recursos a la fortificación y protección de sus costas, ante la amenaza de los “hombres del norte”, que continuaría hasta el siglo XII.

Hoy en día, en la localidad pontevedresa de Catoira, se conmemora cada verano el hecho histórico con la celebración de la Romería Vikinga, convirtiendo en fiesta lo que en su día fue pavor.

Publicado por el 30 julio, 2012 en Historia olvidada | 3 comentarios

¿Está España preparada para el modelo escandinavo de vivienda?

El pasado mes de diciembre saltaba la noticia (de la cual por cierto no hemos vuelto a saber) de que el gobierno vasco incorporaría en el anteproyecto de la ley de vivienda la figura de las cooperativas de régimen de cesión de uso, un paso que pretendía promover el llamado “modelo escandinavo de vivienda”. Este sistema, que en los países nórdicos se conoce como “andel”, se podría decir que se sitúa a medio camino entre el alquiler y la propiedad. Pero, tratando de profundizar algo más, ¿en qué consiste el “andel”?

El andel es un modelo cooperativo de acceso a la vivienda de acuerdo con el cual todos los miembros de la cooperativa son propietarios de un inmueble y gozan del derecho de uso sobre una vivienda del mismo (que pueden transmitir a sus familiares). Este modelo resuelve al problema de acceso a la vivienda de un porcentaje muy alto de los habitantes de las ciudades de los países en que se aplica (por ejemplo en Dinamarca aproximadamente un tercio de la población accede a la vivienda de esta forma). Es un modelo alternativo destinado a la gente que quiere disfrutar de una vivienda a largo plazo y que debería endeudarse mucho para acceder a la propiedad tradicional.
A grandes rasgos, en el andel, cada nuevo propietario del derecho de uso paga una entrada, que le es reembolsada al darse de baja del andel, y un alquiler blando cada mes. El sistema funciona de forma democrática y no puede ser transformado en una propiedad tradicional. Los miembros del andel tienen más derechos que un inquilino convencional, ya que se trata de un modelo que supone un uso indefinido de la vivienda.

Copenhague (fuente: eage.org)

Otras características del modelo andel, que lo diferencian del modelo cooperativo tradicional que conocemos en España, son las siguientes:

  • El andel no tiene fecha de caducidad, es decir, es para siempre.
  • Este modelo integra la iniciativa privada en un mercado no especulativo de acceso a la vivienda, ya que las empresas andel son cooperativas de viviendas privadas sin ánimo de lucro. Sus miembros forman parte de esta cooperativa sin ánimo de lucro y la asociación andel es propietaria del edificio, pudiendo tratarse de sindicatos, gremios, asociaciones, o simplemente de organizaciones andel.
  • Es un modelo no especulativo, ya que nadie gana nada por el alquiler de la vivienda. Se trata de un alquiler blando, cuya cuantía es fija, que sirve para hacer frente al endeudamiento que ha supuesto la constitución del andel y los gastos de mantenimiento y, a medida que se amortiza el endeudamiento inicial, el alquiler tiende a bajar.
  • El modelo andel ofrece un acceso barato a la vivienda, con ventajas para sus miembros. En este sistema se paga una entrada para la financiación del andel y para implicar a los miembros del andel en la gestión de la vivienda, pero esta entrada inicial suele variar poco y, además, se establece un precio máximo que no se puede superar.
  • Este modelo busca facilitar la autogestión y el buen mantenimiento de la finca, y se basa en la democracia interna. Los propietarios del andel forman parte de los órganos de decisión.
  • Este sistema cuenta con el soporte de la administración pública, que impone algunos deberes a los andeles, y puede servir para alcanzar un equilibrio social, ya que se puede utilizar como complemento a la vivienda social subvencionada por el Estado y a las ayudas para el acceso a la vivienda que éste presta. Del mismo modo, se puede reservar una proporción de viviendas, dentro de cada andel, a vivienda social, como en el caso de Dinamarca, donde la construcción subvencionada de viviendas está obligada a reservar un 10% a vivienda social, pese a que este tipo de acceso a la vivienda sea privado.
  • Los andeles buscan favorecer la movilidad, ya sea porque se requiere una vivienda de mayor espacio, número de habitaciones, etc; o porque se desea o necesita cambiar de barrio o de ciudad.

Y bien, así contado no suena mal, pero, ¿se puede pensar en una aplicación de este modelo en España? Pensemos primero en el escenario que nos encontramos en nuestro país en lo que a mercado de la vivienda se refiere. Y el escenario ahora mismo muestra una situación poco menos que insostenible, con una gran burbuja especulativa y, como resultado, unos precios aún muy inflados, pese a la caída que se viene produciendo en los mismos desde el año 2007. Así, según el boletín del Observatorio de Vivienda del Consejo de la Juventud de España correspondiente al segundo trimestre de 2011, los jóvenes españoles tienen que destinar más de la mitad de su sueldo, concretamente el 53,3%, al pago de una hipoteca media. Y eso los que tengan la suerte de percibir un sueldo… Esto explica que la tasa de emancipación de la población joven española se sitúe en el 45,5%, pudiendo aspirar a una vivienda con una superficie máxima de 56,1 m2 en el caso de compra, y de 44,5 m2 en el caso de alquiler.
Durante los años del boom inmobiliario, de 1997 a 2007, el precio de la vivienda en España aumentó un 288% y, pese a que en la actualidad los precios están bajando, el acceso a la vivienda sigue siendo realmente complicado. Esto se debe a que dichos precios siguen siendo muy elevados en comparación con los salarios. Por aportar más datos, según un estudio realizado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) en el año 2009, denominado “El stock de capital y viviendas en España y su distribución territorial (1990-2007)”, la financiación de la adquisición de una vivienda media (90 m2) en España llego a equivaler a doce años de salario (diecinueve años en el caso de Madrid), mientras que en 1998 sólo era necesaria la renta de cinco años.

(fuente: unterritoriocompartido.blogspot.com)

Ante este panorama parece lógico plantearse nuevos enfoques que modifiquen un sistema que ha fracasado. Sin embargo la implantación de un  nuevo modelo choca inevitablemente con diversos aspectos económicos, normativos, sociales y culturales.

En cuanto a la normativa reguladora del mundo cooperativo, en España, pese a que las leyes sobre cooperativas, ya sea la ley estatal o las leyes autonómicas, prevén la posibilidad de creación de cooperativas de viviendas, tanto para el acceso a
la propiedad, como para la cesión de uso; en la práctica, el modelo discrimina positivamente a favor de la propiedad tradicional, ya que, aún en el caso de creación de cooperativas con cesión de uso, la normativa permite que los socios pasen a ser propietarios de sus viviendas a través de un simple cambio de estatus. La legislación no es, en general, proclive al impulso de este modelo cooperativo de cesión de uso, aunque hay excepciones, como la Ley de Derecho de la Vivienda de Cataluña.

Por otra parte, un aspecto fundamental para entender el funcionamiento del mercado de la vivienda en nuestro país es la mentalidad española. En España se valora tener, al menos, una vivienda en propiedad, siendo el alquiler una situación transitoria para aquellas personas que no pueden adquirir una vivienda, ya sea por cuestiones económicas, laborales o de cualquier otra índole. De este modo, se concibe la adquisición de vivienda como una inversión, considerando el dinero destinado al pago de un alquiler como dinero perdido, “tirado a la basura”, y está muy arraigada la idea de que toda persona “de provecho” ha de tener (como mínimo) una vivienda en propiedad.

Finalmente, para la aplicación del modelo, sería necesario contar con la implicación, tanto de las administraciones, que deberían promoverlo, como de las entidades bancarias, que tendrían que abrirse a financiar el nuevo modelo,  como por supuesto de los potenciales clientes, que deberían ver este nuevo modelo como un modo más de acceso a la vivienda. No parece algo sencillo…

Uno de los pocos ejemplos de este tipo de cooperativismo en nuestro país lo podemos encontrar en la asociación catalana SostreCívic (Techo Cívico). Y vosotros, ¿cómo lo veis? ¿es viable en España el modelo andel?

Publicado por el 23 mayo, 2012 en Monografías | 5 comentarios

Cuéntame tu historia y te diré cómo hablas

El bicentenario de la Constitución de Cádiz ha traído estos días a todos los medios la expresión popular de ¡Viva la Pepa!, que, usada originalmente por los liberales españoles para manifestar su apoyo a la Carta Magna de 1812, fue derivando hasta su utilización, en otros contextos, como sinónimo de improvisación y jolgorio.
Hay muchas otras muestras de cómo la Historia va dejando sus huellas en el idioma en forma de expresiones y frases hechas de las que en muchas ocasiones se ha olvidado el origen o se desconoce exactamente el hecho histórico que está detrás.

Unas cuantas surgieron en la época imperial, cuando las tropas españolas libraban batallas en medio mundo. En una de estas batallas, en los alrededores de la localidad italiana de Bicoca, las tropas imperiales aplastaron, con una facilidad pasmosa, al ejército franco-veneciano. Desde entonces, cuando algo resulta fácil es una bicoca. Años más tarde, en 1557, de nuevo los franceses sufrirían una gran derrota ante los ejércitos imperiales, esta vez en San Quintín. Para conmemorar esta victoria española, acaecida el día de San Lorenzo, se erigió el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, y tal fue la matanza que la expresión “se armó la de San Quintín” se quedó para siempre en el acervo lingüístico castellano.
Pero tanta guerra requiere muchos sacrificios, y el infierno de Flandes (el “Vietnam español”) fue un buen ejemplo. El enorme coste humano y económico que conllevó el mantenimiento de los Países Bajos bajo el dominio del Imperio, estando en guerra con ingleses, franceses, turcos, portugueses, rebeldes flamencos y quien pasara por allí, hizo que “poner una pica en Flandes” sea sinónimo de cualquier empresa realmente complicada. Al final, tanta sangría acabó dejando las arcas imperiales con telarañas, y bien pudo decir el segundo de los Felipes, y con razón, que estaba sin blanca. La blanca fue una moneda que se comenzó a acuñar en Castilla en el siglo XIV y que en época del Rey Prudente apenas valía nada. Ni de ésas quedaban ya en el Reino.

La rendición de Breda (Velázquez)

No sabemos cuántas blancas circularían por Sevilla en aquellos tiempos, pero la capital andaluza aparece en otra de las expresiones conocidas con trasfondo histórico. Y es que “el que se fue a Sevilla perdió su silla”. El origen de la frase se encuentra durante el reinado en Castilla de Enrique IV de Trastámara, cuando el arzobispo de Sevilla y su sobrino (arzobispo de Santiago de Compostela) intercambiaron temporalmente sus puestos para que el tío, más experimentado, consiguiese dominar la situación problemática a la que su sobrino se estaba enfrentando en Galicia. Cuando todo estuvo bajo control y se procedió a la vuelta de cada uno a su diócesis original parece ser que el sobrino se negó a deshacer el cambio y devolver la silla sevillana a su antiguo propietario, siendo necesaria incluso la intercesión del Papa y el Rey para restablecer la situación. Lo curioso del dicho es que el que realmente perdió su silla fue quien se fue de Sevilla…

Pero si el siglo XVI fue movido en Europa, no menos lo fue en el Nuevo Mundo. En 1519 Hernán Cortés y sus hombres llegaban a tierras del Imperio Azteca y, ante las dudas y las posibles tentaciones de retirada (hacia Cuba) de su tropa, el de Medellín decidió destruir los barcos en que habían llegado al continente. El mensaje parecía claro: o Tenochtitlán o muerte, la retirada no era una opción. “Quemar las naves” simboliza desde entonces un paso sin vuelta atrás.

Hernán Cortés

Las riquezas americanas también han legado expresiones al castellano. Así, cuando algo es muy valioso se dice que vale un Potosí, haciendo referencia a la localidad boliviana de Potosí y las impresionantes minas de plata que allí se ubicaban. Si nos movemos a Perú podemos encontrar la ciudad de Jauja, fundada por Francisco Pizarro en 1534. El buen clima de la zona (especialmente indicado para los enfermos de tuberculosis y las vías respiratorias), su tierra fértil y su paisaje crearon la leyenda del “país de Jauja”, donde la existencia es idílica y todo es abundancia, y la conocida expresión de “esto es Jauja”.

Quizá algunos de los acontecimientos actuales acabarán siendo recordados en expresiones dentro de unos siglos. ¿El euro, Zapatero, el Mundial? Quién sabe…

Publicado por el 21 marzo, 2012 en Historia olvidada | Lee el primer comentario

Cíbola: las ciudades legendarias con las que soñaron los españoles

La conquista española de América es un proceso histórico de unas dimensiones fabulosas, a caballo entre la realidad y la leyenda, en el que las más heroicas acciones y las más grandes infamias y crueldades se mezclan. A la España de Carlos I llegaban fantásticas historias de ricos y exóticos imperios y maravillas naturales incomparables, y fueron muchos los que se aventuraron a explorar los vastos territorios americanos para engrandecer los dominios de su Majestad y, paralelamente, su propio botín personal.
Algunas expediciones españolas, como la de Hernán Cortés o la de Francisco Pizarro, pasarían a la posteridad como un éxito, pero fueron muchas las que terminaron en fracaso y muerte. Quizá las más conocidas de éstas últimas sean las que trataron infructuosamente de encontrar El Dorado, incluida la macabra peripecia del rebelde Lope de Aguirre. Pero no fueron las únicas.

Descubrimiento de américa

Unos cuantos siglos antes de la fiebre conquistadora en América eran los musulmanes los que iniciaban la conquista de la Península Ibérica. En este época comenzó a difundirse la leyenda de que siete obispos habían huido desde Mérida llevándose valiosas reliquias, cruzando el inmenso océano y llegando hasta una isla muy lejana, llamada Antilia, en la que fundaron siete ciudades que llegaron a tener inmensas riquezas.
Se cree que los ecos de la leyenda de las siete ciudades transitaron por los siglos hasta llegar a los españoles que arribaban a Nueva España en el siglo XVI. A este relato legendario se unieron las historias que oyeron contar a los indígenas acerca de un rico reino situado en tierras norteñas.

Nuño de Gúzman, el que fuera definido por Fray Bartolomé de las Casas como “gran tirano”, sería el primero en encabezar una expedición hacia el norte, a los territorios que se llamaron Cíbola, nombre debido a la fauna que poblaba el lugar, ya que los españoles de la época utilizaban el término “cíbolo”, hoy en desuso, para referirse al bisonte.
Poco después, en 1536, el mito volvería a cobrar fuerza tras la llegada a Nueva España de Alvar Núñez Cabeza de Vaca, superviviente de un viaje épico de ocho años tras participar en la fracasada expedición de Pánfilo Narváez a La Florida. Los relatos de los indígenas que se había encontrado en su periplo reforzaban la idea de que al norte se extendía un reino plagado de riquezas.

Expedición

Cuando los testimonios de Cabeza de Vaca llegaron a oídos del virrey Antonio de Mendoza y Pacheco éste se apresuró a organizar una expedición al norte, encargándole esta misión a su amigo Francisco Vázquez de Coronado, el cual envió primero un grupo de exploradores más reducido. En este grupo se encontraba el fraile Marcos de Niza, guiado por Estebanico, esclavo africano que posiblemente fue el primer hombre nacido en África en pisar lo que hoy son los Estados Unidos. En un momento dado del viaje Estebanico se adelantó con algunos indios . Cuando fray Marcos de Niza avanzó a su encuentro recibió noticias acerca de su muerte en una de las ciudades de Cíbola. El religioso decidió entonces volver al virreinato y a su regreso declaró haber visto una grandiosa ciudad, colmada de oro, plata y piedras preciosas.

Coronado puso en marcha entonces una expedición con unos 300 españoles y varios cientos de indios con el objetivo de conquistar el reino de Cíbola. Sin embargo, tras varias jornadas de trayecto, durante las que se había ido extendiendo el escepticismo, los expedicionarios encuentran que lo que debería ser una ciudad más espléndida que Tenochtitlan era un parduzco poblado indígena de casas de adobe. La expedición de Coronado fue vista como un fracaso, a pesar de lo cual permitió realizar notables descubrimientos, como el del Gran Cañón del Colorado.

Todo parece indicar que las siete ciudades de oro nunca existieron, pero ¿vio algo el fraile Marcos de Niza? ¿murió realmente Estebanico o fingió su muerte para conseguir su libertad? ¿cuál era el rico reino del norte del que hablaban los indios? La leyenda de Cíbola conjuga misterio, riquezas, aventura…y la historia que guió deja múltiples interrogantes que abren la puerta para que la imaginación pueda volar.

Expedición de Coronado

Expedición de Coronado. fuente:wikipedia

Gran Cañón del Colorado

Gran Cañón del Colorado. fuente:wikipedia

Publicado por el 17 octubre, 2011 en Historia olvidada | 3 comentarios

La Cruz de Borgoña: esa antigua bandera de España

Hoy es un día soleado en aquel trozo de mundo. Los muros del castillo de San Marcos reposan bajo el sol y sus cañones, aunque conservan un porte amenazador, hace muchos años que olvidaron los sonidos de la guerra. Sobre la imponente mole de piedra caliza, una bandera blanca con un aspa roja ondea movida por el viento que se cuela desde la bahía hacia la ciudad de San Agustín, que se extiende a lo largo de su península decorándola con un paisaje urbano que ha visto muchos vientos y algún que otro siglo.

Estamos en Florida, Estados Unidos, pero no son las barras y estrellas las que coronan la fortaleza silenciosa, sino la Cruz de Borgoña, esa equis, la misma que aparece en el comienzo del mensaje de Navidad del Rey de España o en la cola de un Eurofighter que acaba de aterrizar en Morón de la Frontera, en este mismo día, también soleado en este otro trozo de mundo.

Cruz de Borgoña

Cruz de Borgoña

Si ponemos a funcionar la máquina del tiempo podremos ver la cruz aspada unas cuantas veces más. Así que empezamos…Año de destino: 1506.

Felipe, el rey de Castilla, acaba de morir súbitamente a sus 28 años. El Hermoso, marido de la renia Juana, había llegado a España desde su tierra natal en Flandes y eligió como símbolo una evolución de la Cruz de San Andrés, la Cruz de Borgoña, la cual representaba a su madre, María de Borgoña. La repentina muerte del rey flamenco y la supuesta locura de Juana llevarían a que el joven Carlos de Habsburgo ocupase el trono español y se ciñera la corona de Emperador del Sacro Imperio lo que, sumado al resto de la herencia territorial que recibió, le convirtió en uno de los soberanos más poderosos de la Historia. España iniciaba así su etapa imperial y, se cree que pocos años después la Cruz de Borgoña debutaba en los campos de batalla en manos de las tropas españolas que derrotaron al ejército francés de Francisco I en Pavía. La primera victoria de muchas, que llevarán a los Tercios Viejos españoles y su bandera a desangrarse en las guerras de medio mundo y convertirá al aspa roja en el símbolo del Imperio.

Un segundo pequeño salto en el tiempo nos traslada a 1565 y otro en el espacio nos hace caer en el Nuevo Mundo. El asturiano Pedro Menéndez de Avilés comanda una expedición militar española con el objetivo de mantener una presencia permanente ante la amenaza que suponen para los territorios españoles los franceses instalados cerca de sus posiciones. Si saltamos sólo unas semanas veremos cómo junto al mismo océano que llega a bañar las cosas ibéricas las oraciones de los españoles dan gracias por la victoria: se funda San Agustín de La Florida, el que hoy en día es el asentamiento europeo más antiguo de los Estados Unidos que permanece aún poblado.

Pedro Menéndez de Avilés

Pedro Menéndez de Avilés

El tiempo, obstinado, no se detiene hasta 1785. La estrella de España pierde brillo y el despotismo ilustrado borbónico transforma la fachada de la piel de toro poco antes de que el mundo empiece a saltar en pedazos en una prisión parisina. Carlos III promulga el Real Decreto que instituye la bandera rojigualda como pabellón nacional, con aplicación a la Marina. El uso de la Cruz de Borgoña comienza a decaer y en 1843 se oficializará la presencia de la bandera que conocemos actualmente en todas las unidades militares españolas, aunque la cruz seguiría usándose en diferentes enseñas militares, sería utilizada por los carlistas en las sucesivas guerras peninsulares del siglo XIX y algunos movimientos tradicionalistas tratarían de apropiársela.

Y hemos llegado al final del viaje. Hoy en día la cruz de San Andrés es el distintivo de cola de las aeronaves del Ejército del Aire  de España, el símbolo de María de Borgoña está presente en el escudo del Rey de España, y las banderas de Huesca, Logroño, Florida, Alabama y de varios departamentos de países sudamericanos, entre otras, muestran también el Aspa de Borgoña, la que durante siglos ondeó en las victorias y se arrastró por el fango de las derrotas de un país que luchó contra todo y contra todos, la misma que sigue ondeando al viento de aquella bahía americana en la que un puñado de valientes y locos a partes iguales escribieron su capítulo de la Historia. En rojo y blanco.

Bandera en castillo de San Marcos

fuente:josehavel.blogspot.com

Publicado por el 4 octubre, 2011 en Historia olvidada | 11 comentarios

Cobardes vestidos de azul

Aunque realmente no es nada nuevo, durante las últimos meses hemos podido ver a algunos matones paseándose por las calles de varias ciudades españolas, principalmente en Madrid, que escondidos tras su placa y su porra, se han dedicado a agredir impunemente a ciudadanos que deberían estar protegiendo. Una pandilla de cobardes que parecen haber ingresado en la Policía Nacional con el único fin de disfrutar de la violencia, sino no se pueden explicar sus comportamientos cobardes. Menos mal que vivimos en un mundo en que buena parte de los ciudadanos llevan en la mano la única arma que puede ayudar a defendernos de estas injusticias, la cámara de vídeo de los móviles que ha dejado registrados esto actos injustificados.

Gorka Ramos detenido Foto: Gonzalo Arroyo, elmundo.es

El primer ejemplo que más me ha indignado fue el ocurrido al periodista Gorka Ramos durante las marchas del 15M el 4 de Agosto. El periodista se encuentra tranquilamente apoyado en una jardinera twiteando lo que esta ocurriendo cuando un grupo de siete antidisturbios lo rodean, y a pesar de indicarles que es periodista y que solo está haciendo su trabajo, al no querer irse de allí es arrojado al suelo, golpeado y detenido. En el vídeo se puede ver claramente como estando en el suelo uno de los matones uniformados le propina una patada. Vergonzoso. Argumentaron que les insultó y les escupió. En el vídeo no se puede apreciar que ocurriera algo así e incluso aunque hubiera ocurrido, no tendrían ningún derecho a golpearlo de esa manera.

Los otros dos casos de violencia bastante llamativos son los ocurridos la semana pasada durante las disoluciones de las marchas laicas. Estos sinceramente dan asco. En uno de los vídeos durante la disolución de la marcha de protesta tras disturbios del día anterior, vemos como otro de estos tarugos (que está mas allá de maderos) golpea primero a un chico con una bici, que intenta proteger a unas chicas que están refugiadas en un portal. Visto que se quedó con ganas de darles a la muchachas, segundos después corre tras ellas y golpea a una por la espalda. El chico de la bici decide intervenir y sujeta del brazo al matón para que deje de golpearlas, lo cual le conlleva que durante un rato el “simpático” agente de la autoridad lo acompañe dándole porrazos hasta que salen de la calle Carretas. Si señor, así es como se debe tratar a gente pacífica, así es como se debe actuar, atacando por la espalda de forma traicionera. Y encima a una mujer. Llamarlo cobarde en este caso es poco. Un diez para el chaval de la bici, aguantando los palos con estoicismo y portándose como un hombre de verdad.

Y seguimos con otros de estos “valientes” vestidos de azul. El vídeo grabado en la calle Atocha madrileña la misma noche que el anterior, nos muestra como tras ser increpados por una chica, un grupo de antidisturbios cambia de acera, se acercan a ella y podemos contemplar como otro nuevo tarugo le suelta un guantazo a la chica y la empuja contra la pared.  A continuación el mismo tarugo, tras detectar el flash de la cámara del fotógrafo Daniel Nuevo inmortalizando su fechoría se dirige contra él, golpeándolo varias veces con ayuda de sus colegas matones, finalizando con un golpe en la nuca que lo deja medio inconsciente tirado en la acera. Mientras tanto también golpean varias veces al compañero de la chica que lo único que está haciendo es intentar sujetarla y sacarla de allí cuanto antes. Otra actuación ejemplar de nuestras Fuerzas de Seguridad del Estado.

Podría seguir con los modales de los tarugos del caso de Patricia Horrillo o de Lidia Ucher,  pero creo que con estos sirven bien de muestra de como actúan algunos de esos señores funcionarios pagados por nuestros impuestos. La señora delegada del Gobierno en Madrid les llama casos aislados, pero cuando te pones a juntarlos todos, no parecen tan aislados y si frecuentes. Quiero pensar que entre todos los policías antidisturbios hay auténticos profesionales que saben hacer su trabajo, pero está claro que también hay una buena cantidad de tipos sin ninguna catadura moral que se creen que por llevar uniforme pueden hacer lo que les venga en gana. Aquí quiero hacer un pequeño paréntesis, ya que algunos lumbreras seguramente defenderán estos actos violentos por lo sucedido en Sol el día 17, cuando personas de la marcha laica increparon e insultaron a los peregrinos del JMJ que se encontraban allí. Esto también me ha parecido un espectaculo vergonzoso y esta claro que la organización de la marcha laica dejó bastante que desear. Tenían tanto derecho como las personas de la marcha a estar allí, y si querían rezar o gritar el nombre del Papa, pues que lo hagan, este es un país libre, pero decir que con eso estaban provocando y justificar así insultos, eso creo que ya es sacar las cosas de quicio. La marcha era contra el gasto por la visita del Papa, no contra la gente que había acudido a la JMJ y debería haberse limitado a eso. Con esto cierro el paréntesis y vuelvo de nuevo a las actuaciones policiales.

Lo que más me ha preocupado de todos estos sucesos es que varias de las agresiones han sido contra mujeres. Tanta campaña contra la violencia de género, y luego salen estos vídeos donde podemos ver hombres golpeando impunemente a mujeres y nadie del Gobierno levanta la voz para denunciarlo. Como llevan uniforme, pues no pasa nada, solo es una anécdota. Visto los comportamientos de esos energúmenos, no me extrañaría oír que alguno de ellos ha golpeado a su novia o mujer. Si son capaces de hacer lo que se ve en lo vídeos, no es nada descartable que lo puedan hacer también en su vida privada. A lo mejor resulta que es una tontería, una idea pasada de moda, pero a mi siempre me han enseñado que pegarle a una mujer estaba feo, pero parece que hay algunos por ahí que les debieron enseñar otra cosa.

Lo otro que me  está preocupando son las frecuentes noticias últimamente de agresiones policiales contra periodista, empieza a pasar de ser algo anecdótico a algo común. Parece como que a alguien le están empezando a molestar algunos periodistas y que salgan a la luz actuaciones como las comentadas. Aquí estaría bien mencionar a otro de los tipos de cobardes que hemos visto últimamente. Son aquellos antidisturbios que se quitan su identificación antes de entrar en acción, que deberían llevar visibles según la instrucción del Ministerio del Interior de 2007.  Esta claro que ya prevén hacer algo que puede traerles problemas y no quieren ser identificados, se esconden incumpliendo una norma. Si pensaran que lo que iban a hacer era algo no punible, no les importaría ser identificados, digo yo… Y existe otro tipo de cobarde, casi tan malo como el primero, que sería aquel policía que viendo como un compañero se extralimita en sus actuaciones no hace nada, porque estoy seguro que alguno de estos casos de violencia policial, alguno de los compañeros de los tarugos no les pareció bien lo que estaban haciendo, pero no intervinieron para detenerlo. Citando a Edmund Burke, “lo necesario para que el mal triunfe es que los hombres buenos no hagan nada”.

¿Y como debería actuar la policía? Pues como le indican sus normas, siempre tratando con respeto y corrección a los ciudadanos, usando la violencia en los casos que sea requerida realmente, contra comportamientos violentos y no contra ciudadanos pacíficos. Si son insultados y quieren hacer cumplir las leyes, deben proceder a identificar a la persona que los ha insultado para denunciarla por ello. Aunque en esto casos quizás lo mejor que pueden hacer es ignorar los insultos y listo, ya que pueden empeorar la situación. Nunca golpear a una persona por haberlos insultado. Se supone que son profesionales que deben mantener la calma, pero parece mucho suponer. Si yo golpeó a alguien que me ha insultado, yo soy el que llevo todas las de perder. Parece que si eres policía no. El señor Pepín Blanco, tras primero decir que aquí no había pasado nada (debe ser que no tiene conexión a Internet o en el Ministerio tiene cortado Youtube) ahora dice que bueno, vale, vamos investigar un poco a ver si ha pasado algo, pero vamos, que seguro que no ha sido nada (debe ser que los vídeos los han debido hacer los de Weta Digital recreando policías virtuales golpeando gente). Y pese a que varios sindicatos de policía están de acuerdo en que se ven claramente extralimitaciones en los vídeos (menos mal, estos parecen tener ojos en la cara) seguramente se quedará en agua de borrajas, como tantas cosas en este país en el que vivimos, de sainete y pandereta, donde nadie dimite ni aunque se lo pongan de penitencia. Si acaso a alguno de los tarugos se le expedientará con una suspensión de una semana como mucho, cuando lo que deberían es expulsarlos directamente del Cuerpo Nacional de Policía, ya que han demostrado que no sirven para hacer su trabajo.

Pero esto es una simple muestra de la violencia inherente al ser humano que nos lleva acompañando desde el principio de los tiempos. Como la historia nos ha demostrado, puedes sacar al hombre de las cavernas, pero parece que no puedes sacar a las cavernas del hombre. No aprendemos a reprimir nuestros instintos violentos. No se puede evitar tenerlos, yo los tengo como cualquier hijo de vecino, pero hay que aprender a controlarse y no usar la violencia a las primeras de cambio, por muchas ganas que te den de sacudirle alguien. Y más si eres un representante de las Fuerzas de Seguridad del Estado, en este caso deberías dar ejemplo y no comportarte como un tarugo.

La violencia policial lleva ocurriendo desde que existe la policía, y seguramente continuará pasando, pero no por eso hay que dejar de denunciar hechos tan execrables.

Publicado por el 22 agosto, 2011 en Rajar por rajar | 2 comentarios

La pequeña gran historia del primer tren español

Siempre había creído que la primera línea de ferrocarril de España había sido la que unió (allá por 1848) Barcelona con Mataró. Creo recordar que eso era lo que ponía mi libro de texto en su momento y durante mucho tiempo tuve esta respuesta como infalible ante una típica pregunta de Trivial. Pero no es cierto, o, al menos, no del todo…

Uno de los principales impulsores de esta línea, que inauguraría el ferrocarril en territorio catalán, fue Miguel Biada. Comerciante, nacido en Mataró, fundaría la “Compañía del Camino de Hierro de Barcelona a Mataró y Viceversa”, que, con este extraño y rimbombante nombre que nos recuerda a la época de la fiebre de los inventos, ejecutó el proyecto para unir el pueblo natal de Biada con la capital catalana, que a la postre significó la primera línea ferroviaria en territorio peninsular, o, si acaso, dentro del territorio que hoy sigue bajo soberanía española.

fuente: hechosdehoy.com

Sin embargo, la determinación para llevar a cabo este gran proyecto nació en el comerciante catalán unos cuantos años antes, en la entonces colonia española de Cuba. Allí, el 19 de noviembre de 1837, se inauguraba la línea que unía por tren La Habana y Bejucal, dedicada fundamentalmente al transporte de mercancías desde la rica región agrícola de Güines hasta el puerto de la capital cubana, y Biada estaba presente. Desde entonces la idea de unir Barcelona con la localidad que le vio nacer no le abandonó. Lamentablemente no pudo ver su sueño cumplido, al fallecer poco antes de la finalización del proyecto.

Así pues, la línea cubana, aunque en territorios de Ultramar, se puede considerar la primera línea de ferrocarril española. Pero aún hay más…pues algunos expertos en la materia consideran que existe documentación que prueba que la primera línea ferroviaria de España se construyó en 1834 (tres años antes) en el pueblo asturiano de Arnao, para transportar carbón desde la mina hasta el mar. Ahí dejo la línea de investigación para los más ociosos.

A la línea Barcelona-Mataró le siguió la línea Madrid-Aranjuez en 1851, la primera línea de vía estrecha en Langreo (Asturias) un año después y , a continuación, un boom ferroviario en aquella España convulsa de espadones e industrialización, que se plasmó en más de 5000 kilómetros de vías en veinte años.
Hoy la alta velocidad marca el ritmo de los nuevos tiempos, pero Biada y muchos otros entusiastas de su época fueron los auténticos pioneros.

Miguel Biada (fuente:biada.com)

Publicado por el 28 julio, 2011 en Historia olvidada | Lee el primer comentario