Vive la Historia. La Gran Armada: defensa a contrarreloj.

Ambientación sonora:

 

“Apenas oso escribir a Su Señoría sobre las magnas fuerzas que oímos que el rey de España tiene fuera, en el Canal. En Inglaterra hay que hacer grandes preparativos, sobre todo por mar. Deténgasele ahora y deténgasele para siempre”

Sir Francis Drake a Francis Walsingham, secretario principal de la reina Isabel.(1587)

Ante la amenaza española, Isabel no disponía de un ejercito considerable, experimentado ni bien armado. Muchas de las estructuras defensivas del país estaban en mal estado y las arcas del reino casi vacías. Si los temibles tercios españoles ponían pie en suelo inglés, las posibilidades de detenerlos en su camino hacia Londres se antojaban escasas. Sin embargo la reina podía contar con una buena fuerza naval, no excesivamente grande, pero bien equipada y con almirantes experimentados. Y sabía que esa sería su gran baza.

1588 tendría dos eclipses lunares y los más pesimistas de la corte predecían oscuros presagios. En Holanda las tropas de Alejandro Farnesio habían castigado duramente al cuerpo expedicionario inglés y habían ganado el puerto de Esclusa, de aguas profundas, para los intereses de la corona hispánica. A pesar de los negros augurios y de la palpable fortaleza del enemigo, Isabel era consciente de que no había tiempo que perder: se necesitaba armar y adiestrar milicias, fabricar cañones, hacer acopio de pólvora y fortificar las playas y los principales núcleos costeros. En España y Portugal el espionaje inglés trabajaba sin cesar y conseguía colarse en la propia casa del comandante de la Armada española. Los españoles se estaban preparando, pero ¿cuándo atacarían? Y… ¿dónde? ¿Essex? ¿Kent? ¿Sussex? Cualquier punto de la costa del Canal podría ser el objetivo. Se definió un protocolo para encender el sistema de almenaras costeras que con sus grandes hogueras permitirían, junto con el tañido de las campanas de las iglesias, llevar la noticia del avistamiento de la flota española por todo el país. El nerviosismo se extendía y el tiempo apremiaba: cualquier cosa podía ser de ayuda en la defensa, cualquier día podría llegar el invasor.

Pero mientras Inglaterra se preparaba en tierra, su flota no se iba a quedar de brazos cruzados y, haciendo bueno el dicho de que no hay mejor defensa que un buen ataque, puso rumbo a Cádiz, en un intento de desbaratar o retrasar los planes navales españoles con un ataque relámpago. Al frente de la armada inglesa se encontraba Sir Francis Drake, el afamado corsario, viejo conocido de los españoles, por quienes profesaba un odio atroz desde que fuera derrotado y obligado a huir con el rabo entre las piernas en un ataque sorpresa en San Juan de Ulúa (México). Aún se vería la caras con sus eternos enemigos en unas cuantas ocasiones más.

Continuará…

Publicado por el 12 marzo, 2015 en Historia olvidada, Monografías | Se el primero en comentar

Vive la Historia. La Gran Armada: Vientos de guerra

Ambientación sonora:

“No puedo sino advertir a Vuestra Majestad que se prepare, en todos los campos, para lo peor. Disponga de inmediato de una armada muy poderosa para defender el mar y consiga, por medio de sus súbditos, contar con una reserva de dinero, que es el pilar para sostenerlo todo”

Robert Dudley, conde de Leicester, a Isabel I (1587)

 

La tensión también iba en aumento fuera de las fronteras de Inglaterra. Las cancillerías europeas seguían con máxima atención el curso de los acontecimientos y la diplomacia trabajaba sin cesar, pero cada día que pasaba las posturas parecían alejarse más y los soberanos de Madrid y Londres empezaban a prepararse para una confrontación inevitable.

Isabel se había contagiado por el ambiente y, presa del temor y la desconfianza, ya creía que nada conseguiría evitar un ataque español sobre suelo inglés, por lo que no podía perder ni un segundo en preparar la defensa de su reino. Felipe era el rey más poderoso de su tiempo y en 1580 había anexionado Portugal y sus posesiones ultramarinas a los territorios de la Corona. La monarquía española, el primer imperio de dimensión planetaria, ostentaba la hegemonía militar en Europa y dominaba los mares y el comercio con el Nuevo Mundo. Inglaterra, una potencia emergente, veía amenazada su propia seguridad, lo que le llevó a intensificar su apoyo a los rebeldes holandeses y también ahora a los portugueses, todo ello en contra de los intereses de España. Los corsarios ingleses, con el beneplácito de la reina Isabel, atacaban a los convoys españoles que transportaban todo tipo de mercancías desde las Indias, al mismo tiempo que intentaban saquear las ciudades americanas.

Ejecución de María Estuardo

Ejecución de Maria Estuardo

El rey de España, desde siempre prudente y receloso de un enfrentamiento a gran escala contra Inglaterra, veía como se le acumulaban los motivos para pasar a la ofensiva. En el plano religioso, la persecución de papistas en el reino inglés era cada vez más descarada. A inicios de 1587, María Estuardo, la que fuera Reina de Escocia, cautiva de la reina Tudor, fue ejecutada, acusada de traición contra Isabel. Vestida de rojo y aferrándose a su catolicismo, María murió como una mártir. Parecía la afrenta definitiva para el monarca español, que sentía también la presión del orbe católico para que fuera en rescate de la verdadera fe en la isla antes de que ésta cayera para siempre en manos de los herejes. Felipe comenzó a consultar a sus mandos militares acerca de las necesidades para la invasión.

A un lado y otro del mar todos caminaban ya hacia la guerra.

Continuará…

Publicado por el 5 marzo, 2015 en Historia olvidada, Monografías | Se el primero en comentar

Armada Invencible y Contraarmada. Dos miradas a dos fracasos (II)

Tras la retirada de la Armada española y el fracaso del intento de Felipe II de someter a Inglaterra, los ingleses se vieron en la necesidad de aprovechar el momento de debilidad español. Pensaron que de lo contrario perderían la iniciativa y darían tiempo a que España reconstruyera su flota (aún muy importante), aprendiera de sus errores y volviese a intentar la invasión, teniendo en cuenta además que los poderosos e invictos tercios de Flandes seguían intactos.

Por otro lado, el esfuerzo económico necesario para defenderse del ataque de la Armada había dejado al reino de Isabel al borde de la bancarrota. Ante esta situación los consejeros de la reina le propusieron atacar y apresar el convoy anual que, procedente de América, trasladaba oro y plata a España. Con este robo podría podría matar dos pájaros de un tiro: ayudaría a sanear sus cuentas y debilitaría la capacidad de recuperación española.

Uniendo todos los objetivos, John Norris ideó una expedición para ejecutar un triple plan:

  1. Destruir los barcos de la Armada que estaban en reparación en los puertos de la costa cantábrica.
  2. Tomar Lisboa, provocar una rebelión en Portugal para emancipar al país de la Corona española y hacer subir al trono luso a Antonio de Crato, que viajaría en la expedición. A cambio Portugal concedería diversos privilegios a Inglaterra, convirtiéndose en un satélite de Londres.
  3. Invadir las Azores y capturar la flota de Indias, lo cual daría a la flota inglesa una importante proyección en la lucha por el Atlántico.

En abril de 1589, mientras en España se recibían informes del espionaje en Londres acerca de que una operación militar se movía en Inglaterra (y Portugal podría ser el objetivo), la expedición, compuesta por más de 140 barcos (numéricamente superior a la “Armada Invencible”) y más de 20.000 hombres partió desde Plymouth comandada por el propio Norris y Francis Drake, el célebre corsario inglés. El primer objetivo era Santander.

Sin embargo, Drake, alegando vientos contrarios, decide no seguir las órdenes y desvía la flota hacia La Coruña. No se sabe si su ego, queriendo repetir la hazaña de Cádiz, le impulsó a dirigirse a la ciudad gallega o si pudo dar por ciertos algunos rumores que circulaban acerca de que una gran cantidad de barcos con pertrechos para el ejército español y abundantes riquezas se concentraban en el puerto coruñés.

Francis Drake

Francis Drake

El 4 de mayo el fuego ardía en la Torre de Hércules avisando de la presencia de la formidable escuadra inglesa. Los seis barcos españoles que se encontraban en el puerto, encabezados por el galeón San Juan, y las baterías del fuerte de San Antón, cañonearon a los ingleses, intentando mantenerlos alejados, pero ante la enorme superioridad numérica de los atacantes los soldados españoles decidieron incendiar el San Juan y refugiar el resto de barcos en Betanzos. Tras esto los ingleses desembarcaron más de 7.000 soldados y tomaron sin mucha dificultad la zona baja de la ciudad, causando centenares de muertos, muchos de ellos civiles.

La Coruña parecía próxima a caer, así que las tropas inglesas comenzaron el asalto de la parte alta de la ciudad. Sin embargo se estrellaron una y otra vez durante varios días contra las murallas y la resistencia a ultranza de la guarnición coruñesa y de la población civil. Durante esta lucha surgió la figura de la heroína María Pita, que personifica la determinación de los coruñeses en la defensa contra el invasor. Según los relatos de los sucesos, María, que había perdido a su marido durante la lucha, atravesó con una pica al alférez que, encaramado en la muralla, dirigía el asalto inglés, y con este hecho enardeció a los defensores y desmoralizó a los atacantes.

Estatua de María Pita en La Coruña

Estatua de María Pita en La Coruña

Ante los rumores de la llegada de refuerzos españoles, las tropas inglesas decidieron reembarcar. Habían perdido más de 1.000 hombres y varios buques, apenas habían dañado a la Armada española y, aunque habían saqueado las zonas rurales, no habían conseguido tomar la ciudad. Además las enfermedades se empezaban a cebar en las tripulaciones y el revés sufrido en tierras gallegas había dejado tocada la moral de la tropa, comenzando las deserciones de centenares de hombres.

No haber atacado Santander, primero, y no haber conseguido controlar La Coruña, después, fueron posiblemente dos graves errores tácticos. Mientras la reina Isabel montaba en cólera al recibir las primeras noticias de lo sucedido, Drake y Norris decidían continuar la expedición. Próximo objetivo: Lisboa.

Publicado por el 10 febrero, 2014 en Historia olvidada, Sin categoría | Lee el primer comentario

Armada Invencible y Contraarmada. Dos miradas a dos fracasos (I)

“Apenas se podía ver el mar…Los mástiles y las jarcias, las altas popas y proas, eran tan grandes en altura y número que dominaban todo el concurso naval causando horror mezclado con maravilla.” (Un testigo ante la vista de la Grande Armada desde un barco inglés, 1588)

Si hiciéramos una rápida encuesta a pie de calle acerca de conocimientos sobre Historia, seguramente la gran mayoría de encuestados diría conocer los sucesos de la Armada Invencible y los resumiría en una estrepitosa derrota de una gran flota española que fracasó en el intento de someter a Inglaterra, propósito imposible que perseguía Felipe II.Y también seguramente una gran mayoría de los mismos encuestados desconocería por completo qué fue la Contraarmada o apenas podría decir nada sobre ella. Los resultados del estudio probablemente serían parecidos en España y en Inglaterra, aunque pueda parecer sorprendente que se mire con el mismo ángulo desde dos puntos distintos.

Estas dos historias guardan ciertas semejanzas en su desarrollo y resultado, pero notables diferencias en la percepción general que se tiene sobre ellas. La primera, la de la debacle naval española, se puede enriquecer con algunas matizaciones. La segunda, directamente, es una historia casi olvidada.

Antes que nada, un poco de contexto. Estos hechos se enmarcan dentro de la guerra anglo-española que se desarrolló entre 1585 y 1604 y que, como casi todas las guerras, está motivada por diversos factores, fundamentalmente tres:

Felipe II de España

  • Políticos. Felipe II era el rey más poderoso de su tiempo. La monarquía española, el primer imperio de dimensión planetaria, ostentaba la hegemonía militar en Europa y dominaba los mares y el comercio con el Nuevo Mundo. Inglaterra, una potencia emergente, veía amenazada su propia seguridad, lo que le llevó a apoyar a los rebeldes holandeses y portugueses (Portugal había sido anexionado a la Corona española en 1580), en contra de los intereses de España.
  • Económicos. Los corsarios ingleses, con el beneplácito de la reina Isabel I Tudor (hija de Enrique VIII y Ana Bolena), atacaban a los convoys españoles que transportaban todo tipo de mercancías desde las Indias, e intentaban saquear las ciudades americanas.
  • Religiosos. En Inglaterra se imponía en aquel momento el protestantismo y se perseguía a los católicos, siendo muchos de ellos ejecutados por no abrazar la nueva fe. Por todo ello la reina de Inglaterra había sido excomulgada por el Papa.

Ante esta situación, Felipe II, el llamado Rey Prudente, puso en marcha lo que bautizó como la “Empresa de Inglaterra”, cuyo objetivo final no era otro que la invasión de la “Pérfida Albión” y la expulsión del trono de la pelirroja y anticatólica reina Isabel. El plan en sí era sencillo: una gran flota al mando del almirante Álvaro de Bazán, Marqués de Santa Cruz, héroe de Lepanto y Terceira, partiría desde España, se enfrentaría a la escuadra inglesa y haría posible que los tercios de Flandes, al mando de Alejandro Farnesio, Duque de Parma, cruzaran el Canal de la Mancha y desembarcasen cerca de Londres, para ocupar rápidamente la capital inglesa.

Isabel I de Inglaterra

El plan sufrió sucesivas demoras y un gran imprevisto: poco antes del inicio de las operaciones Álvaro de Bazán, quizá el mejor Almirante que ha tenido España, murió, siendo reemplazado en el mando por Alonso Pérez de Guzmán, Duque de Medina Sidonia, mucho menos experimentado en las lides del mar. Finalmente, en el verano de 1588, la Armada, con unos 130 barcos y casi 2.500 cañones, zarpaba hacia su objetivo. En Flandes esperaban los casi 30.000 efectivos del Duque de Parma, pero la práctica distó mucho de la teoría, y aquellos tercios nunca pondrían el pie en suelo inglés.

El plan se frustró, la flota española fue empujada por los ingleses, las corrientes y los vientos fuera del Canal de la Mancha, y trató de regresar a España bordeando Gran Bretaña por el norte. No hubo desembarco y miles de hombres no volvieron jamás, dejando su vida en las costas de Escocia e Irlanda y en el frío mar. Este es el resumen de la historia, pero cabe hacer ciertas precisiones:

  • El apelativo de “Invencible” referido a la flota española se lo dieron los ingleses para magnificar los hechos y a modo de irónica burla. En España la flota era conocida como la “Grande y Felicísima Armada”.
  • A pesar de la gravedad de las pérdidas de la escuadra española (en su mayoría debidas al naufragio de barcos en las costas del archipiélago británico a causa de los fuertes temporales), casi tres cuartas partes de la Armada regresó a puertos españoles.
  • Se trató de una batalla dentro de una guerra que duró casi 20 años. La guerra finalizó con el Tratado de Londres (1604), siendo la mayoría de las condiciones de paz favorables a España: a cambio de renunciar a restaurar el catolicismo en Inglaterra, obtenía la apertura del Canal de la Mancha a sus barcos, el cese de los ataques corsarios ingleses y el fin del apoyo inglés a los rebeldes flamencos.
  • Aunque no sufrieron muchas bajas en combate, se cree que los ingleses perdieron entre 8.000 y 10.000 hombres debido a epidemias de tifus y disentería que se declararon en sus barcos.
  • Las condiciones meteorológicas adversas, las deficiencias en los barcos españoles y en la gestión de los víveres para la expedición y la falta de coordinación entre la flota dirigida por el duque de Medina Sidonia y las tropas del Duque de Parma, junto con la pericia de la flota inglesa, la mayor maniobrabilidad de sus barcos y su mejor conocimiento de las aguas de la zona dieron al traste con los planes de invasión. Dado el cúmulo de circunstancias y decisiones que convergieron en aquellos días nunca sabremos qué distancia separó lo que pasó de lo que pudo pasar. Ni qué habría pasado si la fuerzas de tierra españolas hubieran llegado a desembarcar, pero parece bastante improbable que las tropas inglesas hubieran podido resistir en tierra firme ante la que por entonces era la mejor infantería del mundo. Pero esto ya se sale del terreno de la Historia para entrar en el de la ucronía…

Tras la victoria, la reina de Inglaterra se vio en condiciones de asestar un golpe decisivo al poder español, aprovechando la debilidad hispana en el mar: si pasaba a la ofensiva en ese momento acabaría con los restos de la Armada, daría un importante paso hacia el dominio del Atlántico y podría atacar el mismo corazón del Imperio. Aquí empieza la parte más desconocida de esta doble historia, y tampoco será el relato de una empresa exitosa.

La Armada española en las costas de Inglaterra

Publicado por el 20 enero, 2014 en Historia olvidada | Lee el primer comentario

España, cinco años después: violencia de género.

En nuestro “análisis googlero” de hace un lustro España lideraba en un aspecto concreto de la denominada violencia de género. Este dato en 2008 se refería específicamente a las muertes tras la separación. A la hora de analizar cuál es la situación cinco años después nos hemos encontrado bastante dificultad para acceder a datos públicos comparativos (y actualizados) a nivel europeo, en general en cuanto a violencia de género y en particular en el caso concreto que se comentaba en el artículo de antaño. No son mayoría los países que disponen de estos datos y los difunden. Lo que sí parece cierto es que, en cuanto a las cifras de muertes a manos de la pareja, España está por debajo de la media europea.

En los últimos años parece evidente que ha aumentado la sensibilidad social ante este problema y, al mismo tiempo, se han acometido proyectos legislativos en este ámbito. A finales de 2004 se promulgó la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de género, con el objetivo que se expresa en el primer artículo de la misma:

“La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia.”

Yendo a los números…si analizamos los datos que proporciona el Instituto de la Mujer, dependiente del Ministerio de Sanidad, en cuanto a víctimas mortales por violencia de género, podemos ver que en el periodo 2008-2012 (incluidos) se registraron 318 fallecimientos, mientras que en el quinquenio anterior (2003-2007) esta cifra fue de 340 muertes. De modo que, para este dato en concreto, se puede observar una disminución del 6,47%.
Si comparamos sin embargo los datos anteriores y posteriores a la aprobación de la mencionada ley, siempre a partir de la misma fuente, y con datos disponibles desde 1999, se puede ver que la media de muertes anuales en el periodo anterior a la promulgación de la ley fue de 60,66, mientras que en el periodo posterior fue de 64,37. En este caso, no parece que la situación haya mejorado tras la aprobación de la ley, al menos en cifras absolutas.

En cuanto al número de denuncias por violencia de género, según los últimos datos presentados por el Observatorio contra la violencia doméstica y de género, integrado en el Consejo General de Poder Judicial, se ha producido un descenso del 9,55% respecto a 2008, aunque la desigualdad que caracteriza a España en tantas cosas también se refleja en estos datos, en los que se puede ver cómo la incidencia de este tipo de delitos en el extremo sur y la costa levantina es mayor que en el norte del país.

Denuncias violencia de género España

Número de denuncias por violencia de género en España (2008-2012). Fuente: Consejo General del Poder Judicial (www.poderjudicial.es)

Por otra parte, reseñar que el dato del número de denuncias tampoco puede ser analizado como bueno o malo en sí, ni indica realmente el número de sucesos de violencia de género que se producen en una sociedad.

Y, para finalizar, otro aspecto que se está oyendo últimamente tiene que ver con el repunte de la violencia de género entre los más jóvenes, y particularmente entre los adolescentes. En este sentido, si comparamos los datos que ofrece el Observatorio en cuanto al número de menores enjuiciados cada año, podemos observar que se ha pasado de 113 en 2008 a 144 el pasado año 2012, lo que representa un aumento del 27,4%. Los datos del primer semestre de 2013 y de los últimos años parecen confirmar esta reciente tendencia al alza.

Publicado por el 7 noviembre, 2013 en Actualidad | Lee el primer comentario

España, cinco años después: donación de órganos.

Uno de los rankings en los que España no ha variado su posición desde nuestros análisis de hace cinco años es el de donación y trasplantes de órganos: mantenemos la medalla de oro.

España lleva más de 20 años liderando en esta faceta, en la que, sin duda, puede decir que es de forma clara la primera potencia mundial. En los últimos cinco años, a pesar del descenso  del año 2010 y de una leve bajada este último año, el número de donantes ha aumentado. En 2012, de acuerdo con los datos de la Organización Nacional de Trasplantes, dependiente del Ministerio de Sanidad, se registraron en España 1643 donantes reales de órganos sólidos. En términos relativos, esto supone un ratio de 34,8 donantes por cada millón de habitantes, muy por encima de la media europea, que se sitúa en 19.

Número de donantes y tasa de donación: 1993-2012

Número de donantes y tasa de donación en España: 1993-2012. Fuente: Organización Nacional de Trasplantes (www.ont.es)

El informe detallado correspondiente a 2012 se puede encontrar en este enlace: informe ONT, mientras que para ver datos referentes al resto de países europeos (en 2011), se puede consultar este informe de la Comisión Europea.

Este liderazgo ha sido posible gracias al denominado “modelo español”, recomendado por la OMS y que se basa en un enfoque global, en el que los aspectos médicos pesan tanto como los legales y económicos. Coordinación a todos los niveles, programas de calidad y auditoría, formación continuada del personal y un gran trabajo de comunicación son algunos de los ingredientes para el éxito del modelo, sin olvidar la existencia de una legislación adecuada, que en el caso de España se basa en un método “opt-out”. Según este enfoque se considera que existe un presunto consentimiento en el sentido de que si el fallecido no ha indicado en vida que rechaza ser donante, se le puede considerar a apto para poder donar, pero matizado en el caso español por el hecho de que la última decisión la toma la familia del difunto.

El modelo español tiene una serie de requisitos de aplicación, fundamentalmente la implantación de un Sistema Nacional de Salud universal, la disposición de unos medios económicos mínimos y la existencia de un número elevado de profesionales sanitarios. Hasta ahora la crisis económica y las políticas que se están llevando a cabo en los últimos años no parecen haber incidido en el desarrollo de las donaciones y trasplantes en España, aunque está por ver qué puede ocurrir en un futuro.

Publicado por el 28 octubre, 2013 en Actualidad | Lee el primer comentario

Las otras medallas de España…cinco años después.

El 23 de agosto de 2008, un día en el que los periódicos abrían con las últimas medallas de oro para España en los Juegos Olímpicos de Pekín, elaboramos para el blog, sobre la marcha y de modo informal, un medallero alternativo en el que mostrar en qué “disciplinas”, no sólo deportivas, el país se situaba a la cabeza. Y, ya que estábamos, también recopilamos aquellas cosas en las que estábamos a la cola.

Desde entonces hemos visto ya cinco bajadas de la bola del reloj de la Puerta del Sol y cinco primaveras de El Corte Inglés y, llegados al día de hoy, nos hemos preguntado en qué habría cambiado ese cuadro de medallas tras un lustro de crisis, ahora que el futuro ya no es lo que era.

Medals Medallas

Así que hemos vuelto a hacer el experimento. El acercamiento que se ha utilizado, como en aquel momento, no es excesivamente riguroso y se basa fundamentalmente en el método “lo que dice Google”. Lo que hemos hecho básicamente es analizar los resultados que el buscador de Mountain View arroja ante frases como “España ocupa el primer puesto…”, “España, líder mundial…”, “España, a la cabeza…” y también, en el otro lado de la balanza, ante otras composiciones como “España, a la cola…”, “España ocupa el último puesto…”, “España ocupa el último lugar…”

Los resultados, entonces y ahora, fueron y son los siguientes:

En 2008
España, primer puesto, campeona y medalla de oro…

  • en el mundo en transplantes y donación de órganos
  • en Europa en turismo sostenible
  • en Europa en muertes tras la separación (violencia de género)
  • en Europa en extensión de viñedos
  • en el mundo en descargas de música por Internet
  • en Europa en tasa de desempleo
  • en el mundo en energía eólica
  • en el mundo en propagación de rumores por Internet
  • en el mundo en playas de calidad
  • en Europa en intervenciones de cirugía estética
  • en Europa en emisión de phishing (correos fraudulentos)
  • en Europa en nuevos casos de sida
  • en Europa en contaminación por el humo del tabaco
  • en Europa en horas lectivas y fracaso académico

España, último puesto…

  • de la OCDE en inserción laboral
  • de Europa en porcentaje del PIB dedicado a la familia
  • de Europa número total de horas trabajadas por la población en edad de trabajar y capacitada para ello
  • de Europa en atención psiquiátrica infantil
  • de Europa en porcentaje de viviendas de alquiler
  • de Europa en conciliación de la vida familiar y laboral
  • de Europa en subsidios a jóvenes parados
  • de Europa en productividad
  • de Europa en gasto social
  • de Europa en consumo de productos ecológicos

España, a la cola…

  • de Europa en atención al paciente (sanidad)
  • del mundo en patentes de descubrimientos/inventos
  • de Europa en innovación
  • de Europa en acceso ADSL
  • de Europa en el empleo de personas con discapacidad

En 2013

Primer puesto…

En el grupo de cabeza…

Último lugar…

A la cola…

Si hacemos una comparación rápida, podemos ver que hay aspectos en los que repetimos puesto, otros en los que dejamos de liderar (por arriba o por abajo) y medallas nuevas. ¿A qué puede deberse? Muchas cosas han cambiado en estos cinco años y seguramente tienen algo que ver. El análisis, en próximos artículos…

Publicado por el 24 octubre, 2013 en Actualidad | 2 comentarios

Un metro de Historia: Pacífico

Antes de ceder el paso a Pedro Bosch para que salte sobre las vías de tren y se dirija hacia Méndez Álvaro, Doctor Esquerdo se cruza con la Avenida Ciudad de Barcelona, y allí es donde nos encontramos con la estación de metro de Pacífico, parada de las líneas 1 y 6 del suburbano capitalino. Posiblemente poca gente sepa que su nombre no sólo hace referencia al océano homónimo, sino que también recuerda un hecho poco conocido del siglo XIX español: la Guerra del Pacífico. Más concretamente, la estación recibe su nombre por la Avenida del Pacífico, llamada así en recuerdo de las expediciones de la Armada en aquellas aguas, la cual ha pasado a denominarse actualmente Avenida Ciudad de Barcelona.

Logo Metro Madrid

Allá por el año 1865, poco después de la finalización de la guerra de secesión norteamericana, España se embarcaba en Sudamérica en una contienda naval en las costas de Chile y Perú. Unos meses antes, estando por aquellas latitudes, con fines científicos y diplomáticos, una escuadra española, formada por las fragatas Triunfo y Resolución, la corbeta Vencedora y la goleta Covadonga, se desencadenó una crisis entre los gobiernos de España y Perú, a cuenta del asesinato de españoles en una hacienda peruana (el denominado “incidente de Talambo”), a raíz de la cual, el almirante Luis Hernández Pinzón (descendiente de los Pinzones que descubrieron América) dirigió la ocupación de las peruanas islas Chincha por parte de tropas españolas. Este archipiélago era muy rico en guano, que, por si alguien no ha visto a Ace Ventura en África y se está preguntando lo que es, diremos que se trata básicamente de excremento de aves o murciélagos, apreciado como fertilizante, y muy importante para las exportaciones peruanas de la época.

Después de este suceso, y tras la llegada del almirante Pareja como sustituto de Pinzón al mando de la Escuadra del Pacífico, las negociaciones entre España y Perú finalizaron con un acuerdo que establecía la retirada de los españoles a cambio del pago de una indemnización de guerra. Sin embargo, el golpe de estado acaecido en Perú y la negativa de Chile a abastecer a los buques españoles precipitaron los acontecimientos hacia una guerra entre España y los dos países sudamericanos, a la que más tarde se sumarían, también en contra de España, aunque de modo casi testimonial, Bolivia y Ecuador.

La Guerra del Pacífico, vista desde España como una expedición de castigo, se podría resumir en cuatro acciones bélicas y una frase. En lo referente a los hechos de armas, el primer acto digno de mención se produjo cuando la flota española fue sorprendida por la escuadra chilena en Papudo, combate en el que la Covadonga resultó apresada. Este fracaso llevó al almirante Pareja a suicidarse, siendo sustituido al mando por el gallego Casto Méndez Núñez. Posteriormente, la escuadra española, reforzada con nuevos navíos procedentes de la península, localizó a la flota sudamericana en la ensenada de Abtao, aunque los barcos chilenos y peruanos no salieron a mar abierto a entablar un combate directo.
El tercer capítulo de la guerra nos lleva al bombardeo de la ciudad chilena de Valparaíso por parte de la flota española, acción muy criticada internacionalmente, ya que, aunque el almirante español avisó con mucha antelación de sus intenciones y permitió la evacuación de toda la población civil, este ataque se llevo a cabo contra un puerto indefenso. Este bombardeo provocó un notable malestar en las propias filas españolas, poco orgullosas de su acción, y, probablemente para enmendar estos hechos y lavar la imagen de la Armada Española, Méndez Núñez dirigió la escuadra hacia el Puerto del Callao, posiblemente el mejor defendido de Sudamérica. La flota española, encabezada ya por la fragata blindada Numancia (primer navío acorazado que dio la vuelta al mundo), causó grandes daños en las defensas peruanas del Callao, que se consideraban por aquel entonces casi inexpugnables, en un combate en el que el propio Méndez Núñez resultó herido. Tras esto, la escuadra española fondeó en puertos de Brasil y Uruguay y la guerra acabó terminando con la firma de tratados de paz bilaterales. En España, el conflicto, cuyo costé ahondó la crisis económica y política del país, no ayudó a la monarquía isabelina, que acabaría cayendo con la Revolución Gloriosa de 1868.

Bombardeo de Valparaíso

Bombardeo de Valparaíso

Y nos queda la frase. Es de éstas que se han escuchado alguna vez pero no se sabe muy bien dónde. Aunque no está del todo claro el contexto en el que se pronunció la cita, se cree que, cuando Méndez Núñez iba a emprender el ataque a Valparaíso, las fuerzas navales de Gran Bretaña y Estados Unidos le amenazaron con intervenir en el caso de que éste se realizara. A lo que dicen que el almirante español contestó eso de “Más vale honra sin barcos que barcos sin honra”. Sin duda muy hispano y quijotesco. Nortemericanos y británicos se abstuvieron de intervenir finalmente.

Fragata blindada Numancia

Fragata blindada Numancia

Hoy en día Numancia y Méndez Núñez son dos fragatas de la Armada Española, de las clases F-80 y F-100 respectivamente, el Puerto del Callao es el principal de Perú en cuanto a tráfico naval, y allí donde Doctor Esquerdo se cruza con la Avenida Ciudad de Barcelona, una estación madrileña con nombre de océano recuerda una guerra lejana e inútil, de la que a duras penas pervive una frase.

Publicado por el 3 junio, 2013 en Historia olvidada | Lee el primer comentario

Un Metro de Historia: Núñez de Balboa

Caminando por el madrileño distrito de Salamanca, divisando ya el cruce con Juan Bravo, podemos encontrar unos dulces que, aun bautizados con gentilicio ruso, pertenecen sin embargo al patrimonio de la confitería ovetense. Conviene decir, como consejo del día, para quien nunca haya probado un moscovita, que son un éxito asegurado entre propios y extraños. Nostros, que los hemos paladeado, no nos podremos resistir. Bien sabido es que lo primero es reconocer la natural debilidad frente a los placeres mundanos y azucarados. Hecho lo cual (el reconocimiento y la dulce adquisición), para transportar tan exquisita carga podremos acceder al metro sólo unos metros más allá (valga la redundancia) Estaremos descendiendo a la estación de Núñez de Balboa (de las líneas 5 y 9)

Los dulces eran por aquí distintos, y a buen seguro menos chocolateados, cuando Vasco Núñez de Balboa vino al mundo, en 1475, en la localidad extremeña de Jerez de los Caballeros. La información sobre su ascendencia familiar y sus primeros años es escasa, pero la Historia lo sitúa en 1501 explorando la costa caribeña, inmerso en la ibérica fiebre descubridora del momento. Con las ganancias obtenidas compró tierras en la isla de La Española (actual Santo Domingo), donde pasará unos cuantos años , hasta que sus muchas deudas le empujan a huir y unirse como polizón a la expedición que, encabezada por Martín Fernández de Enciso, se dirigía a tierras continentales. Sus conocimientos de la región le salvaron, tras ser descubierto, de ser empujado a una muerte segura, abandonado en algún islote.
Ya en el continente su carisma va haciéndole un nombre entre los españoles y, en 1510, tras la victoria sobre el cacique indígena Cémaco, fundará el que quizá haya sido el primer establecimiento europeo permanente en tierras continentales americanas: Santa María la Antigua del Darién. Aquí empieza la escalada del conquistador, que luego se convertiría en caída. Tras forzar la destitución del déspota Fernández de Enciso, Núñez de Balboa se convirtió en alcalde de la floreciente Santa María, para después deshacerse, en circunstancias poco claras, del entonces gobernador de la región, Nicuesa, alcanzando así el cargo de gobernador de Veragua.
Comienza entonces la conquista del istmo de Panamá, durante la cual oirá por primera vez entre los indígenas historias acerca de otro mar y de un rico reino situado al sur . Dispuesto a comprobar por sí mismo estos relatos, Balboa organizó una expedición desde Santa María y, el 25 de septiembre de 1513, a la cabeza de un puñado de españoles divisó en el horizonte ese “otro mar”, que bautizó como el Mar del Sur. Acababa de descubrir el mayor océano de la Tierra, el océano Pacífico (nombre acuñado unos años después por Magallanes durante su intento de circunnavegación del mundo) Cuatro días después del avistamiento, el día de San Miguel, bañados por las aguas del nuevo mar, los españoles “tomaban posesión” de la vasta extensión de agua, nueva a sus ojos, en nombre de sus soberanos. En este 2013 se cumple el quinto centenario de este descubrimiento y Panamá, hoy centro clave de las comunicaciones marítimas del mundo, lo celebra con diversos actos e iniciativas.

Fuente: Wikipedia (http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/a/aa/La_palma%2C_Dari%C3%A9n.jpg)

El Pacífico visto desde la región del Darién, Panamá (Fuente:Wikipedia)

Tras este hito histórico, Núñez de Balboa se encontró con la llegada de un nuevo enviado real, Pedro Arias de Ávila, cuya autoridad tuvo que acatar. Sin embargo, la ambición conquistadora de Vasco no se frenaría en ningún modo, llevando a cabo expediciones tanto consentidas como no consentidas, y descubriendo, entre otros lugares, el Archipiélago de las Perlas, donde se hallaría la “Perla Peregrina”, una de las más fabulosas joyas de la Historia, que, tras pasar por las manos de Felipe II y otros reyes y reinas de España, fue robada y llevada a Estados Unidos por José Bonaparte, atavió el cuello de Liz Taylor y se vendió hace poco más de un año por 9 millones de euros.

Finalmente, la desobediencia de Balboa, las envidias, venganzas y luchas de poder terminarían llevándole al cadalso, acusado de traición a la Corona. Murió decapitado, y proclamando su inocencia, en el enero tropical de 1519. Nada se sabe de los restos del explorador, deudor, polizón, soldado, alcalde, gobernador, adelantado, descubridor y conquistador, que traicionado y/o traidor, y no ajeno a la codicia y la violencia de la Conquista, cambió los mapas del planeta.

Óleo representando a Vasco Núñez de Balboa (Museo Naval de Madrid)

El hombre que dirigió su arresto, extremeño como él, continuaría el sueño conquistador hacia el sur. Hacia ese sur bañado por un nuevo mar. Su nombre era Francisco Pizarro. Pero esa ya es otra historia.

Y, coincidencias de la Historia, Juan Bravo fue un cabecilla del movimiento comunero castellano y acabó sus días del mismo modo que nuestro protagonista de hoy, sólo dos años más tarde, aunque en un abril vallisoletano. Un final muy visto en nuestra historia. Hoy sus calles yacen juntas.

Publicado por el 6 febrero, 2013 en Historia olvidada | Lee el primer comentario

Torres Quevedo: un ejemplo en el país del “que inventen ellos”

El pasado 28 de diciembre, Google dedicaba su doodle diario a un gran inventor, destacado en diversos campos, español y , como se puede ver, conocido y apreciado fuera de nuestras fronteras, aunque posiblemente bastante desconocido en su propio país.

Compartiendo nombre con el genio florentino, Leonardo Torres Quevedo nació en la pequeña población de Santa Cruz de Iguña, Molledo (Cantabria) 160 años antes del citado día en que el buscador de Mountain View le dedicaría su portada. En 1876 finalizó sus estudios de Ingeniería de Caminos en Madrid y comenzó su labor profesional y su dedicación a la invención, mediante la que alcanzaría unos cuantos hitos reseñables.

En 1912 construiría El Ajedrecista, al que se le puede considerar el primer juego de ordenador (analógico). Un autómata que, usando electroimanes, disputaba una partida de un final de rey y torre contra un oponente humano, ganando siempre. La invención de Torres Quevedo, que, a diferencia El Turco, no tenía truco, causó sensación en la Feria de París de 1914 y una cobertura relevante en las publicaciones técnico-científicas de la época.

Los Reyes de España juegan a El Ajedrecista

Pero ya años antes había patentado el telekino, un dispositivo capaz de enviar órdenes de control a través de ondas hertzianas y que sentaría las bases de los modernos sistemas de control remoto, y le convertiría en un auténtico pionero en este campo, junto con Nikola Tesla, nada más y nada menos. El hecho de que el IEEE considere al telekino como un hito en la historia de la ingeniería mundial nos puede dar una idea de la importancia de este primigenio mando a distancia.

Las capacidades del ingeniero español no se limitarían a los artilugios experimentales, y buena prueba de ello son su diseño del transbordador sobre el río Niágara, en Estados Unidos, conocido como Spanish Aerocar y que, aún hoy, casi un siglo después, continúa en funcionamiento y es toda una atracción turística sobre las impresionantes cataratas, o la construcción, con ayuda de Alfredo Kindelán, del primer dirigible español en 1905.

Transbordador sobre el Niágara

Torres Quevedo fue además miembro de prestigiosas academias, como la de las Ciencias de París o la Real Academia Española de la Lengua, donde sustituyó a Benito Pérez Galdós y un gran defensor del esperanto como nuevo idioma internacional. También destacó en sus últimos años por una importante dedicación a la pedagogía y al estudio de cómo sus autómatas podían ayudar a los docentes y aportar nuevos recursos didácticos, patentando, entre otros, un puntero proyectable, antecesor de nuestros punteros láser actuales. Tampoco fue un hombre ajeno al devenir político y social de su tiempo, alistándose voluntario para luchar contra las tropas carlistas que cercaban Bilbao durante la Tercera Guerra Carlista o recibiendo el ofrecimiento para ser ministro de Fomento, que finalmente rechazó.

Leonardo Torres Quevedo

Actualmente, un museo dedicado a su figura y obra, que expone algunas de sus máquinas e inventos, se puede visitar en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos de la Universidad Politécnica de Madrid y una fundación con su nombre está en funcionamiento en el seno de la Universidad de Cantabria con la intención de apoyar la investigación científica y técnica.

Y, si os estáis preguntando qué pinta la vaca montada en el transbordador en el doodle, se trata de un entrañable guiño a los inicios, que los hubo. El primer teleférico que nuestro inventor construyó en su pequeño pueblo natal era de tracción animal (vacuna para más señas).

Publicado por el 10 enero, 2013 en Historia olvidada, Tecnología | 3 comentarios