Las otras medallas de España…cinco años después.

El 23 de agosto de 2008, un día en el que los periódicos abrían con las últimas medallas de oro para España en los Juegos Olímpicos de Pekín, elaboramos para el blog, sobre la marcha y de modo informal, un medallero alternativo en el que mostrar en qué “disciplinas”, no sólo deportivas, el país se situaba a la cabeza. Y, ya que estábamos, también recopilamos aquellas cosas en las que estábamos a la cola.

Desde entonces hemos visto ya cinco bajadas de la bola del reloj de la Puerta del Sol y cinco primaveras de El Corte Inglés y, llegados al día de hoy, nos hemos preguntado en qué habría cambiado ese cuadro de medallas tras un lustro de crisis, ahora que el futuro ya no es lo que era.

Medals Medallas

Así que hemos vuelto a hacer el experimento. El acercamiento que se ha utilizado, como en aquel momento, no es excesivamente riguroso y se basa fundamentalmente en el método “lo que dice Google”. Lo que hemos hecho básicamente es analizar los resultados que el buscador de Mountain View arroja ante frases como “España ocupa el primer puesto…”, “España, líder mundial…”, “España, a la cabeza…” y también, en el otro lado de la balanza, ante otras composiciones como “España, a la cola…”, “España ocupa el último puesto…”, “España ocupa el último lugar…”

Los resultados, entonces y ahora, fueron y son los siguientes:

En 2008
España, primer puesto, campeona y medalla de oro…

  • en el mundo en transplantes y donación de órganos
  • en Europa en turismo sostenible
  • en Europa en muertes tras la separación (violencia de género)
  • en Europa en extensión de viñedos
  • en el mundo en descargas de música por Internet
  • en Europa en tasa de desempleo
  • en el mundo en energía eólica
  • en el mundo en propagación de rumores por Internet
  • en el mundo en playas de calidad
  • en Europa en intervenciones de cirugía estética
  • en Europa en emisión de phishing (correos fraudulentos)
  • en Europa en nuevos casos de sida
  • en Europa en contaminación por el humo del tabaco
  • en Europa en horas lectivas y fracaso académico

España, último puesto…

  • de la OCDE en inserción laboral
  • de Europa en porcentaje del PIB dedicado a la familia
  • de Europa número total de horas trabajadas por la población en edad de trabajar y capacitada para ello
  • de Europa en atención psiquiátrica infantil
  • de Europa en porcentaje de viviendas de alquiler
  • de Europa en conciliación de la vida familiar y laboral
  • de Europa en subsidios a jóvenes parados
  • de Europa en productividad
  • de Europa en gasto social
  • de Europa en consumo de productos ecológicos

España, a la cola…

  • de Europa en atención al paciente (sanidad)
  • del mundo en patentes de descubrimientos/inventos
  • de Europa en innovación
  • de Europa en acceso ADSL
  • de Europa en el empleo de personas con discapacidad

En 2013

Primer puesto…

En el grupo de cabeza…

Último lugar…

A la cola…

Si hacemos una comparación rápida, podemos ver que hay aspectos en los que repetimos puesto, otros en los que dejamos de liderar (por arriba o por abajo) y medallas nuevas. ¿A qué puede deberse? Muchas cosas han cambiado en estos cinco años y seguramente tienen algo que ver. El análisis, en próximos artículos…

Publicado por el 24 octubre, 2013 en Actualidad | 2 comentarios

¿Vuelve la burbuja?

A lo largo de la Historia se han producido distintas burbujas económicas, desde la de los tulipanes en la Holanda del siglo XVII hasta la burbuja inmobiliaria que ha tenido lugar recientemente en España.
Es posible que la aparición de este fenómeno sea inherente al capitalismo y a los mecanismos económicos en los que se fundamenta su desarrollo y, probablemente, se podría decir que es inevitable en las sociedades humanas cuando se dan determinadas circunstancias: el establecimiento de expectativas ante el crecimiento económico de algún sector por la coyuntura social o los avances tecnológicos estimula las operaciones especulativas sustentadas por el optimismo imperante.

Ha pasado algo más de una década desde la célebre “burbuja de las puntocom” y cabe preguntarse si el fenómeno podría repetirse, en este caso con las nuevas compañías basadas en redes sociales (Facebook, Twitter o LinkedIn por citar algunos ejemplos)

Recientemente Goldman Sachs ha decidido invertir, junto con la rusa DST, 500 millones de dólares en Facebook, disparando la valoración de la red social liderada por Mark Zuckerberg hasta los 50.000 millones de dólares. Por su parte Twitter, con unos ingresos estimados de 45 millones de dólares, era tasada hace un par de meses en 10.000 millones y Groupon, empresa de cupones de descuento con poco más de dos años de existencia, que rechazó a finales del año pasado una oferta de compra de 6.000 millones realizada por Google, ha recibido una valoración de 25.000 millones de dólares hace poco más de un mes ¿Estamos ante una nueva burbuja?

Burbuja

Fuente: www.ison21.es

El escenario no es el mismo que se presentaba en el cambio de siglo. Por aquel entonces la bonanza económica y el apabullante desarrollo de la tecnología de Internet provocaron una evolución injustificable de los precios y valores bursátiles sustentada en la especulación (Terra fue nuestro mejor ejemplo patrio). No se hicieron estimaciones sobre el valor real de las empresas, las cuales, por su parte, carecían en muchos casos de planes de negocio sólidos. Muchos inversores pecaron de ignorancia y falta de realismo y algunos otros de irresponsabilidad, mientras los medios de comunicación contribuían a inflar la burbuja y cualquier persona “jugaba” en el Nasdaq.

Quienes consideran que no se podrá repetir la debacle de las “puntocom” se fijan en que el panorama económico, marcado por la lenta recuperación de la crisis, dibuja un contexto diferente y argumentan además que la valoración de las nuevas empresas de internet utiliza criterios más tangibles, como la enorme base de usuarios existente y la probada efectividad de la publicidad y la recomendación en estas plataformas, que supone una nueva era para el marketing. A esto habría que unir que, si se ha aprendido alguna lección del pasado, las regulaciones deberían ser más estrictas en las operaciones que están por llegar.

Sin embargo parece que en los círculos de inversores privados, las inversiones en los nuevos negocios basados en redes sociales están causando furor y es posible que éstas se estén haciendo demasiado alegremente, al calor de las altas valoraciones de las compañías, centradas en el potencial a futuro. Las previsibles salidas a bolsa a corto plazo (LinkedIn y Groupon probablemente lo harán este año) estarán envueltas en incertidumbre.

Red social

Fuente: askjameshannan.com

A día de hoy, más allá de la cinematográfica Facebook y del pájaro azul de los 140 caracteres, la cantidad de aplicaciones sociales es muy elevada y las valoraciones de éstas no paran de subir: Zynga, creadores del fenómeno Farmville, se valora por encima de los 5.500 millones de dólares, a LinkedIn se le adjudica un valor superior a los 2.000 millones, y la valoración de Quora, Foursquare, Tumblr y otras sigue creciendo.

En esta situación, ¿se está dando al criterio de número de usuarios la importancia real que tiene o se está sobrevalorando? ¿Justifican las posibles capacidades de marketing de las redes sociales el potencial que se les adjudica? ¿Se puede repetir la historia?

En este interesante artículo un “superviviente” de la caída de las puntocom nos deja su receta para el futuro: creatividad + humildad. Tomemos nota.

Publicado por el 20 abril, 2011 en Tecnología | 4 comentarios