Ciudades del pasado

Desde el principio de la historia, tras el paso de cazador-recolector nómada a agricultor-ganadero sedentario, el hombre, como buen animal social, comenzó a construir las primeras poblaciones urbanas que evolucionaron a lo largo de los siglos hasta las megaciudades de hoy en día. Si hace unas semanas hablábamos de las ciudades del futuro, hoy vamos a volver la vista hacia atrás y visitaremos tres ciudades de nuestro pasado que destacaron por su singularidad.

En nuestra primera parada nos remontaremos al lejano pasado de hace unos 8000 años, en pleno Neolítico, en las llanuras de Anatolia, en la actual Turquía, surgió la ciudad de Çatal-Hüyük. La característica singular de esta población es el apiñamiento de las casas, sin calles ni espacios intermedios, cuya entrada se encontraba en el tejado, accediendo a su interior mediante una escaleras de madera. Esta autentica ciudad-colmena estaba construida con adobe, usando el yeso para el enlucimiento del interior de las casas, sin dejar ángulos rectos, que estaba compuestas por una habitación central con bancos, zonas para dormir y un hogar, y algunas habitaciones secundarias usadas para el almacenaje. Tenían también templos que destacan por sus cabezas de toro, asociados a algún tipo de culto masculino, y las figurillas femeninas, que se interpretan como representaciones de la Diosa-Madre, relacionada con cultos a la fertilidad. Se estima que fue habitada por entre 5000 y 8000 habitantes a lo largo de sus mil años de historia, hasta que un incendio destruyó la ciudad hacia el 5700 a.C. Este verano el yacimiento arqueológico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Reconstrucción de habitación con cabezas de toro. Fuente: wikipedia.org Autor: Georges Jansoone

Para llegar al siguiente destino nos desplazamos hacia el oeste, a orillas del río Indo, en el interior de Pakistán, donde surgió la civilización del Valle del Indo, cuyo culmen urbanístico fue la ciudad de Mohenjo-Daro, fundada hacia el 2600 a.C, también Patrimonio de la Humanidad desde 1980. Lo primero que sorprende de esta población es su moderna planificación, que debió realizarse con anterioridad a su construcción, definiendo criterios urbanísticos y sanitarios que sorprenden para un pasado tan remoto. Dividida en barrios y sectores, se componía de avenidas principales con orientación norte-sur, cortadas perpendicularmente por callejones que favorecían las corrientes de aire y daban la sombra adecuada para soportar las épocas de calor sofocante. Las casas estaban construidas con ladrillo cocido, sin ventanas, y oscilaban entre los cincuenta y los ciento cincuenta metros cuadrados. Las más grandes se componían de dos pisos, con las habitaciones en la parte superior y la cocina y los baños en el piso inferior, dando todo a un patio central descubierto. Las casas disponían de agua corriente y todos los desechos de las casas eran eliminados por un perfecto sistema de alcantarillado subterráneo que desembocaban en grandes colectores, un sistema sin igual entre las ciudades del antiguo Oriente.

Ruinas de Mohenjo-Daro. Fuente: wikipedia.org Autor:Grjatoi

En la parte superior de la ciudad destaca la ciudadela que se alza sobre un montículo artificial de 15 m. de altura, compuesta por tres edificios principales: el Gran Baño, un tanque de agua rectangular que pudo servir como baño ceremonial o piscina pública; el Granero, del que sólo queda la base de ladrillo, ya que la estructura estaría realizada en madera.; y la Casa de los Sacerdotes, estructura compuesta por varias habitaciones, cuya finalidad se desconoce realmente, hipotéticamente se trataría de la residencia de algún tipo de sacerdote. Precisamente uno de los aspectos de la ciudad, el religioso, es el que destaca por la ausencia de restos que puedan ser identificados como templos, ni grandes iconografías religiosas a parte de algunas estatuillas rasgos típicos de otras civilizaciones contemporáneas en Oriente. Esto ha hecho que surjan especulaciones sobre su religión, si pudieran no tener unos cultos institucionalizados, o hubiera algún tipo de prohibición de de representar a sus dioses. Esta maravillosa ciudad que llegó a albergar a más de treinta mil habitantes, que vivieron de la agricultura, la ganadería, junto con la pesca y el comercio facilitados por el río indo, vio su final a sangre y fuego a mediados del II milenio a. C a manos de las tribus indoarias que invadieron la región del Punjab, convirtiendo Mohenjo-Daro en una gigantesca tumba. Precisamente de ahí deriva el nombre del yacimiento, “la colina de los muertos”.

Complejo de la Colina de Gran Zimbabwe. Fuente: wikipedia.org

En nuestro último viaje cambiamos de continente, nos desplazamos al sur de África, y también realizamos un gran salto en el tiempo hasta situarnos en plena Edad Media europea. Siempre se pensó que en el África subsahariana, no había habido poblaciones lo suficientemente avanzadas para realizar grandes construcciones, a pesar de los relatos de navegantes portugueses del siglo XVI que daban noticia de la existencia de una gran fortaleza de piedra entre los ríos Limpopo y Zambeze, en el actual Zimbabwe. Hubo que esperarse hasta mediados del siglo XIX para que se pudiera confirmar realmente la existencia de lo que se denominó las ruinas del Gran Zimbabwe (casas de piedra en lengua shona). Construida con bastante probabilidad entre los siglos XII y XVI por la tribu de los Gokomere, creadores del Imperio Monomotapa, pertenecientes a las Gran Nación Shona, se extiende a lo largo de siete kilómetros cuadrados y está compuesta por varios complejos realizados íntegramente con piedra en los que llegaron a habitar más de diez mil personas.

Torre cónica dentro del Gran Recinto. Fuente: wikipedia.org

Destacan el fuerte situado sobre una colina, denominado El Gran Recinto, con una torre cónica de nueve metros de altura, rodeada con muros de hasta once metros de altura, donde probablemente residirían los gobernantes de la ciudad; el Complejo del Valle, con estructuras más bajas y por último el Complejo de la Colina, posible centro religioso de la ciudad, donde se localizó la escultura del Ave de Zimbawe, símbolo del país. Por los restos encontrados de  cerámica y elementos de hierro, fue con seguridad un importante centro comercial de la época, pudiendo entrar en contacto con lugares tan lejanos como China. Es increíble descubrir que regiones en las que se creía que sus habitantes eran poco más que cazadores-recolectores que vivían como en el Paleolítico pudo surgir una civilización tan avanzada como para realizar estas grandiosas construcciones que, como no, son Patrimonio de la Humanidad desde 1986.

Publicado por el 21 noviembre, 2012 en Historia olvidada | Lee el primer comentario

Ciudades del futuro

Releyendo algunas cosas sobre computación ubicua (ya han pasado 20 años desde “The computer for the 21st century” del visionario  Weiser) me he encontrado con información sobre el proyecto de New Songdo City. Songdo International Business District es una nueva ciudad de Corea del Sur, situada a unos 60 km de Seúl, que ya lleva años en construcción, y que está concebida como una “ciudad inteligente” (smart city) o ciudad ubicua, en la que todos los sistemas de información de viviendas, negocios, organismos etc. estarán interconectados e, idealmente, todo es capaz de interactuar a través de sistemas de información comunicados mediante tecnologías tales como redes inalámbricas o RFID.
El concepto de ciudad inteligente pretende redefinir la planificación urbanística para construir, mediante la aplicación de las nuevas tecnologías, ciudades más eficientes, ecológicas, participativas y con una buena calidad de vida para todos los habitantes. En el caso de Songdo, ciudad construida en terreno ganado al mar,  podemos destacar varios aspectos:

  • Reaprovechamiento del agua mediante el reciclado de las aguas urbanas en aguas para el riego.
  • Interconexión global. Cisco ha instalado sistemas de banda ancha (fibra óptica de alta velocidad) para conectar todas las casas y oficinas.
  • Comunicación hacia el exterior mediante trenes de alta velocidad y conexión con aeropuerto mediante autopista sobre un puente de 12 km.
  • Viviendas equipadas con paneles táctiles para el control de la iluminación y la calefacción, así como paneles de monitorización del consumo de energía.
  • Eliminación de residuos a través de una red de tuberías a presión, eliminando la necesidad de recogida de basuras.
  • Los vehículos contarán con “smart tags”, que permitirán apagar las farolas de ciertas partes de la carretera cuando no se detecte tránsito. También existirán sensores en las calzadas para realizar una monitorización de las condiciones del tráfico y programar su gestión de forma acorde.
  • Cada casa y oficina estará equipada con pantallas de telepresencia para videoconferencia.

La ciudad, que además contará con un parque central de más de 40 hectáreas y un canal navegable, será utilizada como un laboratorio para la implantación de un nuevo modelo de ciudad sostenible y orientará la construcción de sus principales edificios siguiendo la certificación LEED.

En los siguientes vídeos se puede ver más sobre el proyecto. Yo echo de menos más información sobre alternativas al coche tradicional y de más tanto campo de golf.

SONGDO: CITIES OF THE FUTURE – Documentary Series

Songdo Vision



En otros puntos del planeta existen proyectos similares, como SmartCity Malta, Dubai Internet City o Amsterdam Smart City. En España podemos encontrar la iniciativa Smart City Málaga, centrada fundamentalmente en el uso de energías renovables y la potenciación del coche eléctrico en el entorno urbano, o SmartSantander, proyecto llevado a cabo por un consorcio coordinado por Telefónica I+D, que plantea la instalación de 2000 sensores inalámbricos en la ciudad de Santander para controlar plazas de aparcamiento o factores ambientales como ruido, contaminación o temperatura.  Este año la consultora IDC ha elaborado un estudio nacional sobre ciudades inteligentes, en el que Barcelona ocupa la posición de liderazgo.

A nivel europeo, el proyecto European Smart Cities, llevado a cabo por un equipo de investigadores de las universidades de Viena, Delft y Ljubljana,  ha realizado un ranking de ciudades europeas de tamaño medio en cuanto a su nivel de cumplimiento del “modelo smart” y sus potencialidades para el futuro. En España las escogidas han sido Pamplona, Valladolid y Oviedo, aunque figuran lejos de la cabeza.

Smart Model. Fuente: www.smart-cities.eu

También en smartcities.es se puede encontrar información en castellano sobre la actualidad de los proyectos de ciudades inteligentes y en poco más de un mes se celebrará en Barcelona el congreso mundial de ciudades inteligentes.

La sostenibilidad de las entidades urbanas, cada vez más pobladas, es un desafío colectivo a todos los niveles La aplicación de la tecnología en la vida cotidiana de los ciudadanos y la interconexión global definen también un nuevo escenario de convivencia, en la que aún es una incógnita cuál será la adaptación emocional de las personas y la evolución de los sistemas sociales y políticos.

Publicado por el 8 octubre, 2012 en Tecnología | Lee el primer comentario