Google, los robots y la conquista del espacio

A Google le gustan los robots, eso está más claro que el agua. Este viernes pasado confirmó la compra de Boston Dynamics, la octava compañía relacionada con el mundo de la robótica que Google ha adquirido en los últimos seis meses, y todos los proyectos de estas empresas van a pasar a estar liderados por Andy Rubin, el creador de Android, ese “pequeño” sistema operativo que ha conquistado buena parte de los teléfonos del planeta. Pero los chicos de Palo Alto por ahora no sueltan prenda de hacia donde se dirigen sus pasos comerciales. ¿Qué es lo próximo que quieren vendernos?

El M1-Standard de Meka Robotics

El interés de Google por las máquinas autónomas y la inteligencia artificial no es novedoso, ya llevan varios años con el proyecto de su vehículo autónomo liderado por el jefe del laboratorio Google X, Sebastian Thrun, que no acaba de despegar completamente pese a los avances realizados. Pero este movimiento de los últimos meses demuestra que su interés por los robots va en serio. Entre las adquisiciones tenemos a la japonesa SCHAFT Inc, creadora de una nueva forma de impulsar las extremidades robóticas; Meka Robotics, creadora de varios modelos de robots, entre ellos el robot humanoide M1-Standard; Redwood Robotics, especializada en brazos robóticos; Industrial Perception, dedicados al diseño de sistemas de visión artificial para robots; Bots&Dolly especializada en cámaras robóticas como las que fueron usadas para el rodaje de uno de los éxitos cinematográficos del año, Gravity; Relacionada con está tenemos a Autofuss, dedicada a la publicidad y el diseño de alta tecnología, que han sido los encargados de crear el anuncio del reciente Nexus 5; Y por último, Holomni, cuyo principal producto son las ruedas de alta tecnología. Un autentico plantel de diversidad de tecnología róbotica . Y con esta última adquisición de Boston Dynamics, su potencial para la creación de los robots del futuro esta perfectamente fundamentado. Esta empresa salió recientemente en la prensa por sus robots articulados capaz de moverse como animales cuadrúpedos, como el Wildcat que se vio recientemente paseando por un parking, o el Cheetah, capaz de correr a 28 millas/h. Una empresa con probada experiencia en el mundo de la robotica y que colabora con varias agencias del Pentágono norteamericano, entre ellas Darpa, para la que está desarrollando el robot humanoide Atlas, con el fin de participar en el Darpa Robotics Challlenge, donde tendrá que demostrar sus capacidades para realizar rescates en situaciones de catástrofe.

Robot Atlas de Boston Dynamics

Andy Rubin no quiere aún confirmar nada, pero asegura que esperan sacar en poco tiempo los primeros productos comerciales, aunque no es probable que los primeros vayan a dirigirse al consumidor medio, así que podemos olvidarnos por ahora de tener nuestro “mayordomo” particular en casa que nos planche y nos haga la colada. Los primeros prototipos seguramente irán dirigidos a actividades de logística, como la gestión de almacenes de productos tipo Amazon y su distribución y entrega.

Pero podemos soñar con el futuro, que Google vaya a ser la Tyrell Corporation real que nos traiga en un futuro no muy lejano otro tipo de Nexus, los que salían en la clásica Blade Runner y que tantos problemas le dieron a Rick Deckard, personaje interpretado por Harrison Ford. Si recordáis, aquellos androides de aspecto humano, los replicantes, eran dedicados en parte en los programas de colonización espacial, y Google en cierta forma también está relacionado con esto. Larry Page, Director Ejecutivo y cofundador de Google y Eric Schmidt, el Presidente Ejecutivo, están entre los inversores de la compañía Planetary Resources,  cuyo principal objetivo sería la explotación minera de asteroides cercanos a la Tierra, los conocidos como NEO (Near-Earth Objects), mediante misiones robóticas.  Por ahora su primer logro ha sido conseguir 1.5 millones de dolares a través de Kickstarter, la plataforma de financiación colectiva de proyectos, con el fin de lanzar en 2015 a Arkyd, el primer telescopio espacial accesible públicamente, cuya primera finalidad será localizar y catalogar los NEO con el fin de determinar aquellos posibles objetivos de las misiones robóticas. Con todos los recortes efectuados por los gobiernos en las misiones espaciales, cada vez parece más claro que el futuro de la exploración espacial puede caer en manos privadas.

Los tentáculos de Google en este mundo son cada vez más grandes y el futuro esta empezando a parecerse más y má al de algunas novelas y películas de ciencia-ficción que casi da escalofríos. Puede que estemos asistiendo al nacimiento de las mega-corporaciones tecnológicas al estilo de la citada Tyrel Corporation, la Weyland-Yutani de Alien o la Cyberdyne Systems de Terminator que daba lugar a ese mundo dominado por las máquinas. O quizás el lema de “Don’t be evil” se mantenga y se nos presente un futuro brillante y prometedor. Solo el tiempo lo dirá.

Publicado por el 16 diciembre, 2013 en Actualidad, Tecnología | Lee el primer comentario

El Día del Doctor: Cincuenta años de Doctor Who


Pese a que algún miembro del equipo de cornisa.net la serie Doctor Who le parezca cutre, volvemos hoy a reivindicarla con el motivo de la conmemoración del 50 Aniversario de la emisión del primer capítulo de esta legendaria serie británica. Ya hablamos en otra ocasión de la serie con el motivo del estreno de su sexta temporada y tras finalizar su séptima temporada, la BBC ha tirado la casa por la ventana para ofrecernos este Sábado 23 un Episodio Especial en 3D, The Day of the Doctor, en el que no solo tendremos al actual Doctor, interpretado por Matt Smith, sino que también supondrá el regreso de su encarnación anterior, el añorado David Tennant. Y no hay dos sin tres, así que se han sacado de la manga una encarnación “perdida” del Doctor que dará vida el clásico actor británico John Hurt, un autentico lujo. El estreno de este Especial será simultáneo a nivel mundial, y en España se podrá disfrutar en varias salas de cine de la cadena Cinesa.

Si acaso, como incentivo para verlo, tengo que reivindicar a la actual compañera de aventuras del Doctor, Clara Oswald, interpretada por la preciosa Jenna-Louise Coleman. Es imposible no enamorarse de ella.

A continuación os dejo el vídeo de promoción del 50 Aniversario, donde se pueden ver todos los Doctores que han pasado por la serie a lo largo de los años, el trailer del Episodio Especial y el websodio estrenado hace unos días, The Night of the Doctor, en el que podemos ver en acción al octavo Doctor.

Y como extra, aquí va el trailer de otro especial de la BBC de próximo estreno en el que se contará el nacimiento de la serie en 1963, An Adventure in Space and Time.

Publicado por el 22 noviembre, 2013 en Por fin es viernes | Lee el primer comentario

Lágrimas de acero

Para aquellos que no lo conozcan, Blender es una de las herramientas open source más potentes para la creación de contenidos 3D, y por ello la Blender Foundation, una organización sin animo de lucro situada en Amsterdam, en su afán por promocionar la herramienta auspicia la promoción de cortos de animación o con efectos especiales tan espectaculares como los que podemos ver en Tears of Steel, la cuarta producción patrocinada por la fundación, estrenada el pasado mes de Octubre, con licencia Creative Commons By y financiada en parte mediante crowdfunding (con las preventas del DVD). Una pequeña historia de ciencia ficción que reflexiona sobre la humanidad y los robots en un típico futuro distópico, pero en la que lo importante es contemplar las increibles capacidades de este software para crear animaciones y efectos tan realistas.

No es una superproducción de Hollywood, pero para estar realizada por un grupo reducido de personas, dentro del Blender Institute, durante siete meses completamente con software open source, el resultado no podía ser mejor.  El corto, junto con todo el material usado para su realización, desde los ficheros de Blender a todo el software empleado, con el añadido de  múltiples documentales y tutoriales, se puede conseguir en la tienda de Blender en un pack de 4 DVDs por 34€, dinero que es destinado para financiar el corto y futuros proyectos de la Blender Foundation.

Publicado por el 30 noviembre, 2012 en Por fin es viernes, Tecnología | Lee el primer comentario

Un planeta en el cielo

Recientemente han coincidido en la cartelera de nuestros cines dos curiosas películas englobadas dentro del género de ciencia-ficción, género que simplemente sirve de trasfondo para contar un auténtico drama; dos filmes que partiendo de cierto planteamiento inicial similar, cada una va por un camino distinto. Vamos a trazar aquí un poco los paralelismos y diferencias de estas historias, haciendo un versus entre Otra Tierra, del director novel Mike Cahill, y Melancolía del veterano y siempre polémico Lars von Trier.


Las dos historias comienzan con la visión en el cielo de una pequeña estrella por parte de las mujeres protagonistas, una estrella que realmente sera un planeta que cambiará sus vidas para siempre. En Otra Tierra, la protagonista, Rodha (Brit Marling, también co-escritoria de la historia), acaba de ser admitida en el MIT para estudiar astrofísica. De regreso de la fiesta de celebración, escucha la noticia de la aparición de otro planeta en los cielos y lo contempla por la ventanilla de su coche. Entonces ocurre la tragedia que dará al traste con sus sueños. Cuatro años después nos encontramos a Rhoda viviendo una vida que no era la que esperaba haber llevado. Paralelamente se va sabiendo más acerca de ese otro planeta que ha aparecido en los cielos, con el descubrimiento de que realmente es un mundo gemelo, habitado por nuestros dobles. Como ya dije, la ciencia-ficción en estas películas es más una excusa para contar una historia que en este caso gira sobre la culpa y las segundas oportunidades. Rodha, como el resto de los habitantes de nuestra Tierra, se plantea si en ese otro mundo, su otro yo habrá llevado una vida distinta, una vida mejor, habrá tomado otras decisiones. Y ese pensamiento es la que la guía en su afán de redimirse por la tragedia que causó.

En Melancolía, nos encontramos con Justine (la pelirroja Kirsten Dunst) camino de su banquete de boda. Antes de entrar también ve una extraña estrella en el cielo. En este caso no ocurre ninguna tragedia en ese momento, pero lo que debería ser el día más feliz de su vida se va convirtiendo poco a poco en una pequeña pesadilla provocada por su disfuncional y problemática familia que le hace dudar hasta de si ha tomado la decisión correcta al casarse. La mitad de la película se centra en ese drama familiar durante el banquete, donde aún no se menciona el nombre del planeta, pero la melancolía que da título al filme se ve patente en el ánimo de la protagonista. En la segunda parte, más centrada en Claire (Charlotte Gainsburg), la hermana de Justine, la presencia del gigantesco planeta Melancolía, que había estado escondido tras el Sol y se encuentra en ruta posible de colisión contra la Tierra, es ya el eje básico de la trama. El miedo y la duda sobre el destino final del planeta guiará las vidas de Claire, su marido, su hijo y su hermana Justine hasta el final de la película.

¿Y cual me ha gustado más? Pues a pesar de que muchos consideran seguramente que Melancolía es casi una obra maestra, sobre todo la crítica, yo prefiero Otra Tierra. La historia de Melancolía resulta a veces demasiado pesada, bajo una especie de pátina poética, demasiado recargada de dramatismo, mientras que Otra Tierra, a pesar del drama que plantea el inicio de la historia y que permanece siempre ahí, el transcurso de la trama me resultó más fresco que la obra de von Trier. Visualmente Melancolía es muy superior a Otra Tierra, eso no se puede negar, se nota el carácter independiente de la película de Mike Cahill, pero eso también ha hecho que me resulte más agradable de ver. Sobre las actuaciones no puedo criticar nada, las interpretaciones de las dos protagonistas de Melancolía son impecables, y la novata Brit Marling demuestra que puede tener un gran futuro tanto como actriz y como guionista. Recomiendo las dos películas para aquellos que busquen historias diferentes y que estén un poco saturados de tanto cine hollywoodiense. Para aquellos que prefieran ver películas palomiteras, mejor abstenerse.

Publicado por el 9 diciembre, 2011 en Por fin es viernes | Lee el primer comentario

El millonario que soñó el futuro

La noche del 14 de Abril de 1912 sería la última vez que la joven Madeleine Astor vería con vida a su marido, el millonario John Jacob Astor IV. Solo hacía unos meses que se habían casado, y tras una larga luna de miel por Europa y Egipto, durante la cual se había quedado embarazada, habían decidido volver a Estados Unidos. Pero para su viaje de regreso tuvieron la mala fortuna de elegir embarcarse en el RMS Titanic.


John Jacob Astor IV había nacido en 1864 dentro de una de las familias más ricas de todo Estados Unidos, gracias al imperio creado por su bisabuelo, el primer John Jacob Astor, imperio nacido no precisamente a partir de los negocios más legales, ya que su antepasado inició parte de su fortuna gracias al tráfico del opio. John continuó haciendo crecer los negocios de la familia, construyendo el Hotel Astoria en 1897, junto al Hotel Waldorf, propiedad de un primo suyo, para formar más tarde el legendario Hotel Waldorf-Astoria. También fue teniente coronel durante la Guerra de Cuba de 1898 en la que los norteamericanos se enfrentaron y derrotaron a los españoles. Pero a parte de destacar por estas facetas de millonario y militar, el Coronel Astor fue un hombre interesado por la ciencia y los avances tecnológicos.

En 1894 publicó una novela que se encuadraría en la primitiva ciencia ficción de finales del siglo XIX, contemporánea de las obras de H.G. Wells. La obra, titulada Viaje a otros mundos: Un romance del futuro, nos traslada al aún hoy lejano futuro del año 2088, dominado por la superpotencia norteamericana, presentando un mundo de maravillas técnicas como una red telefónica mundial, dispositivos que funcionan por energía solar, aviones trasatlánticos, viajes espaciales mediante energía gravitatoria y un sinfín de imaginativas y en algunos casos acertadas predicciones tecnológicas. También nos ofrece una visión poco realista pero románticas de Júpiter, lleno de selvas y monstruos variados, y de un Saturno habitado de espíritus que permitían ver la muerte de uno mismo, ambos planetas bajo un proceso de terraformación, mediante sistemas de control medioambiental. Resulta sobre todo llamativa la forma en como describe el sistema para el viaje interplanetario, usando las órbitas de los planetas del sistema solar y sus campos gravitatorios para ir lanzando y variando la ruta de las naves espaciales. Este es el método que han usado para viajar muchas de las sondas enviadas por la NASA hasta los confines de nuestro sistema solar, como las famosas Voyager I y II.

Luchando contra dragones en Júpiter. Ilustración de Viaje a Otros Mundos. Fuente: Gutemberg.org

Inventar fue otra de sus pasiones, patentando cosas tan variadas y curiosas como un freno de bicicleta, un desintegrador vibratorio para producir fertilizante a partir de musgos, un dispositivo neumático para arreglar carreteras, y además colaboró en el desarrollo de una turbina. Este interés por la tecnología le llevo pronto a forjar una gran amistad con uno de los genios de la invención, nuestro querido Nikola Tesla. Astor financió muchos de los proyectos de Tesla, y el inventor residió durante casi dos décadas en el Hotel Waldorf-Astoria, “aprovechándose” de vez en cuando de su amigo cuando no podía pagar la cuenta del hotel. Pero la relación entre ellos no fue por el camino que se hubiera deseado. Astor quería financiar el desarrollo, con fines comerciales,de lámparas fluorescentes y osciladores en los que Tesla había empezado a trabajar, pero el inventor, dando muestra de su típico poco sentido práctico, siempre soñando con hacer cosas cada vez más increíbles, prefirió aprovechar el dinero de Astor en otros temas, como sus malogrados experimentos en Colorado Springs con la famosa torre Wardenclyffe con la que pretendía transmitir energía y montar un sistema de telecomunicaciones intercontinental, que acabó en fracaso, al quedarse finalmente sin financiación para continuar las investigaciones. Astor consideró que su amigo en parte lo había engañado, haciéndole pensar que su inversión era para el desarrollo de lámparas fluorescentes, lo que enfrió bastante su relación. En 1912 Tesla volvió a establecer contacto con su viejo amigo, en busca de fondos para financiar una de sus nuevas ideas, un dispositivo de despegue vertical, pero el infortunio dio al traste con esto debido a la muerte de Astor en el Titanic.

La fatídica noche en que el legendario trasatlántico se topo con un iceberg, lo único que pudo hacer el Coronel Astor, en principio reticente a creer que el Titanic se estaba hundiendo, fue poner finalmente a salvo a su jonvencísima esposa embarazada (Madeleine solo tenía 19 años) embarcándola en uno de los botes salvavidas. Astor intentó acompañar a su mujer, pero los primeros botes solo eran para las mujeres y los niños, por lo que tuvo que quedarse a bordo. Testigos relataron que había ayudado en los últimos momento a embarcar pasajeros en los botes salvavidas, pero como tantas cosas en la historia, estos hechos se diluye entre la leyenda. Su cuerpo fue recuperado días después y enterrado en el Cementerio Trinity de Nueva York, desapareciendo así uno de los mecenas del avance técnico de principios del siglo XX.

Publicado por el 5 diciembre, 2011 en Historia olvidada | 14 comentarios

Joyas del Cómic IV: El Incal

A finales de los años setenta el chileno Alejandro Jodorowsky fue contratado para llevar a la pantalla grande la inmortal novela de Frank Herbert, Dune. Junto al dibujante francés Jean Giraud “Moebius” se embarcó en el proyecto durante varios años hasta que problemas con los productores dieron al traste con la película. Pero Jodorowsky y Moebius decidieron aprovechar todo el trabajo realizado y así vería la luz a partir de 1980 en las páginas de la revista Metal Hurlant la saga de El Incal.

John Difool cayendo en la primera página de la obra

Situada en un mundo distópico dentro un vasto imperio galáctico, en la primera página se nos presenta el accidental protagonista de la obra, el detective John DiFool, un tipo feucho, desgarbado y nada heroico que se verá en el centro de una trama de dimensiones mitológica cuando un moribundo alienígena le entrega El Incal, un cristal luminoso que esconde un poder más allá de cualquier concepción humana. Acompañado por una peculiar mascota, la parlanchina gaviota de cemento Deepo, tendrá que huir perseguido por varias facciones del imperio y los alienígenas Berg, provenientes de una galaxia cercana, que ambicionan el misterioso cristal. En su camino se unirán a su aventura El Metabarón, un cazador de recompensas contratado para matar a DiFool, su ahijado/a Soluna, un ser andrógino destinado a tener un papel fundamental en la historia, y Animah, la guardiana de la luz de El Incal. Con este planteamiento el cómic nos narra una historia de ciencia-ficción con unas fuertes componentes místicas, metafísicas y oníricas en ocasiones, junto con la sátira, que nos lleva en un fantástico viaje por toda la galaxia.

Cuando Difool encontró a Animah

Jodorowsky, siempre inclasificable, utiliza la obra como canal de sus excéntricas inquietudes, como el Tarot (DiFool representa la carta de El Loco), el chamanismo y el camino hacia la iluminación personal, temas que han sido fundamentales en todas las facetas de su trabajo, tanto como escritor, director de cine o guionista de cómic. Pero no por sus estrafalarias creencias, como la psicomagia, deja de ser un autor brillante creando un obra entretenida, imaginativa, llena de aventuras y con ciertos toques de humor, por lo que no se asuste el posible futuro lector por las bases de la historia. Y que decir de los dibujos que la ilustran. Moebius es un maestro del cómic y está es quizás una de sus mejores obras. Un tanto alejado de sus entregas del famoso Teniente Blueberry, cómics que firmaba con su nombre real, en El Incal desarrolla un estilo en cierta forma más sencillo, con líneas más claras, pero a la vez más complejo en la composición de página y en los diseños de vehículos espaciales,  los escenarios y las criaturas de ciencia-ficción que pueblan la obra.

Así que si queréis aprovechar el verano para realizar un pequeño viaje por el universo más extraño y alucinógeno que os podáis imaginar, buscad el tomo recopilatorio de esta magnífica obra en vuestra librería favorita. Lo disfrutaréis.

Entregas anteriores:

Publicado por el 4 julio, 2011 en Monografías | 2 comentarios

La ciencia-ficción que viene: de J.J.Abrams a Lars Von Trier

Estamos casi en verano, época por excelencia del cine palomitero. Dentro de este tipo de cine siempre destaca el género de ciencia ficción, por lo que este viernes vamos a repasar los próximos estrenos más interesantes, algunos más palomiteros y otros bastante menos.

Empezamos con uno de los más esperado, Super 8. El creador de Perdidos, J.J. Abrams, une sus fuerzas con Steven Spielberg para llevarnos de nuevo a los 70’s. Cuatro chavales de un pequeño pueblo de Ohio están grabando una película casera con su cámara de Super 8 cuando les sorprende un terrible accidente ferroviario. Algo extraño que iba en ese tren escapa, y a partir de ahí comienzan a ocurrir desapariciones y sucesos extraños en el tranquilo pueblo, que obligan al ayudante del Sheriff a tomar cartas en el asunto. Sin ningún nombre destacable en el reparto, solo el tirón de la dirección de Abrams y la producción de Spielberg, promete llevarnos de nuevo a aquella maravillosa época de los 70/80 en las que disfrutamos de películas como E.T o Encuentros en la Tercera Fase. Se estrena el 19 de Agosto.

Un poco antes nos llegará una curiosa precuela. Después de las clásicas películas de Charlton Heston y el remake de Tim Burton, le toca el turno a El Origen del Planeta de los simios. Nos situamos en nuestro presente para contar como los experimentos genéticos de un científico crean simios inteligentes dando comienzo a una guerra entre las dos especies. Protagonizan James Franco (el Harry Osborn de las pelis de Spiderman) como el científico y la guapísima actriz india Frieda Pinto (Slumdog Millonaire) como su ayudante, con la colaboración de Andy Serkis, el Gollum de El Señor de los Anillos, como Caesar, el líder de los simios. Estreno: 5 de Agosto.

Cuando se mezcla ciencia-ficción con comedia, los resultados pueden ser imprevisibles. El 22 de Julio nos encontraremos con Paul, que nos cuenta la historia de dos frikis británicos que viajan a la convención de cómics y ciencia-ficción más grande de Estados Unidos, el Comic Con de San Diego, y de paso deciden visitar el Área 51. En su camino se topan con Paul, un pequeño alienígena bastante gamberro que está buscando como volver a su planeta, al cual deciden ayudar. Seth Rogen da su voz al extraterrestre mientras que Simon Pegg y Nick Frost encarnan a los dos frikis.

Cambiamos de tercio completamente para hablar de una curiosa película indie, Another Earth (Otra Tierra). Presentada en el último festival de Sundance, nos narra una historia de como una noche se descubre en el sistema solar un planeta idéntico al nuestro, habitado por dobles de todos los habitantes de la Tierra. Sin demasiado rigor científico en principio, centrándose en un estilo más bien intimista, mostrará como la vida de varias personas se ve afectada por el descubrimiento de que existan otras versiones de si mismos, que hayan tomado decisiones diferentes. Del reparto casi desconocido solo se puede destacar a William Mapother, el inquietante Ethan de Perdidos. No tiene fecha de estreno en España.

Con un argumento similar en ciertos aspecto nos llegará ya en otoño Melancholia, la última obra del polémico director Lars von Trier. Mientras se está celebrando la boda de Justine y Michael, se descubre que un planeta desconocido se dirige en rumbo de colisión hacia la tierra. La película nos narrará el drama vivido por la familia de Justine mientras el planeta Melancholia se encamina hacia el fatal encuentro. Protagonizan la pelirroja Kirsten Dunst (con su primer desnudo cinematográfico), Kiefer Sutherland (que abandona su típico papel de hombre de acción), Charlote Gainsbourg (la hija de Serge Gainsbourg, el famoso interprete de “Je t’aime… moi non plus” ) y el veterano John Hurt.

Mención breve a dos curiosas propuestas que gracias los actores protagonistas pueden atraer al público. Por un lado nos llegará a finales del verano, el 2 de Septiembre, Cowboys & Aliens, en la que podremos contemplar como un grupo de vaqueros se las tienen que ver con una invasión extraterrestre en pleno Salvaje Oeste. La protagonizan el incombustible Harrison Ford, Daniel Craig (el último Bond) y Olivia Wilde (la Dra. 13 de House). Y ya el 2 de Diciembre nos encontraremos con Hugh Jackman que interpreta a un entrenador de robots boxeadores en Puro Acero, acompañado por Evangeline Lilly, la añorada Kate de Perdidos. Llegados aquí, alguno seguro que se preguntará ¿y Transformers 3? Pues lo siento, pero tras quedarme dormido viendo la segunda parte me niego a comentar nada de esta nueva entrega ;-).

Ya ha llegado el calor, así que refrescaos en cuanto podáis entrando en la sala de cine más cercana.

Publicado por el 17 junio, 2011 en Por fin es viernes | Lee el primer comentario

El futuro, ese gran desconocido

El silencio cedió paso inesperadamente a un molesto pitido electrónico de frecuencia variable y cadencia regular. Eber se despertó, ni más ni menos sobresaltado que el resto de los días, y con precisión adquirida accionó a la primera el mecanismo de wake-up que detuvo el sonido que se tornaba en esas circunstancias aún más odioso que de ordinario, provocando que la lámpara de la mesilla de noche acabara con la oscuridad de la habitación. Sus ojos no recibieron de buen grado los primeros fotones del día. Su lector personal de contenidos registraba un uso hasta horas intempestivas, y eso explicaba su reacción. “El alba de las mil luces”. Lo había tenido que terminar.

Acto seguido Candy se puso en marcha. “Parcialmente nublado, temperatura actual de 6 grados centígrados, nivel de contaminación grado B “. El MHA de segunda generación acabó con la previsión meteorológica y continuó recomendándole un desayuno rico en vitaminas. Mientras, el noticiario se había activado y las imágenes llenaron la habitación con lo mismo de casi siempre. Siendo sinceros en aquel preciso momento la crisis prebélica en Asia que amenazaba con destruir todo y a todos no era lo que ocupaba le mente de Eber. Sintió un escalofrío al sacar parte del cuerpo fuera del cobijo de la ropa de cama e instintivamente volvió a su posición de letargo, aunque con los ojos abiertos mirando al techo, tenuemente iluminado. Tardó unos segundos en tomar conciencia de dónde se encontraba, poco tiempo comparado con el que tardaría en entender, si alguna vez lo consiguiera, por qué estaba allí.

De cualquier forma, el destino tiene sus propias leyes cinéticas, y la inercia vital con frecuencia empuja a los simples mortales y los arrastra lejos de la ensoñación y de las preguntas sin respuesta. Así que, como cada día, se incorporó de un leve salto y cayó sobre sus pies descalzos sobre el suelo, separado de éste sólo por una fina alfombra escandinava, no muy confortable, que había conocido la popularidad hacía años en los tiempos felices del boom del low-cost. Accionó entonces el controlador de su muñeca y las imágenes del último atentado de los rebeldes dejaron paso a la música de un art-clip mucho más digerible por su castigada conciencia.

Sus primeros pensamientos con sentido en aquel día ordinario, que podía ser el último para cualquiera, le llevaron a acordarse de Cinnamon y se sintió raro, pero ella siempre se quedaba en el mundo virtual y ahora le tocaba el turno al real. Se desperezó, activo sus ventanas digitales en modo paisaje para poder diluir su desencanto en un mar que le quedaba lejano, pasó en breves minutos la página del aseo personal, engulló una porción caliente de preparado dietético con sabor a fresa acompañado de un zumo y se encaminó hacia el día que nacía, aunque, a juzgar por la noche cerrada que afuera le esperaba, el parto venía con retraso.

Algo más tarde, Eber pisaba la calle fría y vacía mientras pensaba que ilusión y verdad casi nunca comparten el mismo horizonte. Tocó con su mano su coche, activando el acceso y se acomodó para realizar el trayecto preprogramado en la posición más grata posible. Había aprendido a ser tan ahorrativo como su vehículo de hidrógeno. A su espalda, la casa pasaba a modo ausente, se activaban las alarmas y Candy comenzaba sus tareas rutinarias. El vehículo comenzó a moverse sin apenas importunar al silencio, avanzando entre los coches helados y las casas en cuyo interior las luces se multiplicaban. Sobre su cabeza algunos PAV surcaban veloces el aire y la oscuridad se tornaba lentamente en un incipiente azul al punto en que Eber recibía los últimos mensajes de sus canales favoritos de Total Web. Los recientes avances en fusión fría, la nueva misión a Marte, y las diversas interpretaciones a las ambiguas palabras del ministro de exteriores chino captaron algo de su atención.

Cerró los ojos por un momento. A veces quería escaparse. A veces pensaba en cómo sería todo en el futuro, en como sería él. Aunque él era lo de menos. Muchos habían pensado lo mismo mucho antes. Y muchos lo harían.

fuente:lylechan.com

Con este simple ejercicio de redacción pasamos a presentar una nueva sección de cornisa.net, que tendrá como eje temático el futuro. Imaginar el futuro es divertido, aunque difícil. Existe de hecho una disciplina, denominada prospectiva, que trata de predecir el futuro, con la intención de poder influir en él. Son muchos los temas que se pueden tratar a este respecto y desde aquí intentaremos, en la medida de nuestras posibilidades, tocar algunos de ellos.

Desde un punto de vista tecnológico podemos imaginarnos un mundo marcado por conceptos como identificación digital, localización permanente, conectividad global, ingeniería genética, computación ubicua, vida artificial, mundos virtuales, fusión nuclear…

En cuanto a la sociedad y el pensamiento, algunos estudios auguran un debilitamiento progresivo de la clase media occidental, con resultados imprevisibles, y una crisis de los valores del relativismo postmoderno y la concepción económica capitalista dominantes en la actualidad. Todo ello acompañado de una alteración de los canales mediáticos conocidos y una posible lucha por el control de los mismos.

¿Y qué tenemos en una perspectiva geopolitica? El mundo globalizado se enfrenta al cambio climático, las grandes necesidades energéticas y la presión poblacional de los países en vías de desarrollo ; y las tensiones entre el oriente emergente encabezado por China, el bloque occidental y el Islam pueden evolucionar por caminos inciertos, en un planeta en el que la ‚ sociedad del conocimiento‚ ha generado armas de neutrones, de pulso electromagnético, radiológicas, nucleares, químicas y de cualquier tipo imaginable.

Estos son los ingredientes de una posible historia, o, mejor dicho, de muchas posibles historias. Aunque puede que ninguno de ellos sea adecuado, o puede que no estén en las proporciones correctas. Sólo lo sabremos con el tiempo. Hasta entonces‚ imaginemos.

Publicado por el 31 mayo, 2011 en Prospectiva | 3 comentarios

Confías en tu Doctor… Doctor Who?

Se puede decir que en el Reino Unido hay tres instituciones tradicionales que definen a los británicos : la realeza, el té de las 5 y  el Doctor Who. La legendaria serie, nacida hace ya más de cuarenta años, ha vuelto con una nueva temporada, el pasado 23 de Abril. Y ha empezado con más fuerza que nunca: el presidente Nixon; la llegada del hombre a la Luna; una invasión alienígena. Por supuesto, el excéntrico Doctor salvando al mundo como siempre, aunque al principio del primer episodio sufre un pequeño percance vital, que traerá cola durante toda la temporada…

Para aquellos que no conozcan nada de esta serie de culto, hagamos un poco de historia. En 1963 aparecería por primera vez en las pantallas británicas trayéndonos las extrañas aventuras a través del espacio y del tiempo del autodenominado Doctor, un alienígena miembro de la raza de los Señores del Tiempo, el último de su especie. Permanecería en emisión ininterrumpidamente hasta ser cancelada en 1989, y tras un pequeño telefilm en 1996, volvería por la puerta grande con la reinvención de la serie para el siglo XXI en el año 2005. Una de las características principales de la serie es que, lógicamente por su longevidad en la parrilla televisiva, el personaje ha sido interpretado por múltiples actores, pero estos cambios se han integrado dentro de la historia justificándose por un proceso de regeneración del Doctor que se activa cada vez que esta a punto de morir, que le hace renacer con un nuevo rostro. Seguro que algunos os sonara una de las encarnaciones más populares que casi se ha convertida en icónica, la interpretada por Tom Baker entre 1974 y 1981, siempre con su bufanda multicolor. Tras el regreso de la serie, ya han pasado por ella tres actores, Christopher Eccleston, que solo estuvo la primera temporada, David Tennant que permaneció durante tres temporadas, considerado por muchos el mejor Doctor hasta ahora, y su último interprete, Matt Smith, que a pesar de levantar dudas por ser el actor más joven que ha encarnado al Doctor, está empezando a lograr que olvidemos a Tennant.

¿Y que hace de esta serie que se considere tan genial? te preguntarás.. . Empecemos con los protagonistas actuales:

El Doctor: Matt Smith interpreta al último Señor del Tiempo, un poco menos sentimental que su predecesor, pero igual de alocado y brillante. Unas veces parece un niño entusiasmado con todo y otras vemos lo que es realmente, un poderoso ser de más de 900 años. Sus señas de identidad: pajarita, chaqueta con coderas y su clásico destornillador sónico capaz tanto de abrir puertas como reprogramar un ordenador complemente.
Amy Pond: una de las características del Doctor son siempre sus acompañantes, humanos habitualmente del género femenino. El Doctor no es tonto ;-). Y en esta encarnación nos encontramos con esta espectacular pelirroja interpretada por la escocesa Karen Gillan, que da réplica perfecta al Doctor, y es eje básico de la historia de la quinta temporada de la serie. La química entre los dos personajes es indiscutible.
Rory Williams: menos habitual es que haya otro compañero de aventuras, pero en este caso nos encontramos con el sufrido novio de Amy, interpretado por Arthur Darvill, con cara de pardillo, siempre preocupado porque el Doctor le pueda robar a su chica, y cuyo amor por ella quedaría demostrado al final de la quinta temporada.
TARDIS: no es un personaje, pero como si lo fuera. El emblema por excelencia del Doctor es su nave espacio-temporal, cuyo nombre viene de las siglas Time And Relative Dimension In Space (Tiempo Y Dimensión Relativa en el Espacio). Más grande por dentro que por fuera, y sí, tiene forma de cabina telefónica de la policía. Resulta que su dispositivo de camuflaje se le estropeo en una visita a Londres en los años 60 y así se quedó. ¿A qué es genial? :-)

¿Que te puedes encontrar en una serie con estos planteamientos? Pues la ciencia-ficción más loca, divertida e imaginativa del mundo. Viajes a los puntos más recónditos del espacio y a los momentos del tiempo fundamentales de nuestra historia, pasada, presente y futura, encontrándote siempre con los alienígenas más extraños del universo (y los más retro, manteniendo muchos diseños de los años 60/70, como los clásicos Daleks y los Cybermen). Visitar Pompeya justo antes de ser sepultada por el Vesubio. Investigar un asesinato junto a Agatha Christie. Ayudar a Wiston Churchill en la defensa de Inglaterra de una invasión de  Daleks en plena Segunda Guerra Mundial. Conocer a River Song, la mujer del Doctor, aunque él realmente no está casado… todavía;es lo que tienen los viajes en el tiempo. Y misterio, un misterio en cada episodio, acompañado de otro que sirve como trasfondo de cada temporada e incluso continua durante varias temporadas.

Para aquellos que no se atrevan a empezar con la primera temporada de 2005 (que está emitiendo actualmente el canal Boing), aun siendo recomendable para seguir todos los sucesos cronológicamente, pueden comenzar con el debut de Matt Smith en la 5ª temporada, del pasado año, que aunque aparecen algunos amigos y enemigos de anteriores temporadas, se puede disfrutar sin problema sin conocimientos de lo ocurrido anteriormente. Y si he de recomendar un episodio, diría que el décimo, titulado “Vincent y el Doctor”, donde el Doctor y Amy viajan a la holanda del siglo XIX y son ayudados por Vincent Van Gogh en su enfrentamiento contra un peculiar alienígena. El final de ese episodio es de los más emotivos que he visto, un magnífico homenaje al genial pintor. Algunos preferirán otros episodios con más elementos de ciencia-ficción y misterio, pero que le vamos a hacer, es que soy un sentimental.

Y por supuesto, como hoy es viernes, en la página de la BBC os podéis divertir con los juegos del Doctor Who.

Publicado por el 6 mayo, 2011 en Por fin es viernes | Se el primero en comentar

Joyas del Cómic I: Zora y los Hibernautas

En el principio de los ochenta, si había un nombre que era sinónimo de cómic, ese era el de la revista de Toutain Editor, 1984. La publicación se erigía como el estandarte del cómic adulto y de calidad nacido durante la transición en una España ansiosa libertad y de nueva emociones tras tantos años de dictadura. Aún estábamos en la época del destape y eso se reflejaba en los cómics publicados que se apoyaban ampliamente en el desnudismo. En esta revista fue donde vio la luz por primera vez, por entregas entre 1980 y 1981, Zora y los Hibernautas, y más tarde sería recopilada como álbum por Toutain, formato en el que la descubrí por primera vez. Ya eran finales de los ochenta del pasado siglo cuando una versión bastante joven de este humilde servidor descubrió el cómic en casa de un familiar y se quedó fascinado por aquella extraña aventura de ciencia-ficción llena exóticas hermosas mujeres bastante ligeras de ropa. Nunca más volví a ver ese cómic, nunca conseguí localizar ningún ejemplar, hasta que en el año 2004  la editorial Glenat recuperó este clásico del noveno arte español con lo que pude por fin incorporarlo a mi tebeoteca.

Fragmento de la portada original. Fuente: tebeosfera.com

El cómic nos narra una historia situada en un lejano futuro donde la sociedad actual ha desaparecido siendo sustituida por otra compuesta solo por mujeres, que habitan el planetoide artificial Colmena, organizadas como los insectos sociales, de forma jerárquica y donde la reproducción se realiza artificialmente, desechando cualquier embrión macho. La protagonista de la historia, la capitana Zora, junto a un grupo de compañeras, descubren a varios hombres hibernados en las ruinas de la ciudad de Novaterra, en la Luna, lo que les hace remover los cimientos de sus creencias sociales, y de paso, Amon, uno de los hombres, también le removerá el escultural cuerpo de nuestra heroína. Este es el detonante de la acción en el que este grupo, junto con otros personajes que se van encontrando a lo largo del desarrollo de la historia, se opone a las autoridades de Colmena, iniciándose una revolución que transformará completamente la sociedad matriarcal y dará un nuevo comienzo para la especie humana.

Doble página interior dónde Zora descubre como se hacían las cosas en los viejos tiempos. Fuente:tebeosfera.com

No vamos a negar que aunque el planteamiento de la historia es bastante sugerente, el desarrollo final, aun siendo correcto no es quizás todo lo brillante que se pudiera desear, pero eso no importa, lo realmente fascinante de este cómic son sus maravillosas ilustraciones. Porque su autor, Fernando Fernández, era un Artista, así, con mayúsculas, y en esta obra lo demostró dando cabida a todo tipo de experimentación plástica. Las páginas combinan óleo, acuarela, gouache, acrílicos, rotuladores, anilinas, tinta china, lápiz y sanguina, creando una amalgama de estilos que no desentona para nada en unas arriesgadas composiciones de página y confiere a la obra de un grafismo espectacular con una impresionante paleta de colores. Los diseños de los edificios y las naves espaciales tienen un aspecto orgánico y recargado en donde se puede ver un claro homenaje a Gaudí, reconocido por el propio autor. Cada página de este cómic es una pequeña obra de arte que no desentonaría en ningún museo; y valen más que su peso en oro como demuestran los precios en el mercado de los originales, que rondan los tres mil euros para las páginas más elaboradas, sobre todo si en ella sale la exhuberante Zora.

Zora flotando en el espacio en uno de los momentos más alucinógenos de la obra.

Aunque tuvo una larga carrera en el mundo del cómic, ésta es una de las últimas grandes obras que nos dejo Fernando Fernández antes de abandonar a finales de los ochenta su carrera historietística para dedicarse de lleno a su verdadera pasión, que era la pintura, hasta su fallecimiento en Agosto del 2010. Pero está claro que la historia de Zora le ayudó a ascender al Olimpo de los grandes autores del cómic español.

Inauguramos así este monográfico sobre el cómic donde a lo largo de varias entregas iré comentando las que, en mi humilde opinión, son las grandes obras del noveno arte que han pasado por mis manos, obras que por una razón u otra merecen la pena ser disfrutadas por cualquier persona.

Publicado por el 1 mayo, 2011 en Monografías | 2 comentarios