Ni masculino, ni femenino, sino del género bobo

Hace algunos años, ni muchos ni pocos, sino los justos para considerarme más pequeño de lo que soy ahora, mi santa madre tenía una frase con la que sentenciaba algunas de mis acciones. Como bien suponéis, la frase venía precedida de una acción un tanto absurda de esas que hacía sin pensar (y que seguramente sigo cometiendo). La frase en cuestión es: “Pareces del género bobo“. En aquellos tiempos no le veía sentido pero en los últimos tiempos creo que la frase va cobrando sentido.

En clases de lengua, descubres que existen dos géneros: masculino y femenino (excluimos el género neutro), pero parece que en la búsqueda de la igualdad entre sexos, nos lleva a someras estupideces y patadas al diccionario, la gramática y la madre que lo parió.

En primer lugar conviene aclarar que las personas tenemos sexo, no género, así que al decir cosas como “violencia de género” estamos metiendo la pata.

Pero bueno, mi idea también es rajar del disparate lingüístico que se está cometiendo al pretender tachar nuestro lenguaje de machista. No es machista, aunque el uso que se hace de él pueda serlo, porque no es lo mismo ser un zorro que una zorra. Un arma no mata, mata quien lo usa, así que culpemos al lenguaje y preocupémonos de cómo usarlo.

Si el masculino se utilizar como plural para ambos sexos, me niego a tener que duplicar todos los nombres que utilice, para contentar a todos y todas, que están en sus casas y “casos”, leyendo en su ordenador u “ordenadora”, esta entrada o “entrado”.

https://youtube.com/devicesupport

El caso es que los despropósitos de miembros y “miembras” del gobierno, muestran que no se puede forzar a que un lenguaje cumpla con la estúpida ley de paridad. Y es estúpida, no porque no sea importante que las mujeres se equiparen a los hombres, sino porque no se puede forzar a que haya personas, me da igual el sexo que tengan, se queden fuera del gobierno porque para cubrir con la paridad hay que dar paso a un hombre o una mujer concreta que sea menos capaz.

Así que lo dicho, parece ser que en estos últimos años, sí que estamos siendo un poco del género bobo, jugando con los géneros, los sexos y demás tonterías, en lugar de preocuparnos por cosas más importantes o “importantos”.

Publicado por Güevo el 19 mayo, 2011 en Rajar por rajar | 2 comentarios para leer

  • 20 mayo, 2011, 13:15
    un_notas dijo,

    El tema del que estás tratando se llama “discriminación positiva”. Por “fortuna”, en España parece que sólo nos está afectando por sexo, y de momento nos estamos librando de otras discriminaciones como la raza (cosa que no ocurre en Francia o en EEUU). La discriminación (tanto la ‘tradicional’ como la positiva) es un problema que va a existir siempre, pero el problema se hace más terrible cuando se hacen leyes discriminatorias, que es contrario al principio de igualdad.

  • 25 mayo, 2011, 9:44
    Güevo dijo,

    El caso es que algo que lleva la palabra “discriminación” incluido, no puede ser bueno.

Escribe un comentario