‘La vida de Pi': una historia increíble

Hacía tiempo que no salía del cine intentando procesar lo que acababa de contemplar como me ha ocurrido tras ver La vida de Pi. Pensando en su final y su significado, no sólo a nivel de la propia película, sino sobre la reflexión a la que te induce sobre la vida en general, sobre cómo nos comportamos los seres humanos, y porque creemos en las cosas que creemos. Aunque ya había oído comentarios al respecto sobre el efecto que había tenido en la gente que la había visto, he decir que me ha sorprendido gratamente este último trabajo del director chino Ang Lee, que recordaréis por películas como Tigre y Dragón o Brokeback Mountain.

La historia comienza con la visita de un joven escritor a Pi Patel para que le cuente su increíble historia de supervivencia tras un naufragio, con la intención de usarla en su próxima novela. Pero lo que se encuentra es algo bastante distinto de lo que se esperaba. Porque la película no solo trata de una aventura en el mar, sino que como bien titula la película, nos narra la vida de Pi Patel, de su nacimiento y su infancia, el simpático origen de su nombre, y su afán por creer en algo, por encontrar algún significado a la existencia. He de decir que durante el visionado de la película me molestó ligeramente la carga religiosa que impregnaba la historia en ciertos momentos, pero esta sensación se fue diluyendo según avanzaba el metraje, hasta llegar al final, con el que ya todo encaja. Por supuesto, esta película es también un auténtico festival visual, que te deja maravillado por las espectaculares y a veces oníricas imágenes que plasman la aventura marítima de Pi y el tigre de Bengala que le acompaña en su periplo marítimo. No la vi en 3D, soy bastante reacio a ver películas con ese formato, pero en esta película creo que puede merecer la pena en muchas escenas, que pueden realzar su espectacularidad. También hay que tener claro que pese a que salgan animales en la película, no vayas a pensar que pueda tener cierto tono infantil, porque no lo tiene. Aunque los niños también la podrán disfrutar, no está dirigida a ellos.

No cuento más sobre  película, porque lo mejor es verla, solamente recomendarla tanto por ser un espectáculo visual incomparable, como por tener un guión que te emocionará y te hará reflexionar. Cuando salgas del cine habrás experimentado una historia increíble en la que desearás creer. Se que suena a la típica frase de promoción de película, pero en este caso tiene un sentido que comprenderás cuando la veas.

Publicado por Vik-Tor el 7 diciembre, 2012 en Por fin es viernes | 4 comentarios para leer

Escribe un comentario