Homenaje a “La Abadía del Crimen”

Ya al final de mi vida de pecador, mientras espero el momento de perderme en el abismo sin fondo de la divinidad desierta y silenciosa; en esta celda de mi querido monasterio de Melk, donde aún me retiene mi cuerpo pesado y enfermo, me dispongo a dejar constancia en este pergamino de los hechos asombrosos y terribles que me fue dado presenciar en mi juventud. […]

Puede que tras leer estas líneas, te hayan venido a la mente viejos recuerdos y tengas cierta sonrisa nostálgica en la cara. Si es así, será por esas horas que dedicaste delante de un viejo ordenador intentando descubrir a un asesino que ya sabías quien era.

Y es que con esas frases, empezaba el videojuego de ordenador que fue muy conocido a finales de los 80, La abadía del crimen.

Carátula Abadía del crimen. Fuente: http://www.abadiadelcrimen.com/

El juego fue lanzado por la empresa española Opera Soft en 1987, y estaba basado en la novela más importante de Umberto Eco, “El nombre de la Rosa” (1980).  Aunque en 1986, se estrenó la película con el mismo nombre y protagonizada por Sean Connery, el juego no pudo tener ese nombre, el escritor nunca dio una respuesta afirmativa, no sé si porque no tenía muy clara la idea de lo que era un vidojuego, así que se optó por otro título.

El juego consistía en manejar Fray Guillermo (Sean Connery en la película), que acaba de llegar a una abadía con su discípulo Adso, dónde es recibido por su Abad. Es entonces cuando nos enteramos de que “ha sucedido algo terrible”, y las sospechas de que hay un asesino en la abadía, por lo que el objetivo es averiguar quién ha realizado semejante crimen. Todo esto, nos lo cuenta el abad, mientras le perseguimos a toda prisa hasta nuestra “celda”, a la vez que nos empieza a dar órdenes como la obligación de asistir a los Oficios, a la comida, y por la noche, nada de dar paseos por la abadía, sino quedarnos a dormir en nuestra celda. Esto es lo que le convierte en uno de los más malvados villanos del mundo de los videojuegos: su cantidad de ordenes, y su facilidad de expulsarte de la abadía. Un poco de retraso en llegar a misa, o una pequeña excursión nocturna para ver el claustro a la luz de la luna, y de repente aparece el abad y se te acaba la partida.

El abad enseñando la celda

El juego ocupaba 55 Kbytes, algo sorprendente. Y más, con la cantidad de horas de juego que ha podido proporcionar esos pocos miles de bytes.  De hecho, el juego era un completo rompecabezas bastante complejo. Poder ir avanzando, descubriendo cada día algo nuevo o encontrando algún nuevo objeto, no era trivial, y se convertía en un trabajo de prueba y error; y más cuando no podías guardar una partida, y debías empezar desde el principio con tu investigación. Pero todo estaba pensado, y cada vez que el abad te mandaba a casa y se acababa el juego, tenías una pantalla final donde podías ver el porcentaje de la investigación que habías resuelto. Hay que recordar, que en esos tiempos oscuros en los que no había internet, era muy dificil encontrar las soluciones a este tipo de juegos, ya que estaban confinadas en alguna revista de la época que tu no tenías.

Y este gran juego, se lo debemos a Paco Menéndez. Él, junto con Juan Decán, desarrollaron este juego en 14 meses. Es sorprendente leer las entrevistas que se le hizo a Paco Menéndez donde cuenta como surgió la idea, y como la llevo a la práctica con la ayuda de su amigo Juan para realizar los gráficos.

De hecho, creo que no hubo ningún detalle que se le escapará a Paco. Incluso la “banda sonora” era sorprendente, ya que en oficio de Vísperas, se podía escuchar un pequeño fragmento del Ave María de Schubert ¡¡a través del speaker del ordenador!! ¡¡sin tarjeta de sonido!! Y como mecanismo de seguridad, un sorprendente e ingenioso sistema anticopia. Con los habituales sistemas de copia de la época, lo normal es que en el oficio de Vísperas del primer día no sonora el Ave María, sino una voz de ultratumba diciendo “PIRATA! PIRATA! PIRATA Pirata!“, a la vez que se reiniciaba el ordenador.

En este video de youtube, podemos disfrutar de estos momentos: El Ave María, a partir del minuto 1:50. La voz de ultratumba, a partir del minuto 2:55.

Huevo de pascua en La Abadia del Crimen

Y ahora, la parte buena de todo esto, y es que tenemos la suerte de poder disfrutar de nuevo jugando a este juego gracias a los remakes que se han hecho.

Por una parte, el remake de Antonio Giner, versión de 32 bits y 256 colores para PC. Con opciones tan espectaculares como son la posibilidad de jugar con los gráficos Amstrad o en modo monocromo. ¡Increíble!

Remake de Antonio Giner en modo monocromo

Esta versión es ideal para descargársela y jugar con ella en el PC. Sorprende leer el proceso de su elaboración, donde se partió de código en ensamblador para volver a programar todo.

Código original Abadía del crimen. Fuente: http://www.abadiadelcrimen.com

El segundo remake, ha sido elaborado por Manuel Pazos. Este tiene la característica de ser un applet java, por lo que con tener java instalado en el ordenador, se puede probar el juego desde un navegador.  ¡¡PODÉIS JUGAR YA MISMO!!De nuevo es increible.

Así que buen fin de semana, y ánimo con la investigación. No seais tramposos y no vayáis directamente a las soluciones, se disfruta más el juego resolviendo el enigma poco a poco. De hecho, debo confesar, que yo tarde más de 10 años (y puede que más de 15) en terminarme este juego. ¡Nunca conseguí encontrar el camino en el laberinto! Fue necesario que descubriera este remake… y mirarme el plano del laberinto que publico Micromanía :)

Y si os habéis quedado con ganas de saber más, sobre este juego, indico algunas referencias:

Publicado por Fer el 29 abril, 2011 en Por fin es viernes | 5 comentarios para leer

  • 29 abril, 2011, 8:51
    Demons dijo,

    Y ahora que los juegos ocupan 2^20 veces más, y son 2^20 veces peores que este tipo de juegos.. Ya no se fabrican juegos así (Salvo quizás, los de Pendulo Studios :D)

  • 29 abril, 2011, 16:43
    Viyu dijo,

    Qué tiempos! Cuánta nostalgia. Soy muy sensible con estas cosas :P
    Aunque no jugué en su momento a la Abadía sabía de su fama y me recuerda a mi infancia, a otros muchos juegos y en definitiva a la época dorada del soft de entretenimiento español. Ya no se hacen juegos como los de antes.
    Por cierto, la versión Java está chula chula.

  • 29 abril, 2011, 19:44
    un_notas dijo,

    Bueno, Demons, si tanto te preocupa el espacio que ocupan te puedes bajar el kkrieger, un shoot’em up 3D que ocupar 98304 bytes.
    http://www.theprodukkt.com/kkrieger#20

  • 4 mayo, 2011, 10:52
    Adso dijo,

    Qué recuerdos!! Me siento totalmente identificado con el post. El abad expulsándote a la mínima, las partidas que no se guardaban y lo imposible que resultaba salir del laberinto. Está claro que ya no se tiene la imaginación para hacer juegos como los de antes. Gracias al autor por recordarnos estos pequeños tesoros. Tendré que volver a jugar a ver si de una vez me lo termino ;)

  • 5 marzo, 2013, 7:05
    RetroMadrid 2013 | cornisa.net dijo,

    […] Sin embargo, uno de los detalles que más me gustan de este año es la entrega del premio RetroMadrid, que este año recaé en el Juego de La Abadía del Crimen, el clásico juego español creado en 1987. Personalmente es un juego que me marcó, algo que ya comenté hace un tiempo en cornisa.net. […]

Escribe un comentario