Confías en tu Doctor… Doctor Who?

Se puede decir que en el Reino Unido hay tres instituciones tradicionales que definen a los británicos : la realeza, el té de las 5 y  el Doctor Who. La legendaria serie, nacida hace ya más de cuarenta años, ha vuelto con una nueva temporada, el pasado 23 de Abril. Y ha empezado con más fuerza que nunca: el presidente Nixon; la llegada del hombre a la Luna; una invasión alienígena. Por supuesto, el excéntrico Doctor salvando al mundo como siempre, aunque al principio del primer episodio sufre un pequeño percance vital, que traerá cola durante toda la temporada…

Para aquellos que no conozcan nada de esta serie de culto, hagamos un poco de historia. En 1963 aparecería por primera vez en las pantallas británicas trayéndonos las extrañas aventuras a través del espacio y del tiempo del autodenominado Doctor, un alienígena miembro de la raza de los Señores del Tiempo, el último de su especie. Permanecería en emisión ininterrumpidamente hasta ser cancelada en 1989, y tras un pequeño telefilm en 1996, volvería por la puerta grande con la reinvención de la serie para el siglo XXI en el año 2005. Una de las características principales de la serie es que, lógicamente por su longevidad en la parrilla televisiva, el personaje ha sido interpretado por múltiples actores, pero estos cambios se han integrado dentro de la historia justificándose por un proceso de regeneración del Doctor que se activa cada vez que esta a punto de morir, que le hace renacer con un nuevo rostro. Seguro que algunos os sonara una de las encarnaciones más populares que casi se ha convertida en icónica, la interpretada por Tom Baker entre 1974 y 1981, siempre con su bufanda multicolor. Tras el regreso de la serie, ya han pasado por ella tres actores, Christopher Eccleston, que solo estuvo la primera temporada, David Tennant que permaneció durante tres temporadas, considerado por muchos el mejor Doctor hasta ahora, y su último interprete, Matt Smith, que a pesar de levantar dudas por ser el actor más joven que ha encarnado al Doctor, está empezando a lograr que olvidemos a Tennant.

¿Y que hace de esta serie que se considere tan genial? te preguntarás.. . Empecemos con los protagonistas actuales:

El Doctor: Matt Smith interpreta al último Señor del Tiempo, un poco menos sentimental que su predecesor, pero igual de alocado y brillante. Unas veces parece un niño entusiasmado con todo y otras vemos lo que es realmente, un poderoso ser de más de 900 años. Sus señas de identidad: pajarita, chaqueta con coderas y su clásico destornillador sónico capaz tanto de abrir puertas como reprogramar un ordenador complemente.
Amy Pond: una de las características del Doctor son siempre sus acompañantes, humanos habitualmente del género femenino. El Doctor no es tonto ;-). Y en esta encarnación nos encontramos con esta espectacular pelirroja interpretada por la escocesa Karen Gillan, que da réplica perfecta al Doctor, y es eje básico de la historia de la quinta temporada de la serie. La química entre los dos personajes es indiscutible.
Rory Williams: menos habitual es que haya otro compañero de aventuras, pero en este caso nos encontramos con el sufrido novio de Amy, interpretado por Arthur Darvill, con cara de pardillo, siempre preocupado porque el Doctor le pueda robar a su chica, y cuyo amor por ella quedaría demostrado al final de la quinta temporada.
TARDIS: no es un personaje, pero como si lo fuera. El emblema por excelencia del Doctor es su nave espacio-temporal, cuyo nombre viene de las siglas Time And Relative Dimension In Space (Tiempo Y Dimensión Relativa en el Espacio). Más grande por dentro que por fuera, y sí, tiene forma de cabina telefónica de la policía. Resulta que su dispositivo de camuflaje se le estropeo en una visita a Londres en los años 60 y así se quedó. ¿A qué es genial? :-)

¿Que te puedes encontrar en una serie con estos planteamientos? Pues la ciencia-ficción más loca, divertida e imaginativa del mundo. Viajes a los puntos más recónditos del espacio y a los momentos del tiempo fundamentales de nuestra historia, pasada, presente y futura, encontrándote siempre con los alienígenas más extraños del universo (y los más retro, manteniendo muchos diseños de los años 60/70, como los clásicos Daleks y los Cybermen). Visitar Pompeya justo antes de ser sepultada por el Vesubio. Investigar un asesinato junto a Agatha Christie. Ayudar a Wiston Churchill en la defensa de Inglaterra de una invasión de  Daleks en plena Segunda Guerra Mundial. Conocer a River Song, la mujer del Doctor, aunque él realmente no está casado… todavía;es lo que tienen los viajes en el tiempo. Y misterio, un misterio en cada episodio, acompañado de otro que sirve como trasfondo de cada temporada e incluso continua durante varias temporadas.

Para aquellos que no se atrevan a empezar con la primera temporada de 2005 (que está emitiendo actualmente el canal Boing), aun siendo recomendable para seguir todos los sucesos cronológicamente, pueden comenzar con el debut de Matt Smith en la 5ª temporada, del pasado año, que aunque aparecen algunos amigos y enemigos de anteriores temporadas, se puede disfrutar sin problema sin conocimientos de lo ocurrido anteriormente. Y si he de recomendar un episodio, diría que el décimo, titulado “Vincent y el Doctor”, donde el Doctor y Amy viajan a la holanda del siglo XIX y son ayudados por Vincent Van Gogh en su enfrentamiento contra un peculiar alienígena. El final de ese episodio es de los más emotivos que he visto, un magnífico homenaje al genial pintor. Algunos preferirán otros episodios con más elementos de ciencia-ficción y misterio, pero que le vamos a hacer, es que soy un sentimental.

Y por supuesto, como hoy es viernes, en la página de la BBC os podéis divertir con los juegos del Doctor Who.

Publicado por Vik-Tor el 6 mayo, 2011 en Por fin es viernes | Se el primero en comentar

Escribe un comentario