Augusto no quiso ser menos que César

Si hay algo que le debemos a Julio César es nuestro calendario actual, ya que el fue él quién encargo que se le diera forma llegando prácticamente a nuestros días, con tan solo la reforma realizada por el Papa Gregorio XIII. Aunque como veremos, su sobrino y primer emperador de Roma también quiso dejar su impronta.

Busto de Julio César

A lo largo de la historia de Roma el calendario había sufrido numerosos cambios, llegando en época de César a ser de 366 días  y cuarto, dividido en trece meses, que incluían más o menos los actuales más un mes intermedio entre Febrero y Marzo (que era cuando comenzaba el año romano), de 22/23 días, denominado Mercedino. Esto había llegado a provocar un desfase con las estaciones climatológicas que no podía continuar, ya que cada 35 años se adelantaba un mes. Para ello César encargo a Sosígenes de Alejandría que realizara un estudio para adaptar el año civil al año solar. Y así, en el año 46 a. C, se añadió al mes de Septiembre un intervalo de 67 días para corregir el desfase acumulado. El siguiente paso fue establecer el año de 365 días, dividido en 12 meses, con 31 días los impares y 30 días los pares, completándose Febrero, el último mes del año, con los 29 días que faltaban. Pero aún así, quedaba un pequeño desfase  por corregir, ya que el año astronómico dura algo más de los 365 días, así fue como se estableció el año bisiesto, que añadiría un día más a Febrero cada cuatro años, contando ese año con 30 días. Así había nacido el calendario juliano.

Busto de Augusto

En este momento os estaréis preguntando ¿Febrero no tiene 28 días y los años bisiestos 29? Pues ahí queríamos llegar. Tras la muerte de César, el mes de Quintilis había sido renombrado como Julius en su honor. El senado de Roma, para no herir el orgullo del emperador Augusto, decidió en el 23 a. C dedicarle el mes de Sextilis, nuestro actual Agosto. Pero según la división del calendario juliano,  el mes de Julius tenía 31 días, por lo que para que la cosa estuviera igualada, había que añadirle a Augustus un día más, restándoselo al mes de Febrero. Esto provocó también que los cuatro meses siguientes cambiaran la duración, pasando de 31 a 30 septiembre y noviembre, y de 30 a 31 octubre y diciembre. Y así es como, por halagar la vanidad de un emperador, el mes de Febrero se quedó con 28 días.

Publicado por el 16 abril, 2012 en Historia olvidada | Lee el primer comentario

Qué noche la de aquel día.

La noche, marco predilecto de leyendas y relatos, fuente inagotable de temores y terreno propicio para la superstición y el miedo. Este periodo de tiempo entre la caída y el renacer del sol, escenario de los sueños de los genios, de la inspiración onírica del surrealismo y también de pesadillas pobladas por monstruos, ha sido, fundamentalmente, y en particular hasta el desarrollo de la luz eléctrica, un limitante a las facultades humanas. Lo más juicioso en tiempos pretéritos era recogerse en el hogar y aguardar la llegada la la luz del nuevo día. Los caminos, huérfanos de luz,  en especial en ausencia de luna, y frecuentados por salteadores, lobos y quién sabe qué seres malignos, no eran un lugar seguro para el individuo común y en los callejones oscuros de los barrios sórdidos de las ciudades uno se podía dejar la vida en cualquier cuchillada furtiva por cualquier cosa que valiera más que nada, o ni siquiera eso.

En el transcurrir del mundo, las más noches han pasado como un tiempo del descanso hasta la nueva jornada, pero también han existido las noches de las otras vidas (las licenciosas o las volcadas al trabajo a la luz de una vela), de las traiciones o de los aquelarres de las brujas. Posiblemente la Historia se ha escrito más a la vista del astro rey, pero a decir verdad nunca duerme. Las crónicas históricas y la creación literaria nos han dejado algunas noches para recordar. Por citar dos ejemplos muy conocidos, mientras Shakespeare nos cuenta el Sueño de una noche de verano, la tradición árabe nos ha legado no una, sino mil y una noches, en las que Sherezade se sobrepone a su destino de relato en relato.

También había caído la noche cuando, al mando de Hernán Cortés, los españoles cercados en Tenochtitlán intentaron abandonar la capital azteca aprovechando la oscuridad. A pesar de las precauciones, las tropas del conquistador extremeño fueron sorprendidas por miles de guerreros que les acorralaron mientras intentaban cruzar el lago que rodeaba la ciudad. Los soldados españoles sufrieron numerosas bajas, se perdió la artillería y casi todo el tesoro de Moctezuma. Este episodio se convirtió en uno de los más conocidos de la conquista de América y pasó a la historia como la Noche Triste. Cortés, que, según cuenta la leyenda lloró esa noche al pie de un ahuehuete (árbol típico de México) no sometería la ciudad mexicana hasta más de un año después.

La Noche Triste

Una de las épocas más oscuras de Europa también tuvo sus noches oscuras (y muchas), aunque para la historia han quedado con nombre propio dos, testimonio del horror nazi. En 1934, para afianzar su poder absoluto sobre las estructuras del estado alemán, el régimen nazi llevo a cabo una purga para eliminar adversarios políticos, dirigida fundamentalmente contra las SA, cuerpo paramilitar de cuyo poder e independencia Hitler recelaba. Entre las decenas de asesinados estaba su líder, Ernst Röhm. Este suceso, uno más en la estrategia nazi para someter todas las voluntades alemanas por la vía del terror, figura en los libros de historia como la Noche de los Cuchillos Largos. Cuatro años más tarde otra noche de muerte y destrucción llevó a las calles de Alemania, en toda su crudeza, el antisemitismo nazi. En la Noche de Los Cristales Rotos el gobierno alemán promovió y jaleó un ataque coordinado y encabezado por las tropas de asalto del régimen en el que casi todas las sinagogas del país fueron destruidas, los cementerios fueron profanados, las tiendas regentadas por judíos destrozadas, miles de personas fueron detenidas y decenas de ellas asesinadas.

Otra noche, que se mueve entre la fe, la fantasía y la historia, vio nacer en Belén a Jesús de Nazaret. Aunque el lugar, la fecha y el hecho puedan ser discutidos, el mundo no volvería a ser el mismo. Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad.
Eso pudo decir George Washington veinticuatro horas antes de otra noche histórica (dejando aparte las muchas que hay en cada edición de la Champions League…) mientras, como general del Ejército Continental trataba de decidir el próximo paso del sueño libertador norteamericano. En su escritorio dejó una escueta nota manuscrita resumiendo en tres palabras su decisión (“Victory or Death”) y esa noche de 1776 sus tropas cruzaron el río Delaware, sorprendieron y derrotaron a los británicos y a los mercenarios hessianos y obtuvieron una victoria decisiva para la independencia de las trece colonias que se convertirían en los Estados Unidos.

Washington cruzando el Delaware (obra de Emanuel Gottlieb Leutze)

Y mientras escribía estas líneas se ha abalanzado la noche, siempre fiel a su cita. Las luces se van apagando, la Historia seguirá avanzando, y a un servidor le toca un sueño anónimo y esperemos que reparador, que, ya se sabe, el poco dormir y el mucho leer puede llevar a la sequedad del cerebro, como me han contado que le pasó a un hidalgo ingenioso. Mañana será otro día.

Publicado por el 10 abril, 2012 en Historia olvidada | Lee el primer comentario

Google Code Jam 2012. Participa y entrenate

Un año más, Google organiza su concurso anual de programación a nivel mundial, el Google Code Jam 2012.

Google Code Jam

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre la celebración de este evento, y sobre los resultados del último concurso. En aquella ocasión, el representante español con mejor resultado fue Landertxu, que quedó en el puesto 64.

Sobre la edición de este año, las normas no cambian apenas. Ya se ha abierto el periodo de inscripción, que finaliza el 13 de abril, que será cuando comience la ronda de clasificación.

El objetivo del concurso sigue siendo resolver una serie de problemas, para lo que será necesario implementarlo con un lenguaje de programación. En principio vale cualquier lenguaje, ya que la ejecución del programa la realiza cada concursante. Posteriormente, mandarán los resultados solución del problema, que se validarán si son correctos o no, y el código fuente del programa desarrollado.

Una vez más, tras una serie de rondas, se clasificarán los 25 primeros concursantes para disputar la final de una forma presencial en las oficinas de Google en Nueva York.

Aunque el Google Code Jam se está convirtiendo en el concurso de programación más importante a nivel mundial, no es el único. TopCoder lleva mucho tiempo organizando concursos de este tipo y se celebran de distintos tipos a lo largo del año.

Pero quizás, el más conocido en el ámbito universitario es el concurso que organiza la ACM (Association for Computing Machinery), el ACM-ICPC (International  Collegiate Programming Contest).  En este concurso compiten equipos de tres estudiantes de distintas universidades. El objetivo final sigue siendo la resolución de una serie de problemas programando en un lenguaje determinando y empleando distintas técnicas de algorítmica.
Dentro de este concurso de la ACM, la Universidad de Valladolid dispone de un Online Judge que puede ser empleado por cualquier usuario que se registre en el sistema. Este sistema propone más de 1000 problemas que deben ser resueltos usando los lenguajes C, C++, Java o Pascal. El usuario enviará su código fuente, y será el Online Judge quien ejecute el programa y comprueba si resuelve el problema de forma correcta en un tiempo concreto. Además, es posible encontrar estadísticas sobre la resolución de los problemas propuestos. Así, por ejemplo, el primer problema que propone, denominado 3n+1 y basado en la conjetura de Collatz, ha sido intentado por 66465 usuarios, de los que 48103 lo han conseguido resolver en alguno de sus intentos. Además el lenguaje favorito para la resolución de este problema ha sido C++.

Estadísticas Resolución Problema 3n+1

Estadísticas Resolución Problema 3n+1

Sin duda, un buen lugar para entrenarse si se quiere participar en el Google Code Jam.


Más información:
Página de Google Code Jam
Twitter: @googlecodejam
Facebook: googlecodejam
ACM Online Judge

Publicado por el 2 abril, 2012 en Tecnología | 4 comentarios

Community: locuras en la universidad

En Estados Unidos a aquellos que no tienen muchos recursos o son rechazados por las grandes universidades, solo les queda la universidad comunitaria, un tipo de institución pública normalmente frecuentada por estudiantes que viven en la zona. Y ahí es donde acaban los protagonista de la serie Community, una de las comedias más eclécticas y divertidas de la parrilla televisiva norteamericana.


En Community podemos seguir las aventuras y desventuras de un grupo de estudio dentro de la universidad de Greendale. Pero es un grupo de lo más variado y peculiar. Como personaje un poco más central, aunque todos tienen su parte protagonista, no encontramos con Jeff Winger, un abogado que nunca acabo la carrera y tras ser descubierto, le revocan la licencia para ejercer por lo solo le queda la universidad comunitaria como alternativa para obtener el título de verdad. Ahí se topa, e intenta ligar, claro, con Britta Perry, una chica comprometida con las grandes causas y las injusticias del mundo. Juntos forma el grupo de estudio de Español, al cual se unen inmediatamente Abed Nadir, de origen árabe, el más friki del grupo, quizás con un poco de sindrome de Asperger pero  que pronto se convierte un poco en el corazón del grupo con sus manía de citar películas y series en cualquier situación. El mejor amigo de Abed es Troy Barnes, un prometedor jugador de futbol americano que por una lesión tuvo que renunciar a su beca y solo le quedó estudiar en Greendale. Juntos forman una de las mejores parejas cómicas que te puedas encontrar en la televisión, os lo aseguro. La parte femenina se completa con Shirley Bennet, madre divorciada y devota cristiana, y la dulce Annie Edison, la más joven del grupo, judía y adicta a las anfetaminas en recuperación. El último fichaje del grupo será Pierce Hawthorne, interpretado por el genial  Chevy Chase, lo que ha supuesto una segunda juventud para el actor. Pierce destaca por ser el más desagradable, políticamente incorrecto y molesto del grupo, un viejo un poco cascarrabias y deslenguado que nunca se corta para decir lo que piensa. Entre los secundarios destacan el “Señor” Chang, el profesor de español (si, un chino da clases de español) y el ambiguo Decano Pelton, entre cuyos ídolos se encuentra Lady Gaga, y que le gusta de vez en cuando usar algún disfraz de su “hermana” (y eso que no tiene ninguna hermana).


Por los primeros capítulos parece una serie más de comedia basada en la relación de los personajes, pero poco a poco todo este plantel de variopintos personajes comienzan a protagonizar episodios cada vez más delirantes, llenos de referencias de todo tipo, televisivas, literarias y cinematográficas. Uno de los puntos culminantes podría ser la batalla de paintball de la primera temporada, todo un homenaje a las películas de acción, o el capitulo de zombies de la segunda temporada. También podemos destacar el primer episodio de la segunda temporada donde la actriz Betty White, la entrañable Rose de Las Chicas de Oro, da vida a una profesora de antropología amante de las armas antiguas.


En definitiva, una serie fresca y diferente que no podéis dejar escapar. Aquí os dejo el trailer de la edición en DVD de la primera temporada para que podáis juzgar por donde van los tiros de esta serie.

Publicado por el 23 marzo, 2012 en Por fin es viernes | Lee el primer comentario

Cuéntame tu historia y te diré cómo hablas

El bicentenario de la Constitución de Cádiz ha traído estos días a todos los medios la expresión popular de ¡Viva la Pepa!, que, usada originalmente por los liberales españoles para manifestar su apoyo a la Carta Magna de 1812, fue derivando hasta su utilización, en otros contextos, como sinónimo de improvisación y jolgorio.
Hay muchas otras muestras de cómo la Historia va dejando sus huellas en el idioma en forma de expresiones y frases hechas de las que en muchas ocasiones se ha olvidado el origen o se desconoce exactamente el hecho histórico que está detrás.

Unas cuantas surgieron en la época imperial, cuando las tropas españolas libraban batallas en medio mundo. En una de estas batallas, en los alrededores de la localidad italiana de Bicoca, las tropas imperiales aplastaron, con una facilidad pasmosa, al ejército franco-veneciano. Desde entonces, cuando algo resulta fácil es una bicoca. Años más tarde, en 1557, de nuevo los franceses sufrirían una gran derrota ante los ejércitos imperiales, esta vez en San Quintín. Para conmemorar esta victoria española, acaecida el día de San Lorenzo, se erigió el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, y tal fue la matanza que la expresión “se armó la de San Quintín” se quedó para siempre en el acervo lingüístico castellano.
Pero tanta guerra requiere muchos sacrificios, y el infierno de Flandes (el “Vietnam español”) fue un buen ejemplo. El enorme coste humano y económico que conllevó el mantenimiento de los Países Bajos bajo el dominio del Imperio, estando en guerra con ingleses, franceses, turcos, portugueses, rebeldes flamencos y quien pasara por allí, hizo que “poner una pica en Flandes” sea sinónimo de cualquier empresa realmente complicada. Al final, tanta sangría acabó dejando las arcas imperiales con telarañas, y bien pudo decir el segundo de los Felipes, y con razón, que estaba sin blanca. La blanca fue una moneda que se comenzó a acuñar en Castilla en el siglo XIV y que en época del Rey Prudente apenas valía nada. Ni de ésas quedaban ya en el Reino.

La rendición de Breda (Velázquez)

No sabemos cuántas blancas circularían por Sevilla en aquellos tiempos, pero la capital andaluza aparece en otra de las expresiones conocidas con trasfondo histórico. Y es que “el que se fue a Sevilla perdió su silla”. El origen de la frase se encuentra durante el reinado en Castilla de Enrique IV de Trastámara, cuando el arzobispo de Sevilla y su sobrino (arzobispo de Santiago de Compostela) intercambiaron temporalmente sus puestos para que el tío, más experimentado, consiguiese dominar la situación problemática a la que su sobrino se estaba enfrentando en Galicia. Cuando todo estuvo bajo control y se procedió a la vuelta de cada uno a su diócesis original parece ser que el sobrino se negó a deshacer el cambio y devolver la silla sevillana a su antiguo propietario, siendo necesaria incluso la intercesión del Papa y el Rey para restablecer la situación. Lo curioso del dicho es que el que realmente perdió su silla fue quien se fue de Sevilla…

Pero si el siglo XVI fue movido en Europa, no menos lo fue en el Nuevo Mundo. En 1519 Hernán Cortés y sus hombres llegaban a tierras del Imperio Azteca y, ante las dudas y las posibles tentaciones de retirada (hacia Cuba) de su tropa, el de Medellín decidió destruir los barcos en que habían llegado al continente. El mensaje parecía claro: o Tenochtitlán o muerte, la retirada no era una opción. “Quemar las naves” simboliza desde entonces un paso sin vuelta atrás.

Hernán Cortés

Las riquezas americanas también han legado expresiones al castellano. Así, cuando algo es muy valioso se dice que vale un Potosí, haciendo referencia a la localidad boliviana de Potosí y las impresionantes minas de plata que allí se ubicaban. Si nos movemos a Perú podemos encontrar la ciudad de Jauja, fundada por Francisco Pizarro en 1534. El buen clima de la zona (especialmente indicado para los enfermos de tuberculosis y las vías respiratorias), su tierra fértil y su paisaje crearon la leyenda del “país de Jauja”, donde la existencia es idílica y todo es abundancia, y la conocida expresión de “esto es Jauja”.

Quizá algunos de los acontecimientos actuales acabarán siendo recordados en expresiones dentro de unos siglos. ¿El euro, Zapatero, el Mundial? Quién sabe…

Publicado por el 21 marzo, 2012 en Historia olvidada | Lee el primer comentario

Malvinas: una guerra, dos historias, treinta años.

El próximo 2 de abril se cumplirán treinta años desde que la ocupación argentina de las islas Malvinas desencadenase el conflicto armado entre la república sudamericana y Gran Bretaña. A mí esta guerra siempre me ha resultado hasta cierto punto “extraña”: protagonizada en plena Guerra Fría por dos países del bloque occidental, luchada en un territorio inhóspito alejado de los clásicas “zonas calientes” del planeta, librada para dirimir un conflicto territorial ancestral y fuertemente marcada por la situación sociopolítica del Cono Sur. También me ha dado siempre la impresión de que los sucesos de las Malvinas son relativamente desconocidos para quienes en aquel momento aún no tenían conciencia de lo que acontecía a su alrededor, debido a su corta edad o simplemente que aún no habían nacido.

fuente: absolut-argentina.com

El archipiélago de las Malvinas (las Falklands en inglés), está situado en el Atlántico Sur, a unos 460 kilómetros del litoral argentino. Con una superficie equivalente a la provincia de Lérida y una población de poco más de tres mil habitantes, ha sido motivo de disputa entre Argentina y Reino Unido desde que en 1833 los británicos ocuparan el archipiélago tras desalojar a la guarnición argentina que desde 1820 se encontraba en las islas sucediendo a los españoles, que las habían ocupado previamente. Desde Buenos Aires se ha considerado siempre a las Malvinas como parte integrante del territorio nacional argentino ocupada por una potencia extranjera y nunca se ha reconocido la soberanía británica sobre el archipiélago. Mientras, la población isleña se siente, en su gran mayoría, afin a Gran Bretaña.

Aquella primavera de 1982, la Junta Militar que gobernaba en Argentina se enfrentaba a una enorme crisis económica, política y social en el país y buscó con la operación de ocupación de las islas una cortina de humo y un golpe de efecto que le hiciera recuperar la popularidad perdida, en un intento desesperado por frenar su caída. Desde Gran Bretaña, el gabinete de la entonces primera ministra Margaret Thatcher (de actualidad tras la interpretación de la oscarizada Meryl Streep) respondió de forma contundente a lo que consideró una agresión contra la soberanía británica. Tras la victoria, el gobierno conservador de la Dama de Hierro, que también atravesaba un momento delicado, salió enormemente reforzado.

Hace poco más de un mes la tensión se ha reavivado en torno al conflicto de las Malvinas, tras decidir Londres el envío a la zona del HMS Dauntless (uno de los mejores buques de guerra de la Royal Navy) y presentar el gobierno argentino una denuncia contra Gran Bretaña ante la O.N.U, al considerar que el gobierno británico promueve la militarización de la zona con esta acción.

Para ampliar información sobre el hecho histórico que este año se conmemora , dejamos dos documentales, uno inglés y otro argentino, que narran, con distinto enfoque y desde diferente punto de vista lo sucedido en las diez semanas de contienda, sus antecedentes y sus consecuencias.

Guerra de las Malvinas 1982 completo, alta calidad.

Documenta – La Guerra De Malvinas

Publicado por el 19 marzo, 2012 en Historia olvidada | Lee el primer comentario

El ingeniero que nos ayudó a fregar mejor

A finales del pasado año se nos fue uno de esos genios de la inventiva española que, aún sin ser muy conocidos, se merecen también letras de oro en la historia de España. Manuel Jalón Corominas no hizo un gran descubrimiento técnico ni científico, pero creo algo fundamental para facilitarnos la vida cotidiana: inventó la fregona.


Manuel Jalón, nacido en Logroño en 1925, estudió Ingeniería Aeronáutica y durante muchos años trabajo por varios lugares del mundo en el área de creación y mantenimiento de aviones, llegando a ser Oficial de Mantenimiento de Aviones en las Fuerzas Áreas estadounidenses y ser admitido en 1965 en el American Institute of Aeronautics and Astronautics. Pero a pesar de ser un gran profesional de la aeronáutica, sus inquietudes inventivas le llevaron por otros derroteros. Y así, durante su estancia en Zaragoza a mediados de los años 50 del pasado siglo, siendo supervisor de los talleres de mantenimiento y reparación de los F86 Sabre, decide dar una vuelta a su carrera profesional y participa en la fundación de Manufacturas Rodex S.A., la empresa donde vería la luz la fregona.


Jalón se inspiro para la creación de la fregona en el sistema que usaban en Estados Unidos para limpiar los hangares, con grandes cepillos y trapos con palos. El principal fin de su inventor era conseguir que las mujeres dejaran de fregar de rodillas, que, a parte de ser un tanto humillante, causaba problemas como bursitis o artrosis. Según sus palabras “Intenté dignificar un trabajo humilde. Fregar de rodillas sólo lo soportaban las mujeres sin otra posibilidad. Incluso las amas de casa de clase media esperaban a que el marido no estuviese en casa para arrodillarse a fregar”. La primera versión de la fregona incluía un cubo con rodillos que se usaba para exprimir lo que primero se denominó lavasuelos, pero que al empezar a comercializarse, su primer vendedor, Enrique Falcón Morellón, la rebautizó como fregona. Esos primeros tiempos fueron complicados, teniendo que hacer demostraciones por doquier para convencer de su utilidad y visitando ferias de muestras para promocionar el producto. Pero enseguida caló en la población española, extendiéndose con los años su uso por todo el mundo. En 1964 nacería el modelo de cubo que estamos todos acostumbrados a ver, con su escurridor en una sola pieza de plástico con forma de tricornio. Lo curioso del caso es descubrir que se inspiró en la generatriz curva, usada en el diseño fuselajes de los aviones con el fin de darles resistencia, para crear este cubo. Pero esta invención no se ha librado, como ha ocurrido con tantos inventos, de la polémica de la atribución de la autoría, y así, Emilio Bellvis Montesano, uno de los socios de Manuel Jalón, acabo atribuyéndose durante años la patente de la fregona, hasta que en 2009 la justicia dio la razón al genuino inventor.

Pero este no sería su único aporte para mejorar nuestra calidad de vida. De lo que más orgulloso se sintió siempre Manuel Jalón fue de sus aportaciones a la creación de la jeringuilla desechable. Desarrollada entre 1973 y 1978, la nueva jeringuilla desechable empezó ser comercializada por la empresa Fabersanitas, ubicada en Fraga (Huesca) con tremendo éxito debido al diseño de Manuel Jalón, que la hizo mucho más fina, transparente, de deslizamiento suave, y sobre todo, fácilmente destruible después de ser usada. Arrasó prácticamente con la competencia y aún a día de hoy, ya en propiedad de la multinacional Becton Dickinson, la fábrica de Huesca sigue siendo una de las mayores productoras de material médico desechable.

Manuel Jalón falleció el 16 de Diciembre del 2011 dejándonos este pequeño pero importante legado en nuestras vidas.  Así que la próxima vez que os pongáis a fregar el suelo, recordad a este insigne inventor y reflexionad sobre como para algo tan aparentemente simple como una fregona, hizo falta un ingeniero aeronáutico para inventarla.

Publicado por el 5 marzo, 2012 en Historia olvidada | 4 comentarios

Simplemente realidad

Gracias, mundo, por no ser más que mundo y ninguna otra cosa.

16: Moments

Publicado por el 28 febrero, 2012 en Frases | Lee el primer comentario

El videojuego más peligroso del mundo

Durante 1981 se instalaron en varios locales de videojuegos de Portland, en el estado norteamericano de Oregón, una máquina de arcade con el nombre de Polybius, un supuestamente inofensivo videojuego con gráficos vectoriales que consistía en el clásico mata-marcianos, en el que manejabas una nave con el mando, moviéndola a través de escenarios (que eran los que realmente se movían, no la nave), con llamativos colores y efectos lumínicos. Pero al poco tiempo se empezaron a producir extraños efectos entres los chavales que jugaban, como terribles pesadillas, pérdidas de memoria, nauseas, vómitos, tendencias suicidas, vamos, un buen recital de síntomas de lo más agradables. Pero a pesar de eso, el juego generaba una terrible adicción que hacía que aún pasándolo mal, las supuestas víctimas del juego quisieran jugar cada vez más.

¿Y quién podía estar detrás de este peligroso juego? Supuestamente la fabricación de este arcade vino de una subcontrata a una empresa alemana con el curioso nombre de Sinneslöschen, que significa “privación sensorial”. Pero detrás de todo esto estaría alguna agencia gubernamental (el FBI o la CIA), con el fin de realizar un experimento psicológico, al estilo del clásico proyecto MK-ULTRA, incluyendo dentro del propio videojuego mensajes subliminales del tipo “matate”, “no pienses”, “rindete”. Se decía que se habían visto a hombres de negro por los salones recreativos apuntando en libretas, por supuesto negras, observaciones sobre los efectos del videojuego, detalles, puntuaciones, situados allí para ver los efectos de una forma directa. El arcade se distribuyó por algunos lugares más de Estados Unidos, pero al poco tiempo fue retirado supuestamente por el gobierno para que nada se supiera del experimento.

Lógicamente todo esto que acabo de contar es una simple leyenda urbana, que como buena leyenda ha ido creciendo a lo largo de los años, apareciendo siempre alguien que conoce a alguien que jugó a este juego. Su nacimiento no está muy claro, pero pudo deberse quizás a los problemas provocados por una primera versión del juego Tempest de Atari, de similares características a Polybius, que provocó algunos episodios de epilepsia fotosensitiva. Con los años el Polybius se convertido en una especie de icono cultural que hasta ha aparecido, por ejemplo, en un episodio de Los Simpson del año 2006. Por la red circulan videos caseros que muestran el arcade , y hasta existen supuestas recreaciones, más bien creadas ex profeso a partir de la leyenda, pero por ahora nadie ha conseguido encontrar una sola de estas máquinas recreativas. Y nadie lo hará.

Publicado por el 27 febrero, 2012 en Leyendas urbanas | 3 comentarios

La venganza de los soldados aragoneses

Alboreaban el siglo XIV y la primavera la noche que Roger de Flor, el templario, el capitán, el césar, se sentaba, rodeado de sus fieles oficiales, al banquete triunfal que le coronaba como salvador de Bizancio. Pero esa noche sería su última noche. Mercenarios alanos, bajo las órdenes del hijo del emperador Andrónico II pasarían a cuchillo a Roger y sus hombres. Ellos, que tres años antes habían sido recibidos como una bendición frente a la avalancha turca que se avecinaba desde el este, eran ahora cruelmente asesinados ante su ambición desmedida y su poder creciente. El miedo había llevado a los círculos de poder bizantinos a consumar una traición sangrienta. Había caído la cúpula de los almogávares, pero los soldados iban a vengar la muerte de sus compañeros de armas con una brutalidad extrema.

Almogávar. Este nombre, de origen incierto y hoy casi olvidado, causó temor durante décadas en los confines de Europa. Bajo este apelativo, y defendiendo las barras del Reino de Aragón, mercenarios aragoneses, catalanes, valencianos y mallorquines, e incluso también navarros, gallegos y asturianos, se curtieron en la guerra contra el invasor musulmán y formaron el cuerpo de infantería ligera más poderoso de su época. “Desperta, ferro”, su grito de guerra, anunciaba bien a las claras que el hierro se iba a cernir sin piedad sobre quien se opusiese a las huestes de San Jorge.

Tras ganarse una reputación en la Reconquista y en la defensa victoriosa de las tierras aragonesas ante el ataque de la alianza europea instigada por el Papa y encabezada por las tropas de Felipe III de Francia, los almogávares siguieron combatiendo, matando y muriendo por la Cimera del Dragón en Túnez e Italia y en 1302 partieron, comandados por Roger de Flor, en la expedición al Imperio Bizantino para socorrer al emperador de oriente ante la amenaza otomana. Allí repelieron todas las ofensivas turcas, dejando decenas de miles de muertos, y llegaron a tomar Éfeso.
Pero los almogávares eran difíciles de controlar, su presencia degeneraba a menudo en desmanes y su poder militar llegó a ser visto como una amenaza por la propia corte de Constantinopla. Se habían convertido en un inquilino incómodo…

Entrada de Roger de Flor y sus tropas en Constantinopla

Ya conocemos que el recelo bizantino se convirtió en traición y ésta desencadenó una venganza (denominada la “venganza catalana”) en la que las tropas almogávares derrotaron al ejército bizantino y saquearon, arrasaron y asesinaron todo lo que encontraron a su paso en Grecia. Los mercenarios alanos fueron perseguidos y aniquilados por miles.

Terminada su venganza los almogávares decidieron quedarse, y , excomulgados por el Papa, mantuvieron durante varias décadas el ducado de Atenas bajo el dominio de la Corona de Aragón. Aún hoy se recuerdan su valor y su crueldad, y su nombre todavía asusta a los niños en aquellas tierras alejadas de las montañas del Pirineo que les vieron nacer.

Publicado por el 23 febrero, 2012 en Historia olvidada | Lee el primer comentario