Los problemas del milenio. Todavia quedan 6 millones de dólares

En el año 2000, el Clay Mathematics Institute estableció un premio de un millón de dólares para quienes pudieran solucionar alguno de los 7 problemas matemáticos que propusieron. Estos siete problemas se conocen como los problemas del milenio, y once años después, solo se ha podido solucionar uno, por lo que todavía quedan 6 millones de dólares “en juego”. Coincidió además que el año 2000 fue declarado año internacional de las matemáticas por la Unión Matemática Internacional, y patrocinado por la UNESCO.

Los siete problemas que se propusieron se denominan como “preguntas clásicas importantes que no han sido resueltas en años”. De hecho, el único de estos problemas que se ha resuelto, es el de la Conjetura de Poincaré, un problema que fue propuesto por el matemático francés Poincaré en 1904. Pero la forma en la que se demostró la solución de este problema un siglo después tiene su parte polémica.

La resolución de este problema se le ha otorgado al matemático ruso Grigori Perelmán, una persona que tiene sus peculiaridades. De hecho, se hizo más conocido para el público general porque en el año 2006, rechazó la Medalla Fields, un premio valorado en 10.000 euros. Este premio se instauró al no existir el Nóbel de Matemáticas, y se otorga cada 4 años a matemáticos menores de 40 años. En el 2006, el Congreso Internacional de Matemáticos se celebró en Madrid, y tras otorgar la medalla Fields a Perelmán, este la rechazó.

Grigori Perelman en 1993

En el año 2002, Perelmán anuncia haber resuelto la conjetura Poincaré. Lo hace a través de dos publicaciones de libre acceso que puso en arXiv, un archivo que se puede consultar por internet y que es usado para borradores electrónicos de artículos científicos en el campo de las matemáticas, física, informática y biología. Sin embargo, las normas del concurso exigían la publicación de los resultados en una revista científica y su examen posterior por dos años, por lo que en un primer momento, no se aceptan estas resoluciones. Es en junio de 2006 cuando dos matemáticos chinos anuncian su demostración completa, pero basándose en los trabajos de Perelmán. Aquí es donde empieza el lío, ya que una parte de la comunidad científica cree que el verdadero ganador es Perelmán, aunque no se ajustará a las normas completamente.

El País publica entonces un artículo con las siguientes afirmaciones:

“Dos matemáticos asiáticos se apuntan la solución de la célebre ‘conjetura de Poincaré’ tras haberla leído en la ‘web’”

“Hay algo que no cuadra, sin embargo, porque los especialistas ya daban por resuelto el problema. Y el autor no era chino, sino ruso: el genial y elusivo matemático Gregori Perelman, de San Petersburgo, que presentó la demostración hace tres años y tiene desde entonces a media profesión intentando encontrar un fallo en su teoría, sin éxito. «Cao y Zhu son dos conocidos especialistas en este campo, discípulos del estadounidense Richard Hamilton, que fue quien mostró el camino correcto para llegar a esta solución, y el Asian Journal of Mathematics es una magnífica revista», reconoce el catedrático de Geometría y Topología Vicente Miquel Molina, de la Universidad de Valencia. «Pero la demostración no es suya, sino de Perelman».” (visto en Microsiervos).

Es finalmente en marzo de 2010 cuando se declara a Perelman ganador del problema del milenio, y con ello, se hace ganador del millón de dólares. Había dicho con anterioridad que no iba a decidir si aceptaría el premio hasta que no se le hubiera ofrecido, pero al igual que hizo cuatro años antes con la medalla Fields, Perelman también rechazó este premio

Desde 2005 permanece retirado de las matemáticas, aunque en abril de 2011 ofreció una entrevista.

Los otros 6 problemas del milenio son los siguientes:

  • P versus NP: relacionado con la teoría de la complejidad computacional, pero todavía no se ha resuelto.
  • La Conjetura de Hodge
  • La hipótesis de Riemann
  • Existencia de Yang-Mills y del salto de masa
  • Las ecuaciones de Navier-Stokes
  • 6 La conjetura de Birch y Swinnerton-Dyer

¿Habrá pronto alguna otra resolución de alguno de estos problemas?

Publicado por el 12 diciembre, 2011 en Tecnología | 4 comentarios

Un planeta en el cielo

Recientemente han coincidido en la cartelera de nuestros cines dos curiosas películas englobadas dentro del género de ciencia-ficción, género que simplemente sirve de trasfondo para contar un auténtico drama; dos filmes que partiendo de cierto planteamiento inicial similar, cada una va por un camino distinto. Vamos a trazar aquí un poco los paralelismos y diferencias de estas historias, haciendo un versus entre Otra Tierra, del director novel Mike Cahill, y Melancolía del veterano y siempre polémico Lars von Trier.


Las dos historias comienzan con la visión en el cielo de una pequeña estrella por parte de las mujeres protagonistas, una estrella que realmente sera un planeta que cambiará sus vidas para siempre. En Otra Tierra, la protagonista, Rodha (Brit Marling, también co-escritoria de la historia), acaba de ser admitida en el MIT para estudiar astrofísica. De regreso de la fiesta de celebración, escucha la noticia de la aparición de otro planeta en los cielos y lo contempla por la ventanilla de su coche. Entonces ocurre la tragedia que dará al traste con sus sueños. Cuatro años después nos encontramos a Rhoda viviendo una vida que no era la que esperaba haber llevado. Paralelamente se va sabiendo más acerca de ese otro planeta que ha aparecido en los cielos, con el descubrimiento de que realmente es un mundo gemelo, habitado por nuestros dobles. Como ya dije, la ciencia-ficción en estas películas es más una excusa para contar una historia que en este caso gira sobre la culpa y las segundas oportunidades. Rodha, como el resto de los habitantes de nuestra Tierra, se plantea si en ese otro mundo, su otro yo habrá llevado una vida distinta, una vida mejor, habrá tomado otras decisiones. Y ese pensamiento es la que la guía en su afán de redimirse por la tragedia que causó.

En Melancolía, nos encontramos con Justine (la pelirroja Kirsten Dunst) camino de su banquete de boda. Antes de entrar también ve una extraña estrella en el cielo. En este caso no ocurre ninguna tragedia en ese momento, pero lo que debería ser el día más feliz de su vida se va convirtiendo poco a poco en una pequeña pesadilla provocada por su disfuncional y problemática familia que le hace dudar hasta de si ha tomado la decisión correcta al casarse. La mitad de la película se centra en ese drama familiar durante el banquete, donde aún no se menciona el nombre del planeta, pero la melancolía que da título al filme se ve patente en el ánimo de la protagonista. En la segunda parte, más centrada en Claire (Charlotte Gainsburg), la hermana de Justine, la presencia del gigantesco planeta Melancolía, que había estado escondido tras el Sol y se encuentra en ruta posible de colisión contra la Tierra, es ya el eje básico de la trama. El miedo y la duda sobre el destino final del planeta guiará las vidas de Claire, su marido, su hijo y su hermana Justine hasta el final de la película.

¿Y cual me ha gustado más? Pues a pesar de que muchos consideran seguramente que Melancolía es casi una obra maestra, sobre todo la crítica, yo prefiero Otra Tierra. La historia de Melancolía resulta a veces demasiado pesada, bajo una especie de pátina poética, demasiado recargada de dramatismo, mientras que Otra Tierra, a pesar del drama que plantea el inicio de la historia y que permanece siempre ahí, el transcurso de la trama me resultó más fresco que la obra de von Trier. Visualmente Melancolía es muy superior a Otra Tierra, eso no se puede negar, se nota el carácter independiente de la película de Mike Cahill, pero eso también ha hecho que me resulte más agradable de ver. Sobre las actuaciones no puedo criticar nada, las interpretaciones de las dos protagonistas de Melancolía son impecables, y la novata Brit Marling demuestra que puede tener un gran futuro tanto como actriz y como guionista. Recomiendo las dos películas para aquellos que busquen historias diferentes y que estén un poco saturados de tanto cine hollywoodiense. Para aquellos que prefieran ver películas palomiteras, mejor abstenerse.

Publicado por el 9 diciembre, 2011 en Por fin es viernes | Lee el primer comentario

El millonario que soñó el futuro

La noche del 14 de Abril de 1912 sería la última vez que la joven Madeleine Astor vería con vida a su marido, el millonario John Jacob Astor IV. Solo hacía unos meses que se habían casado, y tras una larga luna de miel por Europa y Egipto, durante la cual se había quedado embarazada, habían decidido volver a Estados Unidos. Pero para su viaje de regreso tuvieron la mala fortuna de elegir embarcarse en el RMS Titanic.


John Jacob Astor IV había nacido en 1864 dentro de una de las familias más ricas de todo Estados Unidos, gracias al imperio creado por su bisabuelo, el primer John Jacob Astor, imperio nacido no precisamente a partir de los negocios más legales, ya que su antepasado inició parte de su fortuna gracias al tráfico del opio. John continuó haciendo crecer los negocios de la familia, construyendo el Hotel Astoria en 1897, junto al Hotel Waldorf, propiedad de un primo suyo, para formar más tarde el legendario Hotel Waldorf-Astoria. También fue teniente coronel durante la Guerra de Cuba de 1898 en la que los norteamericanos se enfrentaron y derrotaron a los españoles. Pero a parte de destacar por estas facetas de millonario y militar, el Coronel Astor fue un hombre interesado por la ciencia y los avances tecnológicos.

En 1894 publicó una novela que se encuadraría en la primitiva ciencia ficción de finales del siglo XIX, contemporánea de las obras de H.G. Wells. La obra, titulada Viaje a otros mundos: Un romance del futuro, nos traslada al aún hoy lejano futuro del año 2088, dominado por la superpotencia norteamericana, presentando un mundo de maravillas técnicas como una red telefónica mundial, dispositivos que funcionan por energía solar, aviones trasatlánticos, viajes espaciales mediante energía gravitatoria y un sinfín de imaginativas y en algunos casos acertadas predicciones tecnológicas. También nos ofrece una visión poco realista pero románticas de Júpiter, lleno de selvas y monstruos variados, y de un Saturno habitado de espíritus que permitían ver la muerte de uno mismo, ambos planetas bajo un proceso de terraformación, mediante sistemas de control medioambiental. Resulta sobre todo llamativa la forma en como describe el sistema para el viaje interplanetario, usando las órbitas de los planetas del sistema solar y sus campos gravitatorios para ir lanzando y variando la ruta de las naves espaciales. Este es el método que han usado para viajar muchas de las sondas enviadas por la NASA hasta los confines de nuestro sistema solar, como las famosas Voyager I y II.

Luchando contra dragones en Júpiter. Ilustración de Viaje a Otros Mundos. Fuente: Gutemberg.org

Inventar fue otra de sus pasiones, patentando cosas tan variadas y curiosas como un freno de bicicleta, un desintegrador vibratorio para producir fertilizante a partir de musgos, un dispositivo neumático para arreglar carreteras, y además colaboró en el desarrollo de una turbina. Este interés por la tecnología le llevo pronto a forjar una gran amistad con uno de los genios de la invención, nuestro querido Nikola Tesla. Astor financió muchos de los proyectos de Tesla, y el inventor residió durante casi dos décadas en el Hotel Waldorf-Astoria, “aprovechándose” de vez en cuando de su amigo cuando no podía pagar la cuenta del hotel. Pero la relación entre ellos no fue por el camino que se hubiera deseado. Astor quería financiar el desarrollo, con fines comerciales,de lámparas fluorescentes y osciladores en los que Tesla había empezado a trabajar, pero el inventor, dando muestra de su típico poco sentido práctico, siempre soñando con hacer cosas cada vez más increíbles, prefirió aprovechar el dinero de Astor en otros temas, como sus malogrados experimentos en Colorado Springs con la famosa torre Wardenclyffe con la que pretendía transmitir energía y montar un sistema de telecomunicaciones intercontinental, que acabó en fracaso, al quedarse finalmente sin financiación para continuar las investigaciones. Astor consideró que su amigo en parte lo había engañado, haciéndole pensar que su inversión era para el desarrollo de lámparas fluorescentes, lo que enfrió bastante su relación. En 1912 Tesla volvió a establecer contacto con su viejo amigo, en busca de fondos para financiar una de sus nuevas ideas, un dispositivo de despegue vertical, pero el infortunio dio al traste con esto debido a la muerte de Astor en el Titanic.

La fatídica noche en que el legendario trasatlántico se topo con un iceberg, lo único que pudo hacer el Coronel Astor, en principio reticente a creer que el Titanic se estaba hundiendo, fue poner finalmente a salvo a su jonvencísima esposa embarazada (Madeleine solo tenía 19 años) embarcándola en uno de los botes salvavidas. Astor intentó acompañar a su mujer, pero los primeros botes solo eran para las mujeres y los niños, por lo que tuvo que quedarse a bordo. Testigos relataron que había ayudado en los últimos momento a embarcar pasajeros en los botes salvavidas, pero como tantas cosas en la historia, estos hechos se diluye entre la leyenda. Su cuerpo fue recuperado días después y enterrado en el Cementerio Trinity de Nueva York, desapareciendo así uno de los mecenas del avance técnico de principios del siglo XX.

Publicado por el 5 diciembre, 2011 en Historia olvidada | 14 comentarios

Google y los límites de la personalización

The idea of a monolithic set of search results for a generic term will probably start to fade away, and you already see people expect that if I do a search and somebody else does the search, they can get slightly different answers. I expect that over time people will expect that more and more, and they’ll have that in the back of their heads.



Suena bien ¿no?
Pero merece la pena pensar un rato sobre ello: un instrumento poderoso, unos efectos difíciles de determinar, unas líneas difusas que marcar.

Aquí un interesante vídeo del TED sobre el tema. Para meditar.

Publicado por el 1 diciembre, 2011 en Tecnología | Lee el primer comentario

Aprender gratis en Internet: la Academia Khan

¿No te acuerdas como se calculaba una derivada y necesita que alguien te lo explique? ¿Quieres saber algo más sobre el origen del Universo? ¿No entiendes nada cuando en la tele se ponen a hablar de economía? ¿Sabes como empezó la Revolución Francesa? Pues hay un persona que va a dar respuesta a todas estas preguntas y más, su nombre es Salman Khan y el sitio donde las encontrarás, la Khan Academy.

Salman Khan. Fuente: Khan Academy

Salman Khan, de madre India y padre de Bangladesh, pero oriundo de Nueva Orleans, estudió en el MIT las carreras de Matemáticas, Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación, y como parece que se aburría un poco, también se saco un MBA en Harvard. Hace unos años, mientras estaba trabajando como gestor de fondos de inversión en Boston empezó a dar tutorías de matemáticas por Internet a sus primos, y fue colgando en Youtube los vídeos que iba grabando explicando algunos conceptos matemáticos de forma amena, siempre sin dar la cara y escribiendo en una pizarra virtual. Pronto se empezaron a popularizar sus vídeos tanto que en Septiembre de 2009 decidió dejar su trabajo y centrar todos sus esfuerzos en la Khan Academy, una organización sin ánimo de lucro cuya finalidad es llevar la enseñanza a todo el mundo de forma gratuita. Ha sido tentado varias veces para sacar beneficio formando una empresa, pero por ahora se ha negado, afirmando que  “cuando tenga 80 años, quiero sentir que he ayudado a acceder a una buena educación a miles de millones de personas en todo el mundo”. Éstas son las cosas que no te hacen perder la fe en la humanidad.

¿Y como funciona la academia? Pues lo primero decir que no hace falta registrarse para ver los vídeos y ni realizar los ejercicios, pero si quieres mantener información de lo que ya has visto o no, o ir viendo tus progresos, si tienes cuenta de Google o de Facebook te puedes autenticar en fácilmente. La academia pone a tu disposición más de 2700 vídeos, de unos 10 minutos de duración cada uno, sobre las más diversas materias, principalmente de ciencias (matemáticas, física, química, etc.), dada la formación de Sal Khan, pero también ofrece vídeos sobre historia, algunos creados por colaboradores y otros hechos por el propio Khan, que parece que no le da miedo otras ramas del conocimiento más alejadas de sus estudios. Ahora mismo un alto porcentaje de los vídeos son creados por el propio Khan y piensa seguir haciéndolos hasta que se muera (de viejo, claro).

Vamos a calcular una derivada. Fuente:Khan Academy

En los vídeos casi siempre te aparece la pantalla negra de la pizarra virtual de Khan donde va escribiendo con muchos colorines todas las explicaciones, de forma bastante didáctica y entretenida, haciendo varios ejemplos de cada procedimiento matemático para que te quede claro. Según vas viendo más y más vídeos y resolviendo más ejercicios, en el panel de estadísticas de avance te van dando pequeñas “medallas” y puntos para premiarte (virtualmente, nadie te va a pagar por aprender ;-)). La web tiene unos 240 ejercicios matemáticos para resolver, desde las operaciones aritméticas más básicas hasta sistemas de ecuaciones, y te muestra un mapa de conocimiento para que veas tus avances de forma gráfica. Eso si, los vídeos principales están todos en inglés, y aunque los vídeos se van subtitulando en distintos idiomas gracias a colaboraciones, si no eres muy ducho con la lengua de Shakespeare (como la mayoría de los españoles), puede que primero tengas que apuntarte a un curso de inglés, aunque la pronunciación de Khan es bastante clarita y fácil de seguir, por lo que además de aprender matemáticas, puedes mejorar tu inglés. Algunos de los vídeos han sido doblados a varios idiomas (los hay en español de hispanoamérica) y están también accesibles en Youtube (aunque no en la plataforma con el sistema de seguimiento). Aun así, encuentro más entretenidas las explicaciones de Khan directamente en inglés.

Las medallas "planetarias" que dan por avanzar. Fuente: Khan Academy

La academia no solo se puede usar para aprender, sino que también puedes entrar como tutor, asignándote los alumnos para luego poder ir siguiendo sus progresos. En Estados unidos se están empezando a usar en algunos colegios como complemento a las clases. Pero el fin de Khan es conseguir una gran clase mundial, donde por ejemplo un chaval de Boston pueda hacer de tutor de uno de Calcuta o viceversa.

En la actualidad al sitio web acceden más de un millón de estudiantes al mes, reproduciéndose entre cien y doscientos mil vídeos cada día. Se ha convertido en un autentico fenómeno de Internet que ya ha recibido el soporte de Google y de la fundación de Bill Gates (el propio Gates ha comentado que sus hijos son usuarios de la academia). Creo que una iniciativa cómo esta merece toda la difusión y apoyo que sea necesario para que siga adelante. Lo que empezó siendo unos simples vídeos para enseñar a los primos de Salman Khan se ha convertido en una autentica plataforma gratuita de enseñanza, con múltiples colaboradores alrededor del mundo. Y ojalá que vaya a más.

Publicado por el 15 noviembre, 2011 en Tecnología | 6 comentarios

El córnico: la supervivencia de una lengua

“Me ne vidn cewsel Sawznek!” Se cuenta que esas palabras (“¡Yo nunca hablaré inglés!”, o algo parecido) fueron las últimas que pronunció la anciana Dolly Pentreath. El año era el 1777 y el lugar, algún pueblo de las tierras de Cornualles, en el extremo más meridional de Inglaterra.
Geográficamente, el condado de Cornualles, que ocupa la mayor parte de la península del mismo nombre, dibuja sus abruptas costas entre el Mar Céltico y el Canal de la Mancha y está reconocido como una se las seis naciones celtas junto con Gales, Escocia, Man, Irlanda y Bretaña (A modo de curiosidad Galicia y Asturias, a pesar de atesorar herencia cultural celta, se consideran pueblos afines, pero no están oficialmente incluidas en este grupo al no hablarse en su territorio ninguna lengua de origen celta).


Históricamente los habitantes de Cornualles han sido grandes mineros durante muchos siglos, abasteciendo de estaño a a las civilizaciones del Mediterráneo desde la Antigüedad, aunque el agotamiento de sus minas ha dejado una región deprimida que trata de prosperar hoy en día gracias al turismo.

Quizás no sea cierto, pero se considera que Dolly Pentreath fue la última hablante nativa de córnico (o cornuallés), una lengua céltica britónica surgida hacia el siglo VII y hablada en lo que hoy es el mencionado condado de Cornualles (Cornwall en inglés, Kernow en córnico).
Con su muerte podría haber desaparecido para siempre la lengua de su tierra, pero, aunque no se escuchó durante muchos años, el córnico no se extinguió por completo.

A mediados del siglo XIX Louis Lucien Bonaparte, filólogo y sobrino de Napoleón, llegaba a Cornualles para realizar estudios sobre la lengua originaria de la región. El estudioso y príncipe francés, que tuvo una notable relación con España (realizó hasta cinco viajes al País Vasco para definir una clasificación dialectal del euskera y promovió la traducción del Evangelio al asturiano), contribuiría a levantar, en la villa de Mousehole, un memorial dedicado a la última hablante de córnico.

Memorial de Dolly Pentreath (cornwalls.co.uk)

En 1904, la publicación por parte de Henry Jenner de su “Handbook of the Cornish Language” impulsa el resurgimiento de la lengua de Cornualles. Partiendo de su escritura, algunos naturales del lugar comienzan a aprender el idioma de sus antepasados y ya en los años treinta se empiezan a dar misas en córnico. Durante las décadas posteriores los esfuerzos por la recuperación del córnico se traducen en un crecimiento del número de personas que conocen la lengua, la implantación de su estudio como asignatura optativa en las escuelas o su tímida aparición en medios de comunicación locales. Hoy en día se estima que unas 2000 personas pueden hablar córnico con fluidez y más de 3000 lo conocen.

Si alguien se anima, aquí, a través de EuroTalk, se puede empezar a aprender la lengua de las tierras de Cornualles. Aún se pueden oír las palabras del legendario pueblo de los mineros de estaño. Dydh da!

Bandera de Cornualles (fuente: mirro.co.uk)

Gracias a @angeluki por la sugerencia

Publicado por el 11 noviembre, 2011 en Historia olvidada | 6 comentarios

Piensa Solutions: un ejemplo de mal servicio

Como algunos habréis podido percibir, este nuestro blog ha estado inaccesible durante unas dos semanas. No es que se haya ido de vacaciones por propia iniciativa ni que se haya sumado a una huelga de servidores caídos a causa del mal trato que le dispensamos. Más bien es que a cierto proveedor de hosting le pareció oportuno que cornisa.net dejase de estar en la red. Ese proveedor se llama Piensa Solutions. Vamos con nuestra versión de los hechos.

Hasta hace unos días este blog funcionaba en un servicio de hosting contratado en la citada Piensa Solutions. No habíamos tenido nunca mayores problemas, aparte de tener que recordarles en una ocasión que aparentemente se habían olvidado de nosotros para realizar la actualización a PHP 5.

El pasado 20 de octubre, el servicio fue cortado de forma unilateral por Piensa Solutions sin ningún tipo de aviso previo ni posterior, de modo que sencillamente dejamos de estar online. Transcurridas unas dos horas desde el corte del servicio nos dirigimos a Piensa Solutions para pedir explicaciones por lo ocurrido. La información que se nos transmitió por su parte es que el corte del servicio se debía a un comportamiento anómalo del sitio web. Esto se avisa…
Pues bien, en ese día la anomalía que podrían haber detectado fue un pico de tráfico más alto de lo normal, debido a que llegamos de nuevo a portada de Menéame, lo cual se les comunicó, exigiendo explicaciones claras acerca del verdadero problema y preguntando si podríamos hacer algo por nuestra parte para solucionarlo.

A partir de este momento se les enviaron varios correos (esta empresa no dispone de teléfono de atención al cliente) en los que expresamos nuestra postura, que ha sido siempre la misma:
– Que nos explicasen de forma clara e inequívoca qué “anomalías” habían detectado y nos indicasen si podíamos hacer algo al respecto.
– Que agilizasen la restauración del servicio y procediesen para ello a activar de nuevo el acceso al sitio web para poder monitorizarlo y verificar si las condiciones que (según su versión) habían motivado el corte del servicio habían desaparecido.

El servicio continuó cortado y la mayoría de los correos enviados a su servicio de soporte no recibieron respuesta y los que la recibieron fueron contestados con varios días de retraso y de nuevo con una información poco clara y nada concreta acerca del origen del problema y opciones para solucionarlo. Básicamente que optimizásemos nuestros módulos de WordPress porque la web estaba cortada por exceso de recursos. La realidad es que no hemos tocado la configuración de WordPress en los últimos meses y no es la primera vez que llegamos a portada de Menéame. Con lo cual…

fuente: http://priyamahida.files.wordpress.com/

En resumen: dos semanas de indisponibilidad de un servicio por el que estamos pagando y una atención al cliente a nuestro juicio muy deficiente. Muchos correos sin responder, una actuación increíblemente lenta, y de solutions…pocas o ninguna.

Afortunadamente el blog ya tiene nueva casa y está funcionando desde hace una semana en nuestro nuevo proveedor de hosting, Redcoruna. Hasta el momento todo ha sido de lujo y confiamos en que así seguirá en un futuro.

Si tuviéramos que aconsejaros un hosting en base a nuestra propia experiencia claramente os diríamos: ni lo pienses, Piensa Solutions no.

Publicado por el 10 noviembre, 2011 en Sin categoría | 8 comentarios

Habemus trailer de El Cosmonauta

Que mejor forma de retomar las publicaciones tras estas dos semanas perdidos en el limbo y empezar bien el fin de semana que con un buen trailer. Si hace unos meses trajimos a cornisa.net la película El Cosmonauta, producción basada en crowdfunding, con motivo de la necesidad de fondos para comenzar el rodaje, hoy por fin os traemos el primer trailer oficial.  Tiene muy buena pinta, pero juzgad vosotros mismos. Y si os gusta, recordad que aún podéis participar financiando la película, ya que aun queda un pequeño camino hasta que se finalice completamente y se estrene. Pasen y vean…

Publicado por el 4 noviembre, 2011 en Por fin es viernes | Lee el primer comentario

El increíble infiltrado en el Ku Klux Klan

En el año 1979 el grupo racista más famosos del mundo, el Ku Klux Klan decidió abrir una nueva “delegación” en la ciudad de Colorado Springs, en el estado norteamericano de Colorado, y no se les ocurrió mejor manera de atraer nuevos miembros que poner un anuncio en el periódico. La policía de la ciudad decidió usar ese contacto para tratar de infiltrarse en la organización y el elegido para tal tarea fue el agente Ron Stallworth. Aunque este agente tenía una curiosa peculiaridad que en principio lo debería haber descartado para la misión. Era negro.

Ron Stallworth en la actualidad Fuente:columbiacollegealumni.org

La historia comienza cuando Stallworth se encuentra con tal reclamo de reclutamiento en el periódico, y ya que trabajaba en el departamento de inteligencia de la policía de Colorado Springs, decidió llamar por teléfono al número que se indicaba en el anuncio, pensando que la investigación no llegaría muy lejos. Quién contestó a su llamada le contó que querían iniciar un grupo en su ciudad, comentándole si estaba interesado en empezar con ellos y cual eran sus motivos para unirse al Klan. El agente salió rápidamente al paso diciendo que se consideraba un americano ario puro que se sentía perjudicado por otras razas como los judíos, los negros, los mexicanos, etc., además de que había descubierto que su hermana salía con un hombre negro, lo cual, obviamente, le había indignado. Con tales declaraciones su interlocutor, un militar, quedó convencido que era el tipo de hombre que estaba buscando para su causa. Curiosamente Stallworth le dijo su nombre real, una forma un poco atrevida de infiltrarse.

Carnet del Ku Klux Klan perteneciente a Stallworth

No tardaron en fijar un primer contacto en persona, por lo que Stallworth le dio la descripción de un compañero suyo que trabajaba en narcóticos, que era obviamente blanco. Este fue el agente que se presentó ante el militar, tras conseguir imitar más o menos la voz de Stallworth y portando las identificaciones sin fotografías, como tarjetas de crédito. En el encuentro le entregaron propaganda de la organización y el formulario para apuntarse al Klan. Así comenzó una investigación de un año durante el cual Stallworth siguió con las conversaciones telefónicas con miembros del Klan sin que nadie sospechara nada. Llegó incluso a hablar con David Duke, uno de los principales líderes del grupo, preguntándole en una ocasión si no tenía miedo que la policía pudiera infiltrarse o que incluso gente negra intentara obtener información del Klan. Duke le respondió que era imposible, que él era capaz de reconocer a un negro por la forma de hablar, por como pronunciaban las palabras y que estaba seguro que Stallworth era blanco porque no pronunciaba las palabras de esa forma. A partir de ese momento nuestro protagonista se dedicó a pronunciar las palabras de la forma que decía Duke. Un auténtico crack el agente Stallworth.

La investigación ayudo a obtener información importante sobre el Ku Klux Klan, ya que había varios militares implicados, entre ellos dos que trabajan en el NORAD con acceso a misiles nucleares, además de impedir que se implantara el grupo en la ciudad de Colorado Springs. Ron Stallworth actualmente vive con su familia en Utah, felizmente retirado ya, enseñando orgulloso siempre que puede su carnet del Ku Klux Klan.

Publicado por el 20 octubre, 2011 en Historia olvidada | Lee el primer comentario

Cíbola: las ciudades legendarias con las que soñaron los españoles

La conquista española de América es un proceso histórico de unas dimensiones fabulosas, a caballo entre la realidad y la leyenda, en el que las más heroicas acciones y las más grandes infamias y crueldades se mezclan. A la España de Carlos I llegaban fantásticas historias de ricos y exóticos imperios y maravillas naturales incomparables, y fueron muchos los que se aventuraron a explorar los vastos territorios americanos para engrandecer los dominios de su Majestad y, paralelamente, su propio botín personal.
Algunas expediciones españolas, como la de Hernán Cortés o la de Francisco Pizarro, pasarían a la posteridad como un éxito, pero fueron muchas las que terminaron en fracaso y muerte. Quizá las más conocidas de éstas últimas sean las que trataron infructuosamente de encontrar El Dorado, incluida la macabra peripecia del rebelde Lope de Aguirre. Pero no fueron las únicas.

Descubrimiento de américa

Unos cuantos siglos antes de la fiebre conquistadora en América eran los musulmanes los que iniciaban la conquista de la Península Ibérica. En este época comenzó a difundirse la leyenda de que siete obispos habían huido desde Mérida llevándose valiosas reliquias, cruzando el inmenso océano y llegando hasta una isla muy lejana, llamada Antilia, en la que fundaron siete ciudades que llegaron a tener inmensas riquezas.
Se cree que los ecos de la leyenda de las siete ciudades transitaron por los siglos hasta llegar a los españoles que arribaban a Nueva España en el siglo XVI. A este relato legendario se unieron las historias que oyeron contar a los indígenas acerca de un rico reino situado en tierras norteñas.

Nuño de Gúzman, el que fuera definido por Fray Bartolomé de las Casas como “gran tirano”, sería el primero en encabezar una expedición hacia el norte, a los territorios que se llamaron Cíbola, nombre debido a la fauna que poblaba el lugar, ya que los españoles de la época utilizaban el término “cíbolo”, hoy en desuso, para referirse al bisonte.
Poco después, en 1536, el mito volvería a cobrar fuerza tras la llegada a Nueva España de Alvar Núñez Cabeza de Vaca, superviviente de un viaje épico de ocho años tras participar en la fracasada expedición de Pánfilo Narváez a La Florida. Los relatos de los indígenas que se había encontrado en su periplo reforzaban la idea de que al norte se extendía un reino plagado de riquezas.

Expedición

Cuando los testimonios de Cabeza de Vaca llegaron a oídos del virrey Antonio de Mendoza y Pacheco éste se apresuró a organizar una expedición al norte, encargándole esta misión a su amigo Francisco Vázquez de Coronado, el cual envió primero un grupo de exploradores más reducido. En este grupo se encontraba el fraile Marcos de Niza, guiado por Estebanico, esclavo africano que posiblemente fue el primer hombre nacido en África en pisar lo que hoy son los Estados Unidos. En un momento dado del viaje Estebanico se adelantó con algunos indios . Cuando fray Marcos de Niza avanzó a su encuentro recibió noticias acerca de su muerte en una de las ciudades de Cíbola. El religioso decidió entonces volver al virreinato y a su regreso declaró haber visto una grandiosa ciudad, colmada de oro, plata y piedras preciosas.

Coronado puso en marcha entonces una expedición con unos 300 españoles y varios cientos de indios con el objetivo de conquistar el reino de Cíbola. Sin embargo, tras varias jornadas de trayecto, durante las que se había ido extendiendo el escepticismo, los expedicionarios encuentran que lo que debería ser una ciudad más espléndida que Tenochtitlan era un parduzco poblado indígena de casas de adobe. La expedición de Coronado fue vista como un fracaso, a pesar de lo cual permitió realizar notables descubrimientos, como el del Gran Cañón del Colorado.

Todo parece indicar que las siete ciudades de oro nunca existieron, pero ¿vio algo el fraile Marcos de Niza? ¿murió realmente Estebanico o fingió su muerte para conseguir su libertad? ¿cuál era el rico reino del norte del que hablaban los indios? La leyenda de Cíbola conjuga misterio, riquezas, aventura…y la historia que guió deja múltiples interrogantes que abren la puerta para que la imaginación pueda volar.

Expedición de Coronado

Expedición de Coronado. fuente:wikipedia

Gran Cañón del Colorado

Gran Cañón del Colorado. fuente:wikipedia

Publicado por el 17 octubre, 2011 en Historia olvidada | 3 comentarios