Las voces que susurran números en la radio

Si fuiste seguidor de la serie Perdidos seguro que recuerdas que durante mucho tiempo desde una estación de radio de la enigmática isla se estuvo enviando un mensaje en el que una voz recitaba los famosos números chungos, 4, 8,15, 16, 23, 42, una y otra vez. Lo que no sé si sabrás es que eso está basado en algo que realmente existe, las misteriosas estaciones de números que desde hace muchos años inundan la Onda Corta con sus transmisiones numéricas.

¿Emitirán desde una torre de radio como la de Perdidos? Fuente:abc.com

¿Y quiénes son los originantes de esto?¿Los marcianos? ¿Los espíritus?¿los Illuminati? Parece ser que algo mucho más mundano. Aunque no se sabe a ciencia cierta su origen, como es de suponer los principales sospechosos son las redes de espionaje, que podrían usarlas para transmitir o recibir mensajes de sus agentes esparcidos por todo el mundo, ya que al emitir en onda corta el alcance geográfico es muy grande. Hay transmisiones de muchos tipos, y con muchos tipos de voces. Voces masculinas, femeninas, infantiles, probablemente generadas artificialmente, trasmiten, a ciertas horas y frecuencias fijas, ristras de números, intercaladas por palabras, sonidos musicales o pitidos, componiendo un completo galimatías radiofónico. Los idiomas en que se emiten son variados también, incluyendo por supuesto el castellano, aunque las principales recogidas están en inglés y lenguas eslavas como el ruso. Vamos, los “sospechosos habituales” del mundo del espionaje. Se supone que se usan para transmitir pequeños mensajes de texto y que la forma de cifrado suele ser mediante el sistema de libreta de un solo uso, lo que hace que sean muy difíciles de descifrar.

Algunos afirma que ya empezaron a existir durante la Primera Guerra Mundial, pero su auge se produjo a partir de mediados de la Guerra Fría, y curiosamente a partir de 1990 las transmisiones comenzaron a descender ligeramente. ¿Tendría algo que ver la caída del muro de Berlín y de la disolución de la Unión Soviética? Aunque los gobiernos, como decían en Expediente-X, niegan todo conocimiento, han salido a la luz algunos casos como el ocurrido con cinco cubanos que fueron acusados de espionajes en Estados Unidos, vinculados a una estación de números en español conocida por Atención (ya que con esta palabra comenzaba las transmisiones). Mientras tanto miles de radioaficionados locos por estos temas siguen el rastro de estas extrañas emisiones, localizando sus frecuencias y bautizándolas según su contenido o situación geográfica. Uno de los grupos más conocidos es el británico Enigma 2000, que cada dos meses saca su informe sobre las novedades de este peculiar mundillo. En su web tienen varios ejemplos de transmisiones en múltiples idiomas, incluidos los más conocidos como Linconshire Poacher, bautizado así por la canción que suena al principio o el antes mencionado Atención.

speech-morse Generator

Generador de voz y señales Morse usado por la Stasi en la antigua Alemania del Este. Fuente:wikipedia.org

Resulta curioso comprobar como en la era de Internet y de la Web 2.0 la radio sigue siendo uno de los métodos más efectivos para las comunicaciones secretas entre espías. En el siempre interesante blog La Pizarra de Yuri está publicado un completo artículo en el que se habla de estas y otros tipos de emisoras de radio misteriosas para aquellos que les pique la curiosidad sobre este tema. Además, el denominado The Conet Project publicó en 1997 un pack de 4 CDs con 150 grabaciones de estas emisoras, que han llegado a ser usadas por varios músicos en sus composiciones, como el Kronos Quartet y en algunas películas como aquella olvidable versión americana de Abre los Ojos, Vanilla Sky. Todas las grabaciones están disponible para bajarse de forma gratuita y legal desde la web del sello Irdial junto con el libreto que las acompañaba, gracias a su lema de Free Music Filosophy.

Como colofón volvemos nuevamente a otra creación de J.J.Abrams, Fringe, serie que recomiendo desde aquí a todos los aficionados a las buenas historias de ciencia-ficción, en cuyo episodio titulado “6955 kHz” la trama giraba sobre una de estas misteriosas estaciones, que este caso tenía la peculiaridad, como no puede ser sino en una serie sobre ciencia extraña, de causar amnesia a los radioaficionados que estaban intentando descifrar sus transmisiones. Así que tened cuidado con lo que escucháis en vuestras radios de onda corta ;-).

Publicado por Vik-Tor el 9 junio, 2011 en Monografías | 4 comentarios para leer

Escribe un comentario