Joyas del Cómic V: V de Vendetta

“Recuerda, recuerda, el cinco de Noviembre, la traición y el complot recordarás. Por ninguna razón el complot de la pólvora debería olvidarse jamás…” Con estas palabras comienza la primera “actuación” de V, el protagonista de la obra de Alan Moore y David Lloyd que tan popular se ha hecho en el mundo más allá del cómic por la adaptación al cine en el años 2006 y últimamente gracias a la máscara de V, convertida en símbolo de la organización de hackers Anonymous. Pero el cómic va más allá estas simplificaciones de su mensaje, siendo un auténtico ensayo sobre los fascismos, la anarquía y la venganza.

Corrían principios de los 80 cuando vio la luz en la revista inglesa Warrior, en glorioso blanco y negro, publicándose de forma serializada hasta que desgraciadamente la revista tuvo que cerrar, quedando inconclusa. Pasaría cinco años durmiendo el sueño de los justos hasta que DC Comics la rescató en 1988, permitiendo a los autores finalizar la obra, y la publicó en formato comic-book, coloreada y dividida en diez entregas, creando una de las mejores obras maestras del cómic. La historia nos sitúa en el, en aquellos tiempos, cercano futuro de 1997, en una distópica Gran Bretaña, que tras haber superado una Tercera Guerra Mundial que se ha llevado por delante a rusos y norteamericanos, y con el beneplácito de una indolente población, ha instaurado un régimen fascista, inspirado claramente en obras como 1984 o Un mundo feliz, que controla con mano férrea a todos los habitantes de la pérfida albión. Evey Hammond, una adolescente huerfana, decide que la única salida a su situación económica es la prostitución, teniendo la mala suerte de toparse en su primera noche con agentes de El Dedo, la policía del régimen, que intentan aprovecharse de ella. Será salvada en última instancia por nuestro héroe, que la llevará a continuación a una peculiar sesión de fuegos artificiales celebrando el 5 de Noviembre. Así comenzará un viaje de un año donde se nos irá mostrando la lucha de V contra el sistema dictatorial, dejando un reguero de muertes y explosiones, en un viaje que transformará tanto a Evey como a V, desvelando poco a poco el pasado del protagonista y las razones que le han convertido en el justiciero/terrorista enmascarado. Un camino que nos enseñara que significa la anarquía, despertará las conciencias, y sobre todo, nos mostrará como puede ser la venganza que da título a la obra.

El siempre genial y excéntrico Alan Moore plasma en esta obra sus temores sobre el futuro que podría surgir de una Gran Bretaña dominada por Margaret Thatcher (La Dama de Hierro), con su prosa siempre perfecta, llena de múltiples referencias culturales del cine, la música y la literatura, quizás sin llegar a las cotas de su obra maestra, Watchmen, pero muy cerca de ella. Su compañero de viaje no se queda atrás. David Lloyd nos muestra con su estilo realista este futuro oscuro, lleno de sombras y juegos de luces, con una disposición de viñetas clásico, siempre en tres filas por página, sin demasiados artificios. Y que decir del diseño de V, convertido ya en un icono cultural gracias a esa máscara inspirada en el católico Guy Fawkes que intentó volar por los aires el parlamento británico un 5 de Noviembre de 1605. ¿Hay algo más terrorífico que ver su sonrisa antes de morir? Durante la obra varios personajes comprueban que no.

En definitiva, nos encontramos con un imprescindible en las bibliotecas de aquellos que, tanto si son aficionados al cómic como si no, quieran ver sus conciencias sacudidas por las ideas que fluyen en la historia, que no sean conformista, que piensen por si mismos. Y si no eres de estos, lee el cómic igualmente, no te dejará indiferente. Seguramente cambiarás. Me despido con una de las frases que me ha parecido más importante de la obra: “Las ideas son a prueba de balas”.

Entregas anteriores:

Publicado por Vik-Tor el 29 septiembre, 2011 en Monografías | 2 comentarios para leer

Escribe un comentario