Desde la trinchera

Suena el despertador. El oído se despierta abruptamente. Luego enciendes la luz y tu vista es la que se ve afectada. Sucesivamente todos tus sentidos se desperezan de una noche más corta de lo normal.

Es lunes, y tras el fin de semana toca volver a la rutina en la oficina. Pero tu oficina, como la de muchos otros no es una siempre oficina con mesas, sillas y ordenadores. Tu oficina es un campo de batalla, repleta de minas anti-persona, de aliados, de enemigos, de sargentos ineptos, de reclutas patosos, de héroes que a diario tratan de librar su propia guerra.

Porque en todas partes nos encontramos con pequeñas historias personales cargadas de realidad, repletas de matices que nos hacen a cada uno de nosotros seres únicos, especiales a nuestra manera y cada uno tiene su manera propia.

En tu oficina formas tu propia alianza, por afinidades, por modos de ver y de plantearte la vida. No es que seáis iguales porque siempre se puede discrepar, de hecho se debe discrepar para enriquecernos mutuamente, el debate lleva a la reflexión, la reflexión al conocimiento y el conocimiento a la sabiduría. Pero no todo el mundo está abierto a escuchar otro punto de vista y ahí es donde surgen tus propios enemigos dentro de los que deberían de ser tus aliados.

Corrige al sabio y será más sabio, corrige al necio y será tu enemigo.

Proverbio chino

Pero es lo que hay. No le des vueltas, no te deprimas, no entres en ninguna espiral autodestructiva. No siempre se puede agradar a todo el mundo, ni tampoco se debe de buscar. Vive sin rencores y tu vida será mucho más sencilla y agradable porque en esta vida estamos sólo de prestado y el tiempo es tan fugaz que no merece la pena perder el tiempo con nimiedades.

Así que levántate, coge tu propio fusil y afronta tu día con valentía y honor junto a tus aliados, tus compañeros, los que incluso pueden llegar a ser tus amigos fuera del trabajo, aunque lo único que se puede aseverar sin miedo es que ellos no dejaran nunca de ser tus compañeros de lucha desde la trinchera.

Publicado por Güevo el 31 marzo, 2014 en Monografías | Lee el primer comentario

  • 31 marzo, 2014, 10:34
    Bitacoras.com dijo,

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Suena el despertador. El oído se despierta abruptamente. Luego enciendes la luz y tu vista es la que se ve afectada. Sucesivamente todos tus sentidos se desperezan de una noche más corta de lo normal. Es lunes, y tras el fi……

Escribe un comentario