Vive la Historia. La Gran Armada: El peligro interior.

Tras leer el libro “La Armada Invencible” de Robert Hutchinson (Editorial Pasado & Presente), una documentada obra que refleja la interesante visión de un historiador británico sobre la fallida invasión de Inglaterra proyectada por Felipe II, y el posterior fracaso del contraataque inglés, abordamos en el blog estos hechos, posiblemente menos conocidos de lo que pueda parecer, en un post publicado hace ya más de un año. En su momento, por circunstancias inesperadas, se produjo una “narratio interruptus” y es hoy cuando, inspirados por la intensidad del libro y respaldados por la categoría de la historia, retomamos la divulgación de los sucesos en un formato episódico y con apoyo sonoro, con el objetivo de acercar los hechos históricos de un modo más inmersivo e interesante. A lo largo de trece breves capítulos desgranaremos la historia de la Gran Armada, incluyendo junto a cada artículo una ambientación musical para acompañar su lectura.

A sus puestos. Zarpamos. Esperamos que os guste el viaje.

 


 

Ambientación sonora:

1 – El peligro interior.

La opresión es tan grave, y se agrava aún más cada día, que los confesores de la verdadera fe ya sólo esperan la libertad que puedan darnos los extranjeros. Es preferible lograr la bendición eterna bajo un señor extranjero que vernos arrojados al infierno más profundo por un enemigo que está en casa”

Carta de un exiliado inglés católico.

 

Isabel I de Inglaterra

Isabel I de Inglaterra

El día en que la espada cercenaba la cabeza de su madre, Ana Bolena, nada hacía presagiar que la pequeña Isabel se fuera a sentar nunca en el trono de su rebelde y sanguinario padre, el octavo de los Enriques ingleses. Sin embargo la vida sigue sus caminos y la muerte los suyos y, tras el fallecimiento de sus hermanos Eduardo y María, un invernal día del año de Nuestro Señor de 1559 Elisabeth Tudor, una joven pelirroja, considerada hija ilegítima hasta entonces, era coronada Reina de Inglaterra. Fue la última coronación de un monarca inglés celebrada en latín: algo estaba cambiando en la isla británica.

La reforma religiosa que había incendiado el continente prendía también en Inglaterra. La ruptura con Roma que había provocado su padre, Enrique VIII, se confirmaba cuando el papa Pío V firmaba la bula que excomulgaba a Isabel. Eran tiempos convulsos, Escocia se desangraba en enfrentamientos entre católicos y protestantes, las tropas españolas aplastaban con dureza las revueltas protestantes en Holanda y en Francia hugonotes y católicos luchaban por el trono y la fe. Había que tomar partido, e Isabel lo hizo. A diferencia de su hermana, se declaró una ferviente protestante y maniobró para apoyar a los seguidores de la Reforma allí donde estuvieran amenazados. Esto la enfrentaba absolutamente con el que se había ungido como mayor defensor de la fe católica, al cual ya había rechazado como marido: Felipe II de España. Toda historia que se precie tiene dos grandes enemigos. Isabel y Felipe lo fueron.

En Inglaterra se extendía la lucha de religión: sublevaciones continuas de nobles católicos, conspiraciones para acabar con la reina (incluso dentro de su propia familia), ejecuciones, delaciones, traiciones y mucha sangre. Los católicos vivían oprimidos y bajo sospecha y empezaban a ver a Isabel como una tirana y a abrazar una idea para librarse definitivamente de ella: una intervención militar extranjera que vendría desde el sur. El reino de Isabel se sumergía en el miedo y la paranoia.

Continuará…

Publicado por Viyu el 2 marzo, 2015 en Historia olvidada, Monografías | Se el primero en comentar

Escribe un comentario