Un Metro de Historia

Dentro del proceso de “madrileñización” de un foráneo hay ciertos cambios habituales en las conductas y las percepciones, pasos típicos en la adaptación al entorno. Tras años de rodaje por la capital, uno acumula kilómetros en la serpiente subterránea que traquetea bajo los suelos más o menos sórdidos de la Villa y Corte y pocas cosas le asombran ya como el primer día, siendo capaz de viajar con su mundo interior, su libro o su banda sonora particular, abstraído de las pequeñas historias que se transportan en los vagones, cuadros móviles del costumbrismo urbano.

En ocasiones, en cambio, uno retorna a su reflejo provinciano de observación, escucha y cierta actitud defensiva, y puede, en su soledad multitudinaria, contemplar alguna historia de amor, resquicios de otras vidas e ilusiones y un buen puñado de miradas tristes. La omnipresencia de los teléfonos móviles y ese convencimiento, tan capitalino, de que los seis grados de separación no viajan en transporte público también ponen a disposición de los oídos ciudadanos una buena galería de indiscreciones e injurias varias. No es éste el caso de dos parejas que el otro día charlaban animadamente, de pie y en actitud relajada, en un vagón del suburbano y que, recordando un viaje pasado, alababan las cualidades turísticas del mexicano destino de Puerto Vallarta mientras el convoy aminoraba la velocidad y entraba en la estación de Núñez de Balboa. Curiosa unión entre las pequeñas historias y la Historia, el mayor océano del planeta, que baña su límite continental en la costa jalisciense, se reencontraba con su descubridor en una parada de la morada línea nueve. Unamuno, quizá, diría que la intrahistoria, incluidas las desesperanzadoras historias que retratan a un país, viaja en metro, pero, la Historia, en cierto modo, también. O al menos podemos viajar hacia ella de estación en estación de la colorida maraña que mueve la urbe madrileña.

Curiosidad o manía, siempre me ha intrigado el origen de los nombres de los pueblos, las calles o… las estaciones de metro. La conexión 3G y la nunca suficientemente alabada Wikipedia ayudan mucho a resolver in situ estas dudas pero, más allá de la duda resuelta, el dato en sí, o incluso de los hechos históricos que se esconden tras él, los planos y callejeros pueden ser vistos realmente como mapas de la memoria colectiva. Moviéndonos con estos planos también podemos transitar por la Historia y sus personajes, y como un servidor y humilde aficionado encuentra buena cualquier excusa para divulgar historias del pasado que puedan servir de abono para el futuro,  presentamos aquí una serie de artículos para que viajemos un poco, metro a metro, en el metro. En un metro de Historia. Próximas paradas: Núñez de Balboa y Pacífico.

Publicado por Viyu el 4 febrero, 2013 en Historia olvidada | Lee el primer comentario

  • 4 febrero, 2013, 7:10
    Bitacoras.com dijo,

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Dentro del proceso de “madrileñización” de un foráneo hay ciertos cambios habituales en las conductas y las percepciones, pasos típicos en la adaptación al entorno. Tras años de rodaje por la capital, uno acumula ki……

Escribe un comentario