Los otros Juegos no Olímpicos

Hace pocas semanas que hemos podido ver como el enésimo intento de Madrid para convertirse en ciudad olímpica en 2020 acababa sumergido en una relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor. Pero en la antigüedad no solo existieron los Juegos Olímpicos, también se celebraron otros juegos que quizás Madrid podría resucitar. En la antigua Grecia se organizaban otros tres grandes tipos de juegos que junto a los Olímpicos conformaban los llamados Juegos Panhelénicos, que se celebraban a lo largo del ciclo de cuatro años al cual los griegos denominaban una Olimpiada.

v

Los primeros, que se celebraban, al año siguiente de los Olímpicos, eran los Juegos Nemeos, en honor a Zeus, que se celebraron en las cercanías de la ciudad de Cleonas, en la zona de Nemea, y  también en la ciudad de Argos, según el periodo de tiempo. Algunas leyendas sitúan su origen como una conmemoración de una de las doce pruebas de Heracles (el nombre griego de Hércules), la muerte del león de Nemea. Comprendían pruebas de carreras a pie, carreras de caballos y carros, lucha, boxeo, tiro con arco y lanzamiento de jabalina y disco. El mismísimo padre de Alejandro Magno, Filipo de Macedonia, llegó a ostentar la presidencia de los Juegos, revividos durante su mandato. Estos juegos también se repetían en el cuarto año de la Olimpiada. En 1996 la Sociedad para el Renacimiento de los Juegos Nemeos, creada en la Universidad de Berkeley, volvió a celebrar estos juegos de una forma bastante informal, más una especie de fiesta familiar que un evento internacional, que ha continuado organizando los juegos cada cuatro años, los últimos en el pasado 2012.

Los siguientes, celebrados en el Istmo de Corinto, la franja de tierra que une la Grecia continental y la península del Peloponeso, también durante el segundo año de la Olimpiada, eran los Juegos Ístmicos. Su origen está en las celebraciones funerarias por la muerte de Melicertes, el sobrino de Sísifo, cuyo cuerpo encontró el rey corinto en una de las orillas del Itsmo. Las pruebas deportivas eran similares a las de los Olímpicos y los Nemeos, y llegaron a celebrarse hasta que el emperador Teodosio prohibiese las celebraciones paganas en su afán por afianzar el cristianismo en su imperio. Igual que los Nemeos, se celebraban también en el año anterior a los Olímpicos.

Durante el tercer año de la Olimpiada tenían lugar en Delfos, hogar del famoso Oráculo, los Juegos Píticos, en honor al dios Apolo, que según la leyenda había sido quién había instaurado estos Juegos tras la derrota de la gran serpiente Pitón. Tenían la peculiaridad de que aparte de las pruebas deportivas, también había competiciones de música, teatro, danza y pintura.

Fuera de los considerados los Juegos Panhelénicos se sitúan los Juegos Hereos, en honor a la diosa Hera, cuyos participantes eran exclusivamente mujeres. Se celebraban también cada cuatro años, probablemente el mismo año que los Olímpicos, poco antes que estos, y consistían en carreras de mujeres organizadas por edades en el estadio de Olimpia. Al contrario que los deportistas de los demás juegos, que competían desnudos, en los Hereos las mujeres vestían una túnica corta, el quitón másculino, que dejaba al descubierto su hombro y pecho derechos. Recordemos que inicialmente a las mujeres les estaba prohibido tanto competir como asistir a los Juegos Olímpicos, por lo que esta celebración nacería como una alternativa a esta prohibición.

Os hemos ofrecido cuatro alternativas magníficas para que Madrid pueda tener sus propios Juegos, solo falta que las autoridades competentes tomen cartas en el asunto y se decidan por alguna de estas opciones. Nos mantenemos a la espera.

Publicado por Vik-Tor el 14 octubre, 2013 en Actualidad, Historia olvidada | Lee el primer comentario

  • 14 octubre, 2013, 7:38
    Bitacoras.com dijo,

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hace pocas semanas que hemos podido ver como el enésimo intento de Madrid para convertirse en ciudad olímpica en 2020 acababa sumergido en una relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor. Pero en la antigüedad no solo e……

Escribe un comentario