El ejemplo de Rachmaninov

Hoy Rachmaninov es un autor musical considerado, que ha dejado su impronta en el arte del siglo XX y es fuente de inspiración para bandas actuales del nivel de Muse.

Pero los comienzos no suelen ser sencillos. Sergéi Vasílievich Rajmáninov creía tener un brillante porvenir musical tras su graduación con menciones honoríficas en el Conservatorio de Moscú y su acertado inicio en el mundo de la composición cuando se volcó en la creación de su primera sinfonía, en 1895. Dos años después, y tras gran esfuerzo y muchas esperanzas, su sinfonía era estrenada. Y las críticas fueron unánimes y… demoledoras. El joven músico, a sus 24 años, edad difícil para encajar golpes, se sintió ridiculizado y enormemente decepcionado. Sergéi cayó entonces en una profunda depresión, agudizada por problemas personales, que le llevó al abandono de la composición, manteniendo durante casi tres años su mente alejada de la voluntad creativa.

Fuente:taringa.net

Fue entonces cuando entró en escena Nikolai Dahl, médico amante de la música y especializado en neurología y psiquiatría que, mediante la aplicación de un tratamiento en el que se ayudó, entre otros recursos, de la hipnosis, consiguió, junto con el apoyo de la familia y los amigos cercanos, devolver a Rachmaninov la confianza en sí mismo.

Sergéi volvió a iniciar la actividad compositora y lo hizo creando la obra que le haría entrar en el grupo de los más grandes de la música universal: el “Concierto para piano y orquesta nº 2“, que, dedicado a su médico, plasma con una increíble belleza la liberación interior de un genio que el mundo estuvo a punto de perderse.

Luego vendrían más composiciones, el abandono de la Unión Soviética, que prohibió sus obras, y sus últimos años en los Estados Unidos. Para entonces ya nos había legado el sonido de la superación

https://youtube.com/devicesupport

Publicado por Viyu el 31 marzo, 2011 en Historia olvidada | Se el primero en comentar

Escribe un comentario