El día que Franco estuvo a punto de bombardear el Palacio Real

Comenzaba la semana en Madrid aquel lunes de diciembre y la silueta de un avión recortaba el cielo sobrevolando el Palacio Real mientras las calles se iban llenando de los sonidos propios del ajetreo de la capital. A ras de suelo grupos de niños corren y juegan en la Plaza de Oriente, y en el aire el aparato maniobra sobre el imponente edificio y se aleja, para volver al cabo de un rato de idéntica forma y terminar perdiéndose en la lejanía.

A los mandos del bombardero ligero, un Breguet 19 de fabricación francesa para los más entendidos, estaba Franco, pero no el militar que acabaría encabezando durante casi cuarenta años una dictadura en España, sino su hermano Ramón.

Palacio Real

Palacio Real de Madrid: fuente: katy-ciudadanadelmundo.blogspot.com

Aquel 15 de diciembre de 1930 Ramón Franco, que había saltado a la fama como héroe del Plus Ultra y había sido nombrado Gentilhombre de Cámara por el propio rey Alfonso XIII, se sublevaba contra la Monarquía e intentaba bombardear la residencia oficial del monarca. Este hecho se enmarca dentro de la denominada “cuartelada de Cuatro Vientos”, acción subversiva encaminada a forzar el advenimiento de la República, y se produjo sólo tres días después del fallido levantamiento de Jaca, que persiguió el mismo fin que la intentona del aeródromo, y cuyo fracaso llevaría a los capitanes Galán y García Hernández al patíbulo.

Tras la sublevación de la guarnición del acuartelamiento madrileño, varios aviones despegaron para arrojar proclamas sobre la ciudad, pero Ramón Franco parecía querer ir más allá. Sin embargo, mientras sobrevolaba el mayor palacio de Europa occidental, el menor de los Franco temió causar daños colaterales al arrojar las bombas y desistió de su cometido. En vista del más que posible fracaso de la sublevación, al mantenerse leales la gran mayoría de tropas de la capital y no triunfar la convocatoria de huelga general prevista por falta de apoyo socialista, el experimentado aviador puso rumbo a Lisboa, donde se exiliaría hasta la proclamación de la Segunda República.

Esta proclamación apenas tardaría cuatro meses en llegar y la sublevación, aunque fue un rotundo fracaso en la práctica, mostró la cercanía del fin de un sistema en descomposición.

Ramón Franco

Ramón Franco

El hermano de Francisco Franco fue un personaje complejo y contradictorio, que mostró marcados ideales republicanos e izquierdistas y que, sin embargo, acabó combatiendo en la guerra del 36 en el bando sublevado encabezado por su hermano mayor. En 1938, antes del fin de la contienda civil, falleció en circunstancias no totalmente aclaradas en un acidente de aviación, dejando una vida agitada, fruto de una época convulsa de nuestra Historia, y un buen puñado de interrogantes.

Publicado por Viyu el 7 septiembre, 2011 en Historia olvidada | 3 comentarios para leer

Escribe un comentario