¿Vikingos en España?

Fenicios, griegos, celtas, cartagineses, romanos, visigodos, árabes…y vikingos. Los temibles guerreros procedentes de Escandinavia también pasaron por la Península Ibérica.

“De la furia de los hombres del norte líbranos, Señor”. Era un rezo repetido en las iglesias de Europa. Moviéndose en oleadas hacia el sur del continente a bordo de sus naves (drakkars, quizá el elemento clave de su poderío militar), desde Moscú hasta Lisboa, los paganos originarios de Dinamarca, Noruega y Suecia causaban terror entre los reinos cristianos, que tenían enormes dificultades para frenar sus ataques, feroces e impredecibles. Famosos por sus aterradoras incursiones desde el mar, los vikingos, corpulentos y sanguinarios, comenzaron a hacerse notar a finales del siglo VIII con sus asaltos en las islas británicas, las cuales llegarían a someter durante muchos años. El pueblo vikingo, al que hasta hoy rodea un aura misteriosa, con su escritura en runas, su fascinante mitología de dioses guerreros, su Valhalla y sus valquirias (todo ello popularizado por la obra wagneriana), tenía predilección por las acciones de pillaje y los territorios hispanos también estuvieron en su lista de objetivos.

Embarcación vikinga (fuente: celiticattic.com)

Aunque las fuentes historiográficas son escasas, se cree que en el verano del año 844 un gran número de naves vikingas fueron avistadas frente a las costas de Gijón. El gran contingente de guerreros nórdicos llegaba a las costas asturianas después de una serie de asaltos en Francia. El Reino de Asturias, exponente de la resistencia cristiana a los invasores musulmanes, era por aquel tiempo un territorio rural y pobre, plagado de quintanas y pequeñas aldeas marineras, en el que quizá ni siquiera Gijón u Oviedo (reciente capital del Reino) podrían ser consideradas como ciudades de importancia. En este sentido, no se sabe con seguridad hasta qué punto las tierras asturianas fueron saqueadas, ya que los vikingos buscaban botines cuantiosos en sus asaltos y no parece que pudieran hallar grandes riquezas en el joven reino astur.

Bordeando la costa, la expedición vikinga se desplazó hacia el oeste hasta avistar la torre de Hércules, y desembarcar para arrasar el pueblo de Brigantium (La Coruña), pensando que junto a semejante construcción debería encontrar con qué saciar su ansia de pillaje. No debió de ser así, y lo que sí se encontraron fue un ejército enviado por el Rey de Asturias, Ramiro I, que les expulsó de vuelta al mar y destruyó varias de sus naves.

La Península Ibérica a comienzos del siglo IX (fuente:Wikipedia)

Tras moverse hacia el sur e intentar, sin conseguirlo, entrar en Lisboa, los vikingos tomaron Cádiz y, penetrando por el Guadalquivir, alcanzaron Sevilla, ciudad que saquearon bien a gusto hasta que llegó hasta ellos el contingente formado por Abderramán II y, tras comprobar su inferioridad frente a las tropas musulmanas, se retiraron dando por finalizada la primera incursión en la Península Ibérica. Pero no sería la última. Aparte de otras incursiones menores, entre los años 859 y 862 los vikingos volvieron a asolar las costas gallegas y andaluzas, llegaron hasta las Baleares y saquearon Pamplona tras remontar el Ebro. En el 970, en otra gran campaña, tomaron la misma Santiago de Compostela, ciudad cuya fama se había extendido por Europa. Como consecuencia de estos ataques, los reinos peninsulares comenzaron a dedicar más recursos a la fortificación y protección de sus costas, ante la amenaza de los “hombres del norte”, que continuaría hasta el siglo XII.

Hoy en día, en la localidad pontevedresa de Catoira, se conmemora cada verano el hecho histórico con la celebración de la Romería Vikinga, convirtiendo en fiesta lo que en su día fue pavor.

Publicado por el 30 julio, 2012 en Historia olvidada | 3 comentarios

Crisis en las TIC…emprender o morir

Finalmente la crisis ha llegado. Sé que parece que soy ZP hablando con retraso de una noticia evidente desde hace años, pero me refiero al sector TIC. Estos años pasados todos los sectores se vieron afectados en menor o mayor medida, pero las TIC parecían un tanto inmunes a esta crisis.

Esto tiene fácil explicación, y es que los contratos se firman a futuro y las partidas presupuestarias se asignan previamente. Las empresas hace un par de años empezaron a no cerrar contratos con empresas TIC, y es ahora cuando las consultoras ven que su bodyshopping se complica y sus oficinas se llenan de empleados sin proyecto asignado. Y además también reducen sus ingresos dado que algunos de sus clientes tienen problemas para pagarles.

ERE desde el punto de vista de Forges

Llega ahora una época en la que los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) serán la palabra recurrente en empresas que parecían inmunes a la crisis como Indra o Accenture. Todas las cárnicas (consultoras TIC) se verán afectadas casi con toda seguridad y será un mal momento para cambiar de empleo y un buen momento para las empresas para bajar sueldos y recortar beneficios sociales como los tickets de comida, seguros médicos, etc.

Y ante este panorama, ¿qué podemos hacer? ¿ se une esto al holocausto de primas de riesgo, banqueros ladrones y políticos corruptos que estamos viviendo? ¿es posible que los mayas tuvieran razón y en 2012 todo se acaba? Pues la respuesta es rotundamente NO.

Es una época complicada pero esto lo que demanda son cambios. Cambios en la forma de afrontar la política, renovar el panorama económico, reformar el sistema…pero aquí no voy a hablar ni de política ni de economía.

En momentos de crisis es cuando no sólamente se puede, sino que se debe ser emprendedor y apostar por algo novedoso. Y para ello el cambio debería de empezar en las universidades españolas.

Tecla de "Crear mi empresa"

Las universidades españolas fabrican, salvo algunas excepciones, individuos cuyo objetivo es trabajar para una empresa. No se fomenta el ser emprendedor y crear tu propio negocio. En España, mal que nos pese, si creas un negocio y no es un bar te miran raro. ¿Cómo vamos a esperar que el dueño del próximo Google o Facebook salga de una universidad española? Tal y como está el tema planteado eso es imposible. Además si se alentase a la gente a ser emprendedora, se generarían nuevas empresas y con ellas nuevos puestos de trabajo, atacando así el problema de desempleo tan brutal que estamos padeciendo.

Por lo tanto son las universidades las que tienen una gran responsabilidad no sólo de formación, sino también de motivación, para que las futuras generaciones sean parte de la solución al problema que sus padres les dejan en herencia.

En nuestro país hay talento, ganas e ingenio…¿Por qué no podemos tener en España nuestra propia Stanford University? Sólo hay que dar con la tecla indicada.

Publicado por el 23 julio, 2012 en Monografías, Rajar por rajar, Tecnología | Lee el primer comentario

El peligro de los bancos

Creo sinceramente, como usted, que los establecimientos bancarios son más peligrosos que los ejércitos permanentes y que el principio de gastar dinero para ser pagado en la posteridad, bajo el nombre de financiación, no es más que una estafa futura a gran escala.

Thomas Jefferson, tercer presidente de EEUU, en una carta a John Taylor

Publicado por el 18 julio, 2012 en Frases | Lee el primer comentario

El asno de Roma

La familia de los Escipiones fue una de las más prestigiosas en los tiempos de la República de Roma, sobre todo gracias al Escipión el Africano, el hombre que derrotó a Aníbal y causó el final de Cartago como potencia del Mediterráneo. Pero toda gran familia tiene su pequeña mancha y esta fue provocada por Cneo Cornelio Escipión Asina en el primer enfrentamiento naval contra los cartagineses en los inicios de la Primera Guerra Púnica.

Tras varios años de relaciones amistosas entre las dos principales potencias de la época, Roma y Cartago, en el 264 a. C. comenzó una guerra que se prolongaría durante más de veinte años. El inicio del conflicto fue provocado por un grupo de mercenarios procedentes de la península itálica, denominados mamertinos, que tras instalarse en la ciudad siciliana de Mesina y conseguir repeler un ataque de Siracusa con ayuda de los cartagineses, tuvieron que solicitar al senado romano que les librara de sus “aliados” cartagineses, que se habían instalado en la ciudad con supuestos fines de protección. Los romanos aceptaron la petición y de inmediato desembarcaron en Sicilia expulsando a los cartagineses de Mesina, lo que significó la declaración de guerra oficial a Cartago.

Poco a poco fueron tomando varias ciudades de la isla, pero Roma seguía teniendo una deficiencia importante ya que su fuerza naval era ínfima y no podían hacer frente a la experimentada flota cartaginesa, que se preparaba para desembarcar en Italia. Por ello el senado romano tomó la decisión de construir una flota de guerra, comenzando su construcción en los astilleros de las ciudades de origen griego situadas en el sur de Italia, más experimentadas en navegación, inspirándose para la creación de los navíos en los cartagineses. También necesitaban marineros, por lo que los tuvieron que entrenar rápidamente, pero al no estar aún listos los barcos, recurrieron al curioso sistema de entrenarlos en tierra, simulando las posiciones de remeros en los navíos y enseñándoles a manejar los remos de esta guisa. Estaba claro que este entrenamiento apresurado no presagiaba ya nada bueno.

Las Islas Eolias

Las Isla Eolias. Fuente:wikipedia.org Autor:NormanEinstein

Así llegamos al 260 a. C., cuando la flota de cien quinquerremes y veinte trirremes estuvo lista para el combate. Escipión Asina, cónsul electo de aquel año, tras llegarle rumores de la posible decantación de la ciudad de Lipari, en una de las Islas Eolias, hacia el bando romano, decidió lanzarse a la aventura, partiendo de Mesina con diecisiete navíos. Los romanos fondearon en la bahía de la pequeña isla sin encontrar resistencia, pero su tranquilidad pronto se vería rota. Aníbal Giscón, comandante en jefe de los cartagineses en Sicilia, envió rápidamente al senador Boodes al mando de una pequeña flota de veinte navíos, que aprovechando la noche consiguieron bloquear el puerto impidiendo la huida de los barcos romanos. Con la llegada del día, al verse rodeados por los cartagineses, las tropas romanas abandonaron los barcos huyendo por tierra, dejando solo a Escipión Asina, al que no le quedó otra que rendirse a los cartagineses, dando así por finalizada la denominada Batalla de las Islas Lipari, aunque de batalla tuvo poco como hemos visto. Por esto recibió nuestro pobre cónsul el sobrenombre de Asina, que quiere decir “El asno”, llevando siempre la marca de la primera derrota naval de Roma.

Trirreme

Maqueta de trirreme romano. Fuente:wikipedia.org. Autor:Rama

Pero esta derrota fue solo una pequeña alegría para los cartagineses que poco les duraría, ya que el otro cónsul de aquel año, Cayo Duilio consiguió derrotarlos frente a las costas de Mylae. Pero aún así, la flota romana no fue significativa para el final de la Primera Guerra Púnica, ya que siguió patente la impericia marítima de los romanos tras varios desastres navales que hicieron que se centraran en su poderío militar sobre tierra. Nuestro protagonista también pudo resarcirse de su brillante acción anterior al ser nombrado cónsul nuevamente en el 254 a. C y al mando de una flota de trescientos navíos, junto a su colega Aulo Atilio, puso sitio a la ciudad siciliana de Palermo, tomando finalmente la ciudad, con lo que consiguió ser recompensado con el honor del  triunfo a su regreso, viendo así la ciudad de Roma como un Asno se paseaba triunfante por sus calles.

Publicado por el 16 julio, 2012 en Historia olvidada | Lee el primer comentario

Cursos online del MIT. Una opinión personal

En la anterior entrada, hablaba sobre los distintos cursos online gratuitos que está impartiendo algunas universidades como Stanford o M.I.T entre otras. En este entrada, quiero dar una opinión personal sobre uno de estos cursos online que he realizado recientemente.

En diciembre de 2011, el M.I.T anuncia la creación de MITx, una plataforma de E-learning para ofrecer distintos cursos online. Como curso piloto, en marzo de 2012 comienza a impartirse “6.002x. Circuits & Electronics”. Este primer curso se oferta de una forma gratuita, con la posibilidad de obtener un certificado si se consigue superar el curso sin necesidad de realizar el examen en un centro. A través de Barrapunto.com me enteré del comienzo de este curso, así que decidí apuntarme para probar de primera mano que ofrecen estos cursos.

El curso experimental no era de una temática que me atrajera del todo. Consistía en un curso de electrónica analógica, con un temario similar a lo que se puede ver en algunas asignaturas de primero o segundo de carrera, y que buena parte de él ya lo había estudiado hace 10 años. Sin embargo, me pareció que podría ser curioso recordar algo que ya había estudiado, con alguna ampliación de contenidos adicional.

El siguiente video es una introducción del curso:

Una vez que te apuntabas, tenías acceso al material del curso. Básicamente, el curso se estructuraba en 14 semanas. Cada semana, tenía una estructura similar:

  • Varias series de videos en donde se explican los temas de la semana. Los videos, eran básicamente una presentación de powerpoint muy sencilla (un título y poco más en cada diapositiva), pero que se usaba como una pizarra digital, ya que el profesor explicaba a la vez que iba escribiendo en la diapositiva las distintas fórmulas o gráficas. Estos videos tenía subtítulos, y se podía regular la velocidad de reproducción a través del reproductor que tiene la plataforma. Se pueden ver los distintos videos del curso en modo invitado:
  • Durante los videos, se intercalan pequeños ejercicios que ayudan a la compresión del temario. La plataforma corrige las soluciones introducidas, y se puede ver cuál es la solución final. Este es un ejemplo de un ejercicio propuesto:
  • Cada semana, era necesario realizar unos ejercicios, entre los que se incluía una parte de ejercicios de laboratorio. Los ejercicios de laboratorio se hacían usando un simulador que tiene la plataforma, y se obtenía una puntuación semana.

Ejercicio de laboratorio usando el simulador

  • Hubo dos exámenes, uno parcial (las 6 primeras semanas) y otro final (todo el curso). Para calcular la nota final del curso se usaba la nota obtenida en estos dos exámenes y la obtenida en los ejercicios semanales.
  • La plataforma disponía además de una wiki y un foro para intercambiar ideas con el resto de alumnos apuntados.

Todo el material de este curso esta disponible para visualizarlo en modo invitado. El curso duró de marzo a Junio y estas son algunas estadísticas sobre los alumnos del curso:

Course statistics: 6.002x had 154,763 registrants. Of these, 69,221 people looked at the first problem set, and 26,349 earned at least one point on it. 13,569 people looked at the midterm while it was still open, 10,547 people got at least one point on the midterm, and 9,318 people got a passing score on the midterm. 10,262 people looked at the final exam while it was still open, 8,240 people got at least one point on the final exam, and 5,800 people got a passing score on the final exam. Finally, after completing 14 weeks of study, 7,157 people have earned the first certificate awarded by MITx, proving that they successfully completed 6.002x.

Es decir, de las más de 150.000 personas que se apuntaron en marzo, solo 7157 consiguieron completar el curso (un 4,6%).

Con esto, tengo que decir que la plataforma de E-learning me pareció muy completa y que ayuda a la hora de realizar el curso. La materia que se imparte me parece que está bien estructurada y muy completa para los objetivos del curso. Si quieres aprender, se aprende con estos cursos.

Cómo parte negativa, tengo que decir que no estoy seguro de que merezca la pena la realización de estos cursos. Al final, si se quiere hacer bien el curso, hay que dedicarle tiempo. En función del conocimiento inicial que se tenga puede que no sea necesario visualizar todos los videos, pero en general va a ser necesario dedicar varias horas semanales para ver todos los videos y realizar los ejercicios propuestos. Y aunque el curso sea online y se tenga cierta libertad para ver los videos y hacer los ejercicios, hay unas fechas límite que hay que cumplir. Creo que son razones por las que solo el 4,6% de los inscritos consiguen finalizar el curso.

Al final, te quedas con la sensación de que para aprender y aprovechar el curso hay que dedicar bastantes horas, y finalmente obtienes un certificado electrónico que dudo que sirva para algo porque nadie lo va a dar ningún valor. Quizás merezca más la pena emplear ese tiempo en algún certificado o título más oficial.

O quizás puede que este tipo de cursos online no sean el punto de inflexión que comentan en algunos foros. Por ejemplo, en España, la UNED lleva muchos años impartiendo enseñanzas oficiales a distancia, y dispone actualmente de un campus virtual para el alumno. Si se va a dedicar un número de horas en hacer un curso, ¿por qué no hacerlo en un lugar que te lo acrediten de forma oficial?

El tiempo dirá si realmente son útiles estos cursos, o si gana el modelo tradicional de pagar y obtener un título oficial. Y vosotros, ¿habéis hecho ya algún curo similar? ¿Creéis que merece la pena dedicar el tiempo a este tipo de cursos o mejor matricularse en un máster de una Universidad? ¿Merece la pena aprender si no hay certificación?

Publicado por el 2 julio, 2012 en Tecnología | 4 comentarios