El futuro, ese gran desconocido

El silencio cedió paso inesperadamente a un molesto pitido electrónico de frecuencia variable y cadencia regular. Eber se despertó, ni más ni menos sobresaltado que el resto de los días, y con precisión adquirida accionó a la primera el mecanismo de wake-up que detuvo el sonido que se tornaba en esas circunstancias aún más odioso que de ordinario, provocando que la lámpara de la mesilla de noche acabara con la oscuridad de la habitación. Sus ojos no recibieron de buen grado los primeros fotones del día. Su lector personal de contenidos registraba un uso hasta horas intempestivas, y eso explicaba su reacción. “El alba de las mil luces”. Lo había tenido que terminar.

Acto seguido Candy se puso en marcha. “Parcialmente nublado, temperatura actual de 6 grados centígrados, nivel de contaminación grado B “. El MHA de segunda generación acabó con la previsión meteorológica y continuó recomendándole un desayuno rico en vitaminas. Mientras, el noticiario se había activado y las imágenes llenaron la habitación con lo mismo de casi siempre. Siendo sinceros en aquel preciso momento la crisis prebélica en Asia que amenazaba con destruir todo y a todos no era lo que ocupaba le mente de Eber. Sintió un escalofrío al sacar parte del cuerpo fuera del cobijo de la ropa de cama e instintivamente volvió a su posición de letargo, aunque con los ojos abiertos mirando al techo, tenuemente iluminado. Tardó unos segundos en tomar conciencia de dónde se encontraba, poco tiempo comparado con el que tardaría en entender, si alguna vez lo consiguiera, por qué estaba allí.

De cualquier forma, el destino tiene sus propias leyes cinéticas, y la inercia vital con frecuencia empuja a los simples mortales y los arrastra lejos de la ensoñación y de las preguntas sin respuesta. Así que, como cada día, se incorporó de un leve salto y cayó sobre sus pies descalzos sobre el suelo, separado de éste sólo por una fina alfombra escandinava, no muy confortable, que había conocido la popularidad hacía años en los tiempos felices del boom del low-cost. Accionó entonces el controlador de su muñeca y las imágenes del último atentado de los rebeldes dejaron paso a la música de un art-clip mucho más digerible por su castigada conciencia.

Sus primeros pensamientos con sentido en aquel día ordinario, que podía ser el último para cualquiera, le llevaron a acordarse de Cinnamon y se sintió raro, pero ella siempre se quedaba en el mundo virtual y ahora le tocaba el turno al real. Se desperezó, activo sus ventanas digitales en modo paisaje para poder diluir su desencanto en un mar que le quedaba lejano, pasó en breves minutos la página del aseo personal, engulló una porción caliente de preparado dietético con sabor a fresa acompañado de un zumo y se encaminó hacia el día que nacía, aunque, a juzgar por la noche cerrada que afuera le esperaba, el parto venía con retraso.

Algo más tarde, Eber pisaba la calle fría y vacía mientras pensaba que ilusión y verdad casi nunca comparten el mismo horizonte. Tocó con su mano su coche, activando el acceso y se acomodó para realizar el trayecto preprogramado en la posición más grata posible. Había aprendido a ser tan ahorrativo como su vehículo de hidrógeno. A su espalda, la casa pasaba a modo ausente, se activaban las alarmas y Candy comenzaba sus tareas rutinarias. El vehículo comenzó a moverse sin apenas importunar al silencio, avanzando entre los coches helados y las casas en cuyo interior las luces se multiplicaban. Sobre su cabeza algunos PAV surcaban veloces el aire y la oscuridad se tornaba lentamente en un incipiente azul al punto en que Eber recibía los últimos mensajes de sus canales favoritos de Total Web. Los recientes avances en fusión fría, la nueva misión a Marte, y las diversas interpretaciones a las ambiguas palabras del ministro de exteriores chino captaron algo de su atención.

Cerró los ojos por un momento. A veces quería escaparse. A veces pensaba en cómo sería todo en el futuro, en como sería él. Aunque él era lo de menos. Muchos habían pensado lo mismo mucho antes. Y muchos lo harían.

fuente:lylechan.com

Con este simple ejercicio de redacción pasamos a presentar una nueva sección de cornisa.net, que tendrá como eje temático el futuro. Imaginar el futuro es divertido, aunque difícil. Existe de hecho una disciplina, denominada prospectiva, que trata de predecir el futuro, con la intención de poder influir en él. Son muchos los temas que se pueden tratar a este respecto y desde aquí intentaremos, en la medida de nuestras posibilidades, tocar algunos de ellos.

Desde un punto de vista tecnológico podemos imaginarnos un mundo marcado por conceptos como identificación digital, localización permanente, conectividad global, ingeniería genética, computación ubicua, vida artificial, mundos virtuales, fusión nuclear…

En cuanto a la sociedad y el pensamiento, algunos estudios auguran un debilitamiento progresivo de la clase media occidental, con resultados imprevisibles, y una crisis de los valores del relativismo postmoderno y la concepción económica capitalista dominantes en la actualidad. Todo ello acompañado de una alteración de los canales mediáticos conocidos y una posible lucha por el control de los mismos.

¿Y qué tenemos en una perspectiva geopolitica? El mundo globalizado se enfrenta al cambio climático, las grandes necesidades energéticas y la presión poblacional de los países en vías de desarrollo ; y las tensiones entre el oriente emergente encabezado por China, el bloque occidental y el Islam pueden evolucionar por caminos inciertos, en un planeta en el que la ‚ sociedad del conocimiento‚ ha generado armas de neutrones, de pulso electromagnético, radiológicas, nucleares, químicas y de cualquier tipo imaginable.

Estos son los ingredientes de una posible historia, o, mejor dicho, de muchas posibles historias. Aunque puede que ninguno de ellos sea adecuado, o puede que no estén en las proporciones correctas. Sólo lo sabremos con el tiempo. Hasta entonces‚ imaginemos.

Publicado por el 31 mayo, 2011 en Prospectiva | 3 comentarios

Joyas del Cómic III: Wonder Woman de George Pérez


Pocos personajes del noveno arte, ya sean masculinos o femeninos, pueden presumir de llevar más de setenta años publicándose ininterrumpidamente como Wonder Woman, la primera superheroína del cómic. Fue creada en 1941 por el psiquiatra William Moulton Marston, inventor también de uno de los elementos del detector de mentiras. Conocido por el seudónimo de Charles Moulton, viendo las posibilidades educacionales del cómic, le dio a la editorial DC Comics un personaje que pudiera interesar al público femenino. Durante sus primeros cuarenta y pocos años de existencia nunca pudo destacar especialmente aún siendo un icono cultural importante, llegando a tener su propia serie de TV en los setenta, todo debido a los equipos creativos que pasaron por sus páginas, correctos pero incapaces de crear una etapa realmente memorable del personaje, manteniéndola siempre a la sombra de los dos grandes superhéroes de la editorial, Superman y Batman. Hasta que llego el maestro Pérez.

El año 1986 era un año importante para DC Comics. Tras finalizar su Crisis en Tierras Infinitas donde habían la dado la vuelta completamente a su universo de ficción, era el momento de renovar sus personajes principales, y tras Superman: El Hombre de Acero de John Byrne y el Batman: Año Uno de Frank Miller, le tocó el turno a su principal superheroína. Y tal tarea recayó en el que hoy podemos denominar El Dibujante de Superhéroes. El norteamericano de origen portorriqueño George Pérez llevaba desde finales de los años 70 ilustrando las aventuras de los principales héroes de Marvel y DC, habiendo pasado ya por Los Vengadores, La Liga de la Justicia, Los Nuevos Titanes y la antes mencionada Crisis,  donde había demostrado su valía para dibujar magníficas páginas y páginas repletas de superhéroes con un estilo detallista y cuidado. Pero fue en la colección de la maravillosa amazona donde alcanzó sus mayores cotas artísticas. A finales de 1986 saldría a la venta el primer número de la nueva colección de Wonder Woman y bastaba con ver la magnífica portada doble de ese número para comprender que estábamos ante algo más que un simple tebeo.

Portada del primer número de Wonder Woman

Portada del primer número de Wonder Woman ©DC Comics

La portada solo nos daba a intuir lo que ibamos a encontrar en sus páginas interiores: los dioses griegos paseándose por un Olimpo que parece surgido de la mente de M.C. Escher; el nacimiento de la tribu de las amazonas en un lago de la antigua Grecia; la humillación de Hippolyta, reina de las amazonas, ante Heracles y el posterior éxodo hasta la recóndita Isla Paraíso donde las mujeres guerreras establecerían su nuevo hogar. Y por supuesto, el nacimiento de Diana, la princesa de las amazonas, y su elección como la campeona que tendría que defender al mundo de una terrible amenaza. En solo treinta y dos páginas Pérez fue capaz de contarnos esta historia con una perfección digna de ser comentada en cualquier manual de como hacer cómics. El dibujante se documento profusamente sobre la Grecia antigua, su mitología, su arquitectura, sus vestidos y peinados, incluso la forma de ser, para ser lo más fiel posible a la época, y con la ayuda del guionista Greg Potter nos trajo la mejor historia del origen de nuestra amazona favorita, basada en los dos aspectos que serían fundamentales a lo largo de toda la obra: el feminismo del personaje y sus raíces mitológicas.

Ese número solo fue el comienzo de una época inolvidable que se iniciará con la primera gran saga, en la que la princesa amazona se las vería con el mismísimo dios de la guerra, Ares. En ella se nos presentarían los personajes secundarios que serían fundamentales: el coronel del ejercito norteamericano Steve Trevor, la teniente Etta Candy, la profesora de arqueología Julia Kapatelis y su hija Vanessa, que ayudarían a Diana en una lucha contra reloj para impedir una hecatombe mundial, con un final épico, donde Wonder Woman triunfará gracias a la verdad, y donde comenzará la gran tarea de Diana en el mundo del hombre: conseguir la paz y el entendimiento entre todas las culturas.

Wonder Woman contra Ares ©DC Comics

Tras esta aventura nos encontramos un delicioso episodio de interludio en el que basado en los textos de cartas y diarios de cuatro de los personajes femeninos que rodean a Diana, junto con ilustraciones de lo descrito, nos van relatando desde sus puntos de vista los primeros pasos de la amazona en el mundo del hombre. En seguida, y tras un breve encuentro con una villana clásica complemente remozada, Cheetah, nos plantaríamos en una nueva saga, el Desafío de los Dioses, donde Wonder Woman debería enfrentarse a toda una pléyade de criaturas mitológicas y durante la cual nos descubrirían secretos de su pasado, como el porque de que su armadura se parezca tanto a la bandera norteamericana. De las historias que siguieron cabe destacar el duelo con la bruja Circe, aquella que aprisionó a Ulises convirtiendo a sus compañeros de viaje en cerdos, y el número 20 de la serie americana, un estremecedor relato de corte policíaco donde Diana se tiene que enfrentar con una dura realidad que nada tiene que ver con villanos y superpoderes, que no voy a revelar ya que es el eje principal del misterio planteado en el episodio.

Portada del Wonder Woman Annual #2 DC Comics

Portada del Wonder Woman Annual #2 © DC Comics

Después del número 24 de la colección, George Pérez abandonó los lápices para encargarse solo de los guiones, lo que hizo resentirse gráficamente a la serie, aunque siguió manteniendo la calidad argumental hasta abandonar definitivamente tres años después. Pero esos primeros veinticuatro números quedarían en el recuerdo de todos los aficionados al cómic como la etapa más gloriosa de la princesa amazona. Nunca nadie la dibujo tan hermosa ni la dotó de una personalidad tan real, una mujer fuerte a la vez que inocente, inteligente aunque insegura de si misma, enfrentada a un complejo mundo muy distinto a su idílica Isla Paraíso  y demostrando que era algo más que una chica mona con un bañador rojo y azul.

Recientemente Planeta DeAgostini ha recopilado esta etapa en una edición de dos tomos en tapa dura, con lo que cualquiera que quiera acercarse a disfrutar de esta maravillosa obra, lo tiene bien fácil.

Entregas anteriores:

Publicado por el 29 mayo, 2011 en Monografías | 3 comentarios

Las tres dimensiones de la Web

Las tres dimensiones hace tiempo que son compañeras de nuestros momentos de ocio, desde el comienzo de su uso en el cine para recrear escenarios y dar vida a las más increíbles criaturas, como su uso intensivo en los videojuegos llegando a las cotas de realismo actual que apenas podíamos soñar tan solo unos años atrás. Y no hablemos ya con la tecnología actual que nos permite incluso sin gafas poder contemplar el 3D real. Sin embargo en la red de redes no acaba de cuajar demasiado su uso, limitándose tan solo a los videojuegos multijugador que tanto tiempo roban a los pobres “gamers” que caen en sus garras, y algunos usos prácticamente anecdóticos para complementar webs o recreación de algún que otro edifico o lugar. ¿Donde está  “The Matrix” con la que han soñado tantos?.

El edificio de la Bodega Cooperativa, recreada con VRML, en el plugin CosmoPlayer

Mi primer (y único) contacto con la creación de escenarios virtuales para la red fue allá por el año 98 cuando estaba preparando el proyecto fin de carrera de la ingeniería técnica y se me ocurrió recrear el edificio de la Bodega Cooperativa de mi pueblo completamente en 3D. En aquel momento se estaba empezando a popularizar el VRML, que yo use en su versión 2.0. La primera versión, creada por Mark Pesce y Tony Parisi, había visto la luz en el año 94, con la demo Labyrinth que presentaron en la First WWW Conference, naciendo como vemos poco después de la propia web tal como la conocemos ahora mismo. Tres años después vería la luz una nueva versión mucho más completa, que permitía por ejemplo la inclusión de scripts con los que animar los escenarios virtuales. Recuerdo con cariño las horas y horas que dedique, sin apenas usar herramientas de modelado,  casi todo programando, a recrear aquel enorme edificio con el detalle que pude, ¡consiguiendo incluso que las puertas se abrieran y se cerraran! ;-). Lamentablemente, a pesar de que despertó cierto intereses y que se estableció como un estándar ISO, no llego a pasar más allá de una mera curiosidad, probablemente debido a que llegó demasiado pronto, antes de que se empezara a implantar la banda ancha  y recorrer mundo virtuales (que había que realizar mediante un plugin del navegador web) muy grandes y detallados podía hacerse realmente pesado.

Como sucesor de VRML surgió el estándar X3D en el año 2001, auspiciado por el Web3D Consortium, basado completamente en XML que mejoraba la anterior versión ofreciendo cosas como sombreado, geo-localización, animaciones específicas para simular comportamiento humano, etc. Pero los años han pasado y a pesar de seguir evolucionando y mejorando, sigue sin despegar su uso en la web limitándose prácticamente a ser un formato de intercambio entre herramientas de diseño 3D (como Blender) y para aplicaciones de simulación médica. En la actualidad se está trabajando en integrarlo con HTML5 mediante el framework X3DOM para poder visualizar los escenarios tridimensionales sin necesidad de plugins en el navegador. Precisamente este framework se basa en la librería javascript que últimamente está teniendo bastante repercusión en la red, WebGL.

Pecera 3D realizada con WebGL

En Marzo de este año se presentó la versión 1.0 de WebGL por parte del Khronos Group, una organización sin ánimo de lucro dedicada al desarrollo de las tecnologías 3D, y el WebGL Working Group, compuesto entre otros por Mozilla, Google, Apple y Opera. Como se ve, los grandes apuestan por el futuro de esta tecnología, aunque recientemente se han encontrado con el primer tropiezo en el camino cuando se han detectado problemas serios de seguridad en la implementación actual. WebGL está basada en la API OpenGL ES 2.0, una versión un poco más light de la clásica usada en multitud de juegos, y mediante el uso del nuevo elemento Canvas de HTML5 nos promete traer nuevas experiencias a la web. Por ahora solo es soportado a partir de Firefox 4.0 y Chrome 9, y si teneis Windows XP como yo puede que os encontréis con la sorpresa que en Firefox por defecto no funciona (para solventarlo, basta con teclear about:config en la barra de direcciones y poner a true webgl.force-enabled). Con estos antecedentes parece que todavía esta un poco verde para vislumbrar si tendrá futuro o se limitará de nuevo a ser una curiosidad cuyo uso más importante sea el de pequeños juegos web, ya que cualquier intento de crear mundos virtuales que no sean juegos parece condenado al fracaso, como ocurrió con Second Life.

Seguro que muchos recordáis este mundo virtual creado por Linden Lab que saltó a la fama hace unos años. Una realidad paralela donde podías tener tu avatar, comprar tus terrenos, construir tu casa, comprar todo los objetos que quisieras y ganar dinero (mediante la moneda Linden Dollar). Todo el mundo quería estar ahí, las empresas, las universidades, hasta los políticos (Gaspar Llamazares llegó a dar un mitín ahí). Pero el tiempo pasó, llegaron Facebook y Twitter, las reinas de las redes sociales, y Second Life paso prácticamente al olvido. Siguen activos, eso si, e insisten que tienen mucha actividad, pero ¿conocéis a alguien que lo use actualmente? Yo no. Parece que Matrix nos sigue quedando muy lejos aún.

Publicado por el 25 mayo, 2011 en Tecnología | Lee el primer comentario

Los Nóbel de la Informática: Premios Turing

Steve Jobs, Mark Zuckerberg, Bill Gates, Enrique Dans…, son algunos nombres muy conocidos por su aporte al mundo de la informática y las nuevas tecnologías. No hay duda de su contribución, siendo alguno de ellos persona del año para la revista Time, y han llegado a ser conocidos por el gran público gracias a sus logros. ¿Quién no sabe lo que es un iPod/iPhone/iPad, o ha usado alguna vez Microsoft Office con un Windows?

Sin embargo, si digo nombres como, Richard Hamming, Edsger W. Dijkstra, Edgar F. Codd o Dennis M. Ritchie, entre otro, seguramente sepa mucha menos gente quiénes son y que han hecho. Los miembros de este segundo grupo también han realizado aportes en el mundo de la informática, más concretamente, en el de las ciencias de la computación. La diferencia entre estos dos grupos, es que los del segundo han ganado en alguna ocasión el premio Turing.

Los premios Turing son conocidos como el “Premio de Nóbel de las Ciencias de la Computación”. Son unos premios anuales que son entregados por la ACM (Association for Computing Machinery) a las personas que realizan aportaciones importantes en el campo de las Ciencias de la Computación.

El premio se entrega desde 1966 en Nueva York, y lleva el nombre de Alan Turing, un matemático e informático británico que es uno de los pioneros de las Ciencias de la Computación. Su vida y sus logros bien merecen uno o más post; simplemente como breve ejemplo, mencionar su contribución en el criptoanálisis para romper los códigos de la máquina Enigma en la Segunda Guerra Mundial.

De hecho, todos los que aparecen en el listado de ganadores del premio, se merecerían al menos un post para resumir brevemente algunas de sus contribuciones a la ciencia y la tecnología. Y es que gracias a sus aportaciones, se ha construido una base, y no hace muchos años, sobre la cual se han asentado las herramientas y utilidades que empleamos hoy de forma totalmente rutinaria.

El siguiente listado muestra los ganadores del premio Turing. (Fuente: www.wikipedia.org).

Galardonados con el Premio Turing
Año País Nombres Motivo
1966 Estadounidense Alan Perlis Por su influencia en las áreas de técnicas de programación avanzadas y construcción de compiladores.
1967 Británico Maurice Wilkes Por el diseño y construcción de EDSAC, la primera computadora de programa almacenado en memoria interna.
1968 Estadounidense Richard Hamming Por su trabajo en métodos numéricos, sistemas de codificación automáticos, y por el desarrollo de códigos de detección y corrección de errores.
1969 Estadounidense Marvin Minsky Por sus aportes en inteligencia artificial.
1970 Británico James Wilkinson Por sus investigaciones en análisis numérico para facilitar el uso de computadores digitales de alta velocidad.
1971 Estadounidense John McCarthy Por sus aportes al campo de inteligencia artificial.
1972 Holandés Edsger Dijkstra Por sus contribuciones a la “ciencia y arte” de los lenguajes de programación.
1973 Estadounidense Charles Bachman Por sus aportes a la tecnología de bases de datos.
1974 Estadounidense Donald Knuth Por sus contribuciones a análisis de algoritmos y el diseño de lenguajes de programación.
1975 Estadounidense

Estadounidense

Allen Newell

Herbert Alexander Simon

Por sus aportes en inteligencia artificial, la psicología de la percepción humana y procesamiento de listas.
1976 Alemán

Estadounidense

Michael Oser Rabin

Dana Scott

Por su trabajo en autómatas finitos, introduciendo la idea de máquinas no deterministas.
1977 Estadounidense John Backus Por sus contribuciones al diseño de sistemas de programación de alto nivel y por la publicación de procedimientos formales para la especificación de lenguajes de programación.
1978 Estadounidense Robert W. Floyd Por su influencia en metodologías para la creación de software eficiente y fiable, y por sus aportes en los siguientes campos: teoría de análisis sintáctico, semántica en lenguajes de programación, verificación automática de programas, síntesis automática de programas y análisis de algoritmos.
1979 Canadiense Kenneth E. Iverson Por sus pioneros esfuerzos en lenguajes de programación y notación matemática, dando como resultado APL.
1980 Británico C. Antony R. Hoare Por sus importantes contribuciones a la definición y diseño de lenguajes de programación.
1981 Británico Edgar F. Codd Por sus continuas e importantes aportes a la teoría y práctica de los sistemas de gestión de bases de datos, ideando el enfoque relacional de la gestión de bases de datos.
1982 Estadounidense Stephen A. Cook Por sus aportes en el campo de la complejidad computacional. Ideó los fundamentos de la teoría de NP-completitud.
1983 Estadounidense

Estadounidense

Kenneth L. Thompson

Dennis M. Ritchie

Por sus contribuciones al desarrollo de sistemas operativos en general y la creación de Unix en particular.
1984 Suizo Niklaus Wirth Por el desarrollo de una serie de innovadores lenguajes de programación como EULER, ALGOL-W, MODULA y PASCAL.
1985 Estadounidense Richard M. Karp Por sus contribuciones a la teoría de algoritmos, la identificación de problemas computables en tiempo polinomial y a la teoría de NP-completitud.
1986 Estadounidense

Estadounidense

John Hopcroft

Robert Tarjan

Por sus logros en el análisis y diseño de algoritmos y estructuras de datos.
1987 Estadounidense John Cocke Por su aporte a la teoría de compiladores, arquitectura de grandes sistemas y el desarrollo de juego de instrucciones reducido RISC.
1988 Estadounidense Ivan Sutherland Por sus aportes a la computación gráfica.
1989 Canadiense William (Velvel) Kahan Por sus contribuciones al análisis numérico, particularmente en computación en coma flotante.
1990 Estadounidense Fernando J. Corbató Por su trabajo liderando el desarrollo de CTSS y Multics.
1991 Británico Robin Milner Por tres logros:

  • Desarrollo del sistema LCF, probablemente la primera herramienta de demostración automática de teoremas.
  • Desarrollo del lenguaje ML, metalenguaje para escribir estrategias y tácticas en LCF. Primer lenguaje en poseer un sistema polimórfico de tipos con inferencia automatizada y manejo de excepciones seguro desde el punto de vista de tipos.
  • Desarrollo de un marco teórico para el análisis de sistemas concurrentes, el cálculo de sistemas comunicantes (CCS) y su sucesor, el pi-cálculo.
1992 Estadounidense Butler Lampson Por sus contribuciones al desarrollo de entornos distribuidos y la tecnología para su implementación: estaciones de trabajo, redes, sistemas operativos, sistemas de programación, monitores, publicación de documentos y seguridad.
1993 Estadounidense

Estadounidense

Juris Hartmanis

Richard Stearns

Por establecer los fundamentos del campo de la teoría de complejidad computacional.
1994 Estadounidense

Hindú

Edward Feigenbaum

Raj Reddy

Por el diseño y construcción de grandes sistemas de inteligencia artificial.
1995 Venezolano Manuel Blum En reconocimiento por sus aportes a los fundamentos de la teoría de complejidad computacional y su aplicabilidad a la criptografía.
1996 Israelí Amir Pnueli Por su trabajo introduciendo la lógica temporal en informática y por sus importantes aportes a la verificación de programas y sistemas.
1997 Estadounidense Douglas Engelbart Por su trabajo en computación interactiva.
1998 Estadounidense Jim Gray Por sus contribuciones en bases de datos, investigación en el procesamiento de transacciones e implementación de sistemas.
1999 Estadounidense Frederick Brooks Por sus contribuciones a arquitectura de computadores, sistemas operativos e ingeniería del software.
2000 Chino Andrew Chi-Chih Yao En reconocimiento de sus importantes aportes a la teoría de la computación, criptografía.
2001 Noruego

Noruego

Ole-Johan Dahl

Kristen Nygaard

Por su trabajo en los lenguajes de programación Simula I y Simula 67, que permitieron la aparición de la programación orientada a objetos.
2002 Estadounidense

Israelí
Estadounidense

Ronald Rivest

Adi Shamir

Leonard Adleman

Importantes aportes a la criptografía, en particular el algoritmo RSA.
2003 Estadounidense Alan Kay Pionero de la programación orientada a objetos y padre del lenguaje Smalltalk.
2004 Estadounidense

Estadounidense

Vinton Cerf

Robert Kahn

Por el protocolo TCP/IP.
2005 Danés Peter Naur Por sus contribuciones fundamentales en el desarrollo y definición del ALGOL 60, su diseño del compilador y el arte en la práctica de la programación.
2006 Estadounidense Frances Allen Por sus contribuciones que mejoraron fundamentalmente el rendimiento de los programas de computador y aceleraron el uso de sistemas de computación de alto rendimiento.
2007 Estadounidense

Estadounidense

Estadounidense

Edmund Clarke

E. Allen Emerson
Joseph Sifakis

Por su trabajo pionero en un método automatizado (llamado “model checking” en inglés) para encontrar errores de diseño en software y hardware.
2008 Estadounidense Barbara Liskov Por su contribución a los fundamentos teóricos y prácticos en el diseño de lenguajes de programación y sistemas, especialmente relacionados con la abstracción de datos, tolerancia a fallos y computación distribuida.
2009 Estadounidense Charles Thacker Por su contribución al desarrollo de Alto, el primer ordenador personal, así como de Ethernet y el Tablet PC.
2010 Británico Leslie Valiant Por sus transformadoras contribuciones a la teoría de la computación, incluyendo la teoría del aprendizaje probable, aproximadamente correcto, la complejidad de la enumeración y de la computación algebraica, y teorías de la computación paralela y distribuida.

Por destacar cuatro ejemplos de los ganadores del premio y algunos de sus éxitos:

  • Richard Hamming: Sus trabajos en los códigos para transmitir la información, incluídos los códigos correctores, que desarrollo a partir de 1946, se siguen empleando para la transmisión de datos en distintas redes de telecomunicaciones.
  • Edsger Dijkstra: A este holandes le debemos terminos como “Crisis del software”, que se empleo en la conferencia de la OTAN de 1968, el destierro de la sentencia GOTO en la programación, y algún algoritmo, como puede ser el algoritmo de Djikstra, que se describió en 1959. Cuando desde un dispositivo GPS, google maps o similares buscamos el camino entre dos puntos, se esta empleando al final una variante de este algoritmo. Su algoritmo lo usamos a menudo sin darnos cuenta.
  • Donald Knuth: Recibió el premio en 1978, y existe un premio con su nombre. Es muy conocido por su libro “The art of computer programming”, y si alguien es capaz de encontrar un error en alguno de sus libros, es recompensado con un dólar hexadecimal; 2,56 dolares. Podéis visitar su página web para saber más de él.
  • Edgar F. Codd: Este matemático creo los fundamentos de las Bases de Datos Relacionales, una herramienta básica que almacena información y sin la que no se podrían entender los sistemas actuales. Todavía me acuerdo del cuando murió en 2003, poco después de que empezara a conocer sus aportaciones.

Creo que es necesario que de vez en cuando nos acordemos de quienes trabajaron y siguen trabajando en esa parte más de ciencia y menos comercial que existe en el mundo de la informática.

Y para terminar, una pregunta: ¿A cuál de los premiados valoras más por sus contribuciones a las ciencias de la información? ¿Destacarías algún éxito concreto?

http://es.wikipedia.org/wiki/Bill_gates

Publicado por el 23 mayo, 2011 en Tecnología | 5 comentarios

Protestar en tiempos revueltos

Vivimos en tiempos revueltos, llevamos años viviéndolos, desde que estalló la crisis económica que nos azota, pero parece que la gente se ha hartado y  ha tomado las calles, si te asomas a la ventana lo podrás comprobar. No pensaba escribir nada al respecto de todo lo que está sucediendo en las plazas de toda España, pero al final tras darme una vuelta por la Puerta del Sol la tarde de ayer, y picado un poco por un compañero de Cornisa, he decidido contar mis impresiones sobre el tema.

spanish revolution

La Puerta del Sol abarrotada el viernes 20 de Mayo. Fuente: elmundo.es

Lo primero que me sorprendió, la variedad de colectivos y reivindicaciones que se podían ver por los carteles que envolvía prácticamente la plaza, desde la crítica contra los bancos, los políticos, el paro, reivindicaciones feministas, el derribo de la Cañada Real, hasta alguna que otra protesta que entraría ya en el campo de la conspiranoia (respecto al 11-S y al 11-M). Allí estaban, todos juntos tranquilamente, los “indignados” de España, la gente cabreada con la situación de crisis en la que vivimos. Y no eran cuatro perro-flautas. Lo segundo que me sorprendió es la cantidad de gente que había, una cosa es verlo en la tele y otra estar allí, apretujado intentando encontrar un hueco donde respirar. Me fui de allí a las 9 y pico de la noche, y no paraba de llegar gente y más gente, con todas las calles aledañas a la Puerta de Sol a rebosar también. Había sobre todo gente joven, de todas las edades, desde adolescentes a treintañeros, pero también gente mayor y familias con sus niños. Entre las frases y situaciones que me llamaron la atención, un señor de unos 50 años le comentaba a un amigo “yo hoy tenía cosas que hacer, pero esto me parece importante”, un padre explicándole a su hija de unos 10 años lo que era el bipartidismo y porque un cartel criticaba por esto a los dos partidos mayoritarios españoles, y por último, la activista antisistema más peligrosa que vi, una niña subida a los hombros de su padre, con un cartel contra la crisis, gritando “no les votes”. Criaturica :-). Otras cosas interesantes, los carteles que había llamando al civismo indicando que aquello no era un botellón, y los llamamientos de uno de los coordinadores de la acampada, megáfono en mano, para que la gente tuviera cuidado con las lipotimias y que no consumieran alcohol.

¿Y que me parece todo esto? Pues primero decir que no soy ni de izquierdas ni de derechas ni de centros ni de adelante ni de atrás ni de arriba ni de abajo. Soy un ser humano, y punto, es lo único con lo que me puedo definir. Y segundo, que tengo un trabajo más o menos decente, tengo piso (con su correspondiente hipoteca, claro) y un nivel de vida que no es para tirar cohetes, pero tampoco me puedo quejar. Pero eso no quita que también esté “indignado” viendo como va creciendo el paro poco a poco, viendo como políticos imputados por corrupción se presentan a las elecciones tan tranquilos, viendo como la defensa de algunos partidos ante la corrupción es decir “pues tú robas más”, viendo como bancos y empresas eléctricas presumen alegremente de grandes beneficios y luego nos siguen cobrando comisiones por todo y subiéndonos la luz cada dos por tres, viendo como se recibe con los brazos abiertos a dictadores o monarquías absolutistas de países petrolíferos solo por el dinero que tienen… y no sigo porque no acabaría nunca con tantas cosas que me indignan, aunque creo que se puede resumir en que estoy harto de que el poder económico sea quién controle nuestras vidas. Puede que no comparta todas las ideas que están intentando postular con este movimiento #15M de la llamada “spanish revolution” (o que no tenga claras aún todas sus ideas), pero comparto su espíritu de rebeldía y  de protesta pacífica. Puede que al final no sirva de nada, puede que todo siga igual, espero que no, que signifique algo, pero eso no importa, a veces hay que salir a la calle, contra viento y marea, contra absurdas prohibiciones de pedir el voto responsable (¿que pasa cuando piden el voto útil los partidos?¿eso no afecta a “la libertad del derecho de los ciudadanos al ejercicio del voto”?) y recordarles a los políticos (de todos los partidos sin distinción alguna) lo que significa la palabra democracia, el “gobierno del pueblo”, que es la gente la que tiene el poder, no ellos, ellos solo están ahí como representantes de la gente.  Y cuando hay problemas tienen que buscar soluciones de verdad, no solo decir bonitas y vacías palabras a la vez que se dedican a descalificarse unos a otros, mientras mucha gente sigue pasándolo mal.

Dejo aquí un fragmento de una entrevista hecha el pasado sábado 14 de Mayo al escritor y economista José Luis Sampedro, siempre sabio, hablando sobre el tema de la democracia.

JOSÉ LUIS SAMPEDRO SE SUMA AL #15M DE DEMOCRACIA REAL YA

Publicado por el 21 mayo, 2011 en Rajar por rajar | 2 comentarios

Ni masculino, ni femenino, sino del género bobo

Hace algunos años, ni muchos ni pocos, sino los justos para considerarme más pequeño de lo que soy ahora, mi santa madre tenía una frase con la que sentenciaba algunas de mis acciones. Como bien suponéis, la frase venía precedida de una acción un tanto absurda de esas que hacía sin pensar (y que seguramente sigo cometiendo). La frase en cuestión es: “Pareces del género bobo“. En aquellos tiempos no le veía sentido pero en los últimos tiempos creo que la frase va cobrando sentido.

En clases de lengua, descubres que existen dos géneros: masculino y femenino (excluimos el género neutro), pero parece que en la búsqueda de la igualdad entre sexos, nos lleva a someras estupideces y patadas al diccionario, la gramática y la madre que lo parió.

En primer lugar conviene aclarar que las personas tenemos sexo, no género, así que al decir cosas como “violencia de género” estamos metiendo la pata.

Pero bueno, mi idea también es rajar del disparate lingüístico que se está cometiendo al pretender tachar nuestro lenguaje de machista. No es machista, aunque el uso que se hace de él pueda serlo, porque no es lo mismo ser un zorro que una zorra. Un arma no mata, mata quien lo usa, así que culpemos al lenguaje y preocupémonos de cómo usarlo.

Si el masculino se utilizar como plural para ambos sexos, me niego a tener que duplicar todos los nombres que utilice, para contentar a todos y todas, que están en sus casas y “casos”, leyendo en su ordenador u “ordenadora”, esta entrada o “entrado”.

https://youtube.com/devicesupport

El caso es que los despropósitos de miembros y “miembras” del gobierno, muestran que no se puede forzar a que un lenguaje cumpla con la estúpida ley de paridad. Y es estúpida, no porque no sea importante que las mujeres se equiparen a los hombres, sino porque no se puede forzar a que haya personas, me da igual el sexo que tengan, se queden fuera del gobierno porque para cubrir con la paridad hay que dar paso a un hombre o una mujer concreta que sea menos capaz.

Así que lo dicho, parece ser que en estos últimos años, sí que estamos siendo un poco del género bobo, jugando con los géneros, los sexos y demás tonterías, en lugar de preocuparnos por cosas más importantes o “importantos”.

Publicado por el 19 mayo, 2011 en Rajar por rajar | 2 comentarios

¿Qué es lo que les importa realmente a las empresas farmacéuticas?

¿La salud de la gente o el dinero? Para cualquiera que haya seguido las noticias de los últimos años la respuesta está bien clara: el dinero.  Para descubrir la realidad de esta afirmación basta con ver el ejemplo sacado a la luz por Le Monde recientemente del laboratorio francés Sarvier, que vendió un medicamento para la diabetes durante años sabiendo de sus mortales efectos secundarios. Todos recordamos también la famosa gripe-A que desató el pánico en todo el mundo hace ya casi dos años y enriqueció, gracias a la inestimable ayuda de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las arcas de varias multinacionales farmacéuticas, entre ellas Roche con su famoso y polémico Tamiflu, cuando los gobiernos compraron cantidades masivas de antivirales que luego tuvieron que comerse con patatas. Precisamente durante al comienzo de la pandemia una voz se alzó ya discrepante ante la alarma creada, la voz de alguien que ya había sufrido durante años del ostracismo por negarse a colaborar con el mercado de la salud, el científico colombiano Manuel Elkin Patarroyo.

Manuel Patarroyo

Manuel Elkin Patarroyo Fuente: EFE

Patarroyo, fundador del Instituo Inmunológico de Colombia, se embarcó desde sus comienzos como investigador en la búsqueda de una vacuna contra la malaria, que empezó a dar sus frutos a finales de los 80 con la vacuna sintética SPf66, cuya patente cedió gratuitamente a la OMS en 1993, tras rechazar una oferta millonaria de una multinacional farmacéutica. Aunque en sus inicios la efectividad no era muy grande, un prometedor 30%, poco a poco fue consiguiendo mejorarla hasta alcanzar el 50%. Precisamente por esto le fue otorgado el Premio Príncipe de Asturias en 1994, pero a partir de aquí empezaría el particular vía crucis del investigador. La OMS no comercializó la vacuna, esperando que mejoraran los resultados, lo que provocó el disgusto de Patarroyo que opinaba que la organización estaba obstaculizando la distribución de la vacuna a millones de personas en el tercer mundo que la necesitaban. Paralelamente, empezaron aparecer estudios financiados por la industria farmacéutica que ponían en duda sus descubrimientos, y parte de sus colaboradores, como el español Pedro Alonso, pasaron a formar parte de otro equipo que empezó a trabajar sobre otra vacuna, la RTS,S, que curiosamente si que tenía patente, y pertenecía a GlaxoSmithkline. Esta vacuna no ofrecía mejores resultados que la de Patarroyo, pero recibió mucho más apoyo, siendo financiada por ejemplo por la fundación de Bill Gates, y cerraba el desarrollo de la vacuna como medicamento genérico.

A principios de 2001, debido a las deudas adquiridas por su investigación, el BBVA embargo los laboratorios del Instituto Inmunológico de Colombia. Curiosamente algunos meses después de esto el BBVA comenzó a financiar las investigaciones de Pedro Alonso en el Hospital Clínic de Barcelona. ¿Coincidencia? Quién sabe… Pero Patarroyo no se rindió ante estos obstáculos, y continuo su investigación, primero financiado por el Gobierno de Colombia, y luego por la Fundación para la Investigación Solidaria de Navarra, la Agencia Española de Cooperación Internacional y la Universidad de Rosario (Bogotá), que ha dado como fruto una nueva versión de la vacuna, Colvafac (Colombian falciparum vaccine), que según ha comentado Patarroyo recientemente, tiene una efectividad del 90% en monos y comenzará a mediados del 2012 sus pruebas en humanos. Pero las multinacionales farmacéuticas siguen dándole la espalda, a pesar de haber intentado volver a negociar con ellas, y continúan su apoyo a la vacuna patentada, que les puede dar pingües beneficios a costa de los países del tercer mundo y de aquellos del primero que tengan que viajar a ellos. No olvidemos que la malaria desapareció de España hace solo poco más de 40 años, y quién sabe si con el cambio climático algún día puede volver a los países considerados del primer mundo.

Mapa de la malaria

Mapa de distribución de la Malaria (c) Malaria Atlas Project

Precisamente de la investigación de Colvafac han salido los resultados, publicados en la revista Chemical Reviews, que saltaron a los medios de comunicación en el mes de Marzo, en los cuales Patarroyo afirma haber encontrado los principios químicos para la creación de vacunas sintéticas que podrían ayudar a combatir 517 tipos de enfermedades. Suena realmente ambicioso, no se si en esta ocasión Patarroyo se está dejando llevar por el entusiasmo, pero si tiene razón, ¿seguirán ignorándolo como hasta hora?. Esta noticia aunque ha sido bastante difundida por la prensa, no hay tenido la gran repercusión que quizás debiera.

Sirva esto como una muestra de como funcionan aquellos que tienen en sus manos nuestra salud y a los que no les gustan que les toquen sus ingresos. Un simple ejemplo, lamentablemente, de la sociedad en la que vivimos donde todos estamos supeditados a los que manejan el dinero, ya sean los bancos, las empresas petroleras o las empresas farmacéuticas. Y no sé te ocurra desafiarles, pues en palabras de Patarroyo: “no caigo en la trampa de enfrentarme o un día cualquiera desaparezco en el Amazonas”.

Publicado por el 17 mayo, 2011 en Rajar por rajar | 9 comentarios

Joyas del Cómic II: La balada del mar salado

“Yo soy el Océano Pacífico. El mayor de todos.” Así comienza el relato con el que el italiano Hugo Pratt nos presentaba en un ya lejano 1967 a uno de los grandes héroes del noveno arte, Corto Maltés. Su imagen de largas patillas, gorra de capitán y casaca azul oscuro son ya icónicas en el imaginario de los aficionados al cómic.

Las historia nos sitúa en su inicio unos pocos meses antes del estallido de la Primera Guerra Mundial. Navegando a bordo de un catamarán pirata, el taimado capitán Rasputín recoge a dos jóvenes náufragos, Pandora Groovesnore y su primo Caín, hijos de dos preboste de la marina británica  y decide que puede sacar partido de tan ilustres pasajeros. Tan solo unos días después vuelven a descubrir a otro náufrago, un viejo conocido del barbudo Rasputín. Atado a un balsa por la tripulación del barco del que era capitán, debido a un problema de faldas, nos encontramos a nuestro héroe, Corto Maltés. El personaje se nos presenta como un aventurero irónico y un poco canalla, pero poco a poco vamos descubriendo que tras esa fachada se esconde un tipo con buen corazón, capaz de ser un auténtico héroe.

La aventura nos lleva a navegar por los legendarios mares del sur que nos describieron Jack London y R.L.Stevenson en sus clásicos relatos, llenos en este caso de tribus polinésicas poco amigables, algún que otro tiburón y los acorazados y submarinos, alemanes e ingleses, que se encontraban en medio ya del primer gran conflicto mundial. También nos descubrirá personajes inolvidables, como Tarao, el joven marinero maorí; Cráneo, el pirata melanesio, segundo de abordo de Rasputín; Slütter, el, en el fondo, honorable teniente alemán;  y por supuesto, el misterioso “El Monje”, líder de los piratas, que se refugia en la isla “La Escondida”, cuyo trágico pasado no descubriremos hasta el final de la historia. Todo ello conforma una autentica novela de aventuras en el sentido más clásico, pues como a Pratt le gustaba decir, él era un novelista que incluía dibujos en vez de descripciones. Incluso si le quitáramos los dibujos no seguiría quedando una narración literaria de indudable calidad. Reafirmando esto, Umberto Eco llego a decir de él que había sido “el Salgari del siglo XX, pero al contrario de Salgari, Hugo Prat escribía bien”. Pero está claro que sin la habilidad de Pratt con el lápiz y la tinta esta obra no sería lo que es ni habría elevado el noveno arte al nivel de la literatura.

Esta historia, la más extensa de todas, solo fue el comienzo de una serie que a lo largo de los años nos fue desglosando la biografía de nuestro héroe, desde su nacimiento hasta el momento de su desaparición, ambos puntos relacionados curiosamente con nuestro país, pero dejo a los futuros lectores de estas magníficas obras que lo descubran por si mismos.

Entregas anteriores:

Publicado por el 14 mayo, 2011 en Monografías | 3 comentarios

Torres de defensa, y a jugar…

Un viernes más proponemos desde cornisa.net un divertimento, sencillo, divertido y un poco adictivo, pero al contrario que el tabaco, nada nocivo para la salud.

Existen multitud de juegos del estilo “Torres de defensa”, así que proponemos uno de ellos.

Mini Tower Defense

Mini Tower Defense

En estos juegos el objetivo consiste en construir armas en diferentes emplazamientos para defenderte de ordas de máquinas enemigas. Según superas niveles vas pudiendo mejorar tus condiciones iniciales y evolucionando tu estrategia.

¡¡Buen fin de semana corniseros!!

Publicado por el 13 mayo, 2011 en Por fin es viernes | Se el primero en comentar

Pasión por inventar

No creo que haya ninguna emoción más intensa que pueda sentir el corazón del hombre, como la que siente el inventor al ver una creación de su mente funcionando. Esta emoción hace que un hombre se olvide de comer, de dormir, de los amigos, del amor, de todo.

Publicado por el 11 mayo, 2011 en Frases | 3 comentarios